Las sustancias PFAS, nuevos parámetros químicos de calidad del agua

Las sustancias PFAS, nuevos parámetros químicos de calidad del agua

tratamiento del agua

Las sustancias PFAS, nuevos parámetros químicos de calidad del agua, han quedado incluidos en la propuesta de revisión de la Directiva Europea del Agua. Son contaminantes antropogénicos tóxicos y muy persistentes, que en la UE afectan especialmente al medio acuático. Hasta el momento no existe una legislación armonizada en la UE sobre las PFAs en el agua, que en el futuro si quedarán reguladas a nivel individual y total.

 

Las sustancias per- y poli-fluoroalquilo (PFAS) constituyen uno de los nuevos parámetros químicos para la calidad del agua potable que han quedado incluidos en la propuesta de revisión de la Directiva Europea del Agua.

Se trata de sustancias químicas sintéticas ampliamente utilizadas en productos industriales y de consumo, que están muy extendidas en el medio ambiente y son muy persistentes, ya que no se descomponen cuando se exponen al aire, al agua o a la luz solar. Las PFAS se acumulan en el tiempo tanto en los seres humanos como en animales y el medio ambiente, y afectan especialmente al medio acuático.

Aunque no existe un mapeo armonizado sistemático y una monitorización de las áreas potencialmente contaminadas en Europa, a nivel nacional se han detectado PFAS en el medio ambiente en toda Europa y en varios países europeos se ha detectado la contaminación de los suministros de agua potable con estas sustancias. También en la sangre de ciudadanos europeos es posible hallarlas.

La European Environmental Agency (EEA) estima que las PFAS implican unos costes relacionados con la salud humana de 10 billones de euros cada año, ya que muchos de estos químicos se consideran muy tóxicos, especialmente para el desarrollo de los niños pero también en adultos pueden producir, entre otros, daños en el hígado, cáncer de riñon y testículos o disfunciones de la glándula tiroides.

Regular la presencia de PFAS en el agua 

A finales del año pasado, en el marco de la revisión de la Directiva Europea del Agua, la Unión Europea llegó a un acuerdo provisional sobre la actualización de los parámetros del agua para consumo humano, que incluía límites en el agua del grifo para las 20 sustancias PFAS más importantes, de las más 4.700 conocidas.

La propuesta de la CE es ir más allá y desarrollar un nuevo método para medir las PFAS en los próximos años, con el objetivo de establecer nuevos valores límite para todas ellas. Actualmente no existe un enfoque legislativo que regule todo el grupo de estas sustancias, y no hay una lista concluyente de todas ellas.

 

Dada la enorme cantidad de PFAS conocidas, llevar a cabo evaluaciones de riesgo sustancia por sustancia y un monitoreo ambiental integral para comprender la exposición, sería un proceso extremadamente largo que necesitaria muchos recursos. Por este motivo, se están explorando enfoques complementarios y de precaución para gestionar el tema, que incluyen la regulación de las PFAS como clase o subgrupos, en función de su toxicidad o similitudes químicas.

La propuesta que se está considerando actualmente en la UE es establecer un valor límite el grupo PFAS de 0.5 µg / L en el agua potable, y además establecer límites individuales para 16 PFAS de 0.1 µg / L en el agua potable, de forma similar a como se gestionan los pesticidas.

En algunas áreas altamente contaminadas de la UE, las concentraciones de PFAS como el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el ácido perfluorosulfónico (PFOS) en el agua potable superan el valor límite para el PFAS individual propuesto.

También la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó en 2018 que una proporción considerable de la población europea superaría el límite de "ingesta semanal tolerable" de PFAS, debido a la ingesta de estas sustancias  con los alimentos y el agua potable.

Actualmente, no existe una legislación armonizada de la UE sobre los PFAs en el agua. Como consecuencia, cada país ha adoptado sus propios límites de referencia, establecidos por las guías o legislación nacional. 

 

Fuente: EuraktivEuropean Environment Agency

 

Compartir notícia: