La crisis incrementa el intrusismo en el sector control de plagas

La crisis incrementa el intrusismo en el sector control de plagas

control plagasLa crisis económica está provocando un elevado nivel de intrusismo y competencia desleal en el sector del control de plagas. A pesar de ser un sector que, según datos de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA), sigue su crecimiento en volúmen de negocio, la coyuntura económica habría aumentado hasta un 40% los tratamientos realizados por personal no cualificado.

 

Menor eficacia y mayor riesgo para la salud y el medio ambiente

A pesar de que los servicios de control de plagas deben ser realizados por empresas y profesionales cualificados e inscritos en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas de la comunidad en la que operan, la actual coyuntura económica está provocando un alto nivel de intrusismo y competencia desleal en el sector, con el consiguiente perjuicio económico del sector y el riesgo en el ámbito de la salud pública y ambiental.

Según cifras de la patronal, hasta un 40% de los tratamientos son realizados por personal de empresas de reformas, como pintores y carpinteros, cuya formación y experiencia hace que sus aplicaciones sean poco eficaces.

Estas situaciones incumplen la actual normativa de prevención de riesgos laborales y la legislación, que impone estrictos requisitos al uso de productos biocidas.

control plagas
Imagen: Flickr

El Real Decreto 3349/1983, de 30 de noviembre, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la fabricación, comercialización y utilización de plaguicidas, regula los servicios de aplicación de tratamientos biocidas y establece la creación de un Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas, encargado del control oficial de los establecimientos, los productos, las empresas de tratamientos y los profesionales del sector.

Las empresas DDD deben estar inscritas en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas de la comunidad en la que operan y los profesionales aplicadores deben haber cursado la formación oficial establecida y poseer el carné que los acredita como especialista para desempeñar su labor, especialmente en el caso de manipulación de productos o sustancias clasificadas como muy tóxicas, para lo que es necesario haber superado los correspondientes cursos o pruebas de capacitación específicas.

Asimismo, las empresas de control de plagas sólo pueden aplicar productos registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad y Consumo, debiendo además informar de las medidas de seguridad que se deben tomar antes, durante y después de cada actuación y, especialmente, de los plazos de seguridad que deben ser de obligado cumplimiento.

 

Fuente: eleconomista.es

Compartir notícia: