Filtros de aire para sistemas de climatización, ¿cómo escoger el adecuado?

Filtros de aire para sistemas de climatización, ¿cómo escoger el adecuado?

calidad aire interior

El aire que respiramos contiene una mezcla de innumerables tipos de partículas, de diferentes tamaños, formas y procedencia. El cuerpo humano está adaptado para impedir la penetración de aquellas mayores de 10 µm pero las menores pueden acceder a nuestro organismo a través de los pulmones y convertirse en un riesgo para la salud. Los filtros de aire utilizados en la climatización general ayudan a evitar las partículas más pequeñas en el aire interior. ¿Cómo se evalúa su eficiencia?

 

La contaminación atmosférica es uno de los mayores riesgos medioambientales para la salud humana, causando millones de muertes prematuras. La lista de trastornos de salud asociados a las partículas suspendidas en el aire que respiramos va desde enfermedades cardiovasculares y pulmonares, hasta cáncer y enfermedades respiratorias infantiles.

Al hablar de la contaminación del aire, organismos de referencia, como la OMS, generalmente lo hacen refiriendose al tamaño de las partículas en suspensión: PM10, PM2,5 y PM1, es decir, partículas más pequeñas que 10 µm, 2,5 µm y 1 µm respectivamente. Y lo hacen así porque, cuanto más pequeñas son las partículas, más nocivas se consideran.

 

Filtros de aire para sistemas de climatización

Con tamaños menores de 10 µm, las partículas pueden traspasar las defensas del cuerpo humano, introducirse en los pulmones e incluso alcanzar el flujo sanguíneo.

Filtros de aire para sistemas de climatización

Filtros de aire y la ISO 16890

Teniendo en cuenta que en las zonas urbanas muy contaminadas podemos llegar a respirar más de 25 millones de partículas con cada inhalación, los filtros de aire en sistemas de ventilación general tienen una influencia positiva sobre la calidad del aire interior y la salud humana, ya que proporcionan protección contra las partículas más diminutas, que nuestros organismos no pueden detener.

Pero, ¿cómo saber cual es el filtro adecuado a cada aplicación? La industria de filtración del aire ha acordado un estandar global de clasificación de filtros en sistemas de ventilación general, la ISO 16890, vigente desde junio de 2018, con el que es más fácil escoger el filtro adecuado, en función de la eficiencia requerida.

La norma ISO 16890 se centra en probar la capacidad del filtro para capturar las partículas de un tamaño aproximado de 10  µm o inferior, y lo clasifica dentro de cuatro grupos: polvo grueso (partículas con un tamaño superior a 10 µm), ePM10, ePM2,5 y ePM1. 

Filtros de aire para sistemas de climatización

El prefijo "e" significa eficiencia. Para pertenecer a cada categoría, un filtro debe ser capaz de capturar al menos un 50 % de las partículas en ese rango de tamaños. Los filtros que capturen menos de un 50 % de polvo PM10 pertenecerán al grupo de polvo grueso.

  • PM 2.5: partículas < 2,5 micras de tamaño, como polen, esporas y otras partículas orgánicas.
  • PM 10: polvo fino y partículas orgánicas de mayor grosor, < 10 micras.

Estas dos fracciones suelen ser las recogidas en informes, aunque hoy en día se está pasando a prestar más atención a la fracción más pequeña y nociva: PM1.

  • PM1: polvo fino y partículas de combustión de menos de 1 micra, que llegan a la zona más profunda de los pulmones, acceden al flujo sanguíneo y son causa de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La norma facilita la elección de un filtro de aire que ofrezca la protección requerida, escogiendo un producto adaptado al nivel deseado de calidad de aire interior y a las características de contaminación del aire exterior en entorno local.

Este estandard solo es para aplicaciones de ventilación general, por lo que los filtros de mayor eficiencia, como los filtros EPA, HEPA y ULPA, no quedan dentro del ámbito de aplicación de la norma.

La ISO 16890, cuya versión oficial en España es la UNE-EN ISO 16890: 2017 Filtros de aire utilizados en ventilación general, se estructura en cuatro partes.

  • UNE-EN ISO 16890-1:2017 Parte 1: Especificaciones técnicas, requisitos y clasificación según eficiencia basado en la materia particulada (PM)
  • UNE-EN ISO 16890-2:2017  Parte 2: Medición de la eficiencia fraccional y de la resistencia al flujo de aire.
  • UNE-EN ISO 16890-3:2017  Parte 3: Determinación del rendimiento gravimétrico y la resistencia al flujo de aire en relación con la masa del polvo de ensayo capturada
  • UNE-EN ISO 16890-4:2017 Parte 4: Método de acondicionamiento para determinar la eficiencia fraccional mínima de ensayo.

 

 

Fuentes:

Alan Sweeney: Filtración de aire en los hospitales. Nueva Norma ISO 16890www.aeih.org

https://www.mann-hummel.com

 

 

Compartir notícia: