Ocho rodenticidas anticoagulantes clasificados finalmente como tóxicos para la reproducción

Ocho rodenticidas anticoagulantes clasificados finalmente como tóxicos para la reproducción

rodenticidas

La publicación de la 9ª adaptación al progreso técnico (ATP) del Reglamento CLP (Clasificación, etiquetado y envasado de sustancias químicas) ha clasificado definitivamente como tóxicos para la reproducción, en concentraciones igual o mayores a 0,003%, a los rodenticidas anticoagulantes: brodifacoum, bromadiolona, clorofacinona, cumatetralilo, difenacum, difetialona, flocoumafen y warfarina. Las empresas tienen que aplicar las clasificaciones revisadas para el uso seguro de estos productos químicos antes del 1 de marzo de 2018.

 

Rodenticidas anticoagulantes clasificados como tóxicos para la reproducción

rodenticidasLa Comisión Europea ha modificado recientemente el Reglamento CLP, actualizando la lista de sustancias químicas con una clasificación armonizada a nivel de la UE.

El Reglamento (CE) 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (Reglamento CLP) engloba la legislación comunitaria con el Sistema Globalmente Armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos (SGA), un sistema de las Naciones Unidas para identificar los productos químicos peligrosos y para informar a los usuarios sobre sus peligros. 

La enmienda al Reglamento, o novena adaptación al progreso técnico (ATP), introduce o actualiza las clasificaciones armonizadas para 47 sustancias activas incluidas en la lista de clasificación armonizada europea (anexo VI del Reglamento CLP).

Entre éstas se encuentran ocho rodenticidas anticoagulantes, que quedan clasificados como tóxicos para la reproducción de las categorias 1A y 1B en concentraciones igual o mayores a 0,003%.

Las nueve sustancias afectadas por la re-clasificación son: brodifacoum (Cat 1A), bromadiolona (Cat 1B), clorofacinona (Cat 1B), cumatetralilo (Cat 1B), difenacum (Cat 1B), difetialona (Cat 1B), flocoumafen (Cat 1B) y warfarina (Cat 1A).

A más tardar, las empresas tienen que aplicar las nuevas clasificaciones revisadas para el uso seguro de estos productos químicos y adaptar en consecuencia el etiquetado y envasado, antes del 1 de marzo de 2018, aunque pueden hacerlo antes de forma voluntaria. 

Futuro incierto para los rodenticidas anticoagulantes

Como ya comentabamos en el artículo "Futuro incierto para ocho sustancias activas rodenticidas anticoagulantes", la publicación de la ATP tendrá consecuencias inmediatas para la industria y las empresas de servicios de control de plagas, aunque se haya establecido un período de ejecución hasta el año 2018, para coordinar la implementación de la ATP con los plazos de renovación de las autorizaciones de comercialización de dichas sustancias rodenticidas ( de acuerdo al Reglamento de Biocidas).

Una vez publicada oficialmente la naturaleza reprotóxica de las éstas sustancias, es previsible que las empresas profesionales que utilizan estos biocidas intentaran evitar el uso de éstos productos tóxicos para la reproducción, por razones de seguridad y también por la dificil aceptación por parte de los clientes de tratamientos con productos de este tipo.

Su futuro uso queda pendiente de investigaciones para reducir la concentración de la sustancia activa por debajo de 0,003%, manteniendo la efectividad de los rodenticidas o para hallar alternativas efectivas con o sin anticoagulante y con o sin sustancias químicas.

En todo caso, y dada la duración y el coste de los procesos de autorización de comercialización de sustancias activas biocidas, la solución parece que no será a corto plazo.

 

 

pdfREGLAMENTO (UE) 2016/1179 DE LA COMISIÓN de 19 de julio de 2016 que modifica, a efectos de su adaptación al progreso científico y técnico, el Reglamento (CE) n.o 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas 

 

Compartir notícia: