El insecticida contra termitas hexaflumurón y el protector de la madera propiconazol son potenciales candidatos a la sustitución

El insecticida contra termitas hexaflumurón y el protector de la madera propiconazol son potenciales candidatos a la sustitución

termitas

El insecticida hexaflumurón, utilizado en productos biocidas TP18 para el control de termitas, y el fungicida propiconazol, utilizado en biocidas protectores de la madera TP8, se encuentran en sendos procesos de consulta lanzados por la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) como posibles candidatos para sustitución, en virtud del Reglamento de productos biocidas. El objetivo es recopilar información sobre alternativas químicas y no químicas disponibles y adecuadas para estas dos sustancias activas.

 

Ambas sustancias activas biocidas cumplen con alguno de los criterios de sustitución enumerados en el artículo 10 del Reglamento 528/2012 sobre uso y comercialización de biocidas. Por este motivo, para poder renovar su autorización en el mercado de la UE, las autoridades competentes las están evaluando como posibles candidatas a la sustitución.

Como parte de este proceso, la ECHA ha iniciado dos consultas públicas de 60 días de duración, cuyo objetivo es recopilar información sobre la disponibilidad de sustitutos o alternativas a las sustancias activas en cuestión. La información sobre la disponibilidad de posibles alternativas es muy importante para respaldar la evaluación comparativa requerida para la autorización de biocidas que contienen la sustancia activa considerada como candidata a sustitución.

Hexaflumuron, termiticida para interiores y exteriores

El hexaflumurón [(ISO), 1- (3,5-dicloro-4- (1,1,2,2-tetrafluoroetoxi) fenil) -3- (2,6-difluorobenzoil) urea] es una sustancia activa utilizada en biocidas destinados a ser utilizados por profesionales para el control de termitas. 

Es un regulador del crecimiento de los insectos, inhibidor de la síntesis de la quitina, y está considerado en la actualidad como uno de los insecticidas más utilizados y eficaces para el control de las termitas, tanto en exteriores (en el suelo) como en interiores (sobre el suelo, ubicado en paredes).

El hexaflumurón se presenta en cebos listos para usar y estaciones de cebo para la protección de espacios al aire libre (jardines, parques, campos, avenidas y paisajismo), estructuras y todo tipo de edificios particulares y públicos. Se ha demostrado su eficacia, entre otras, contra termitas subterráneas,termitas tropicales, Reticulitermes spp., Coptotermes spp., Heterotermes spp., Nasutitermes spp. en todas las etapas de desarrollo. Una de las mayores ventajas que otorgan esta clase de insecticidas es que producen un efecto sub-letal, de forma que el individuo contaminado puede contaminar a otros de la colonia por contacto o por trofalaxia..

Sin embargo, esta sustancia activa está clasificada de acuerdo al Reglamento CLP (ATP10) como muy tóxica para la vida acuática y muy tóxica para la vida acuática con efectos duraderos . Por lo que la sustancia cumple al menos uno de los criterios de exclusión enumerados en el artículo 5 (apartado 1) del Reglamento de Biocidas  (ser sustancia PBT) y es potencial candidata a la sustitución.  No obstante, de acuerdo al mismo Reglamento, en determinadas circunstancias podrá ser aprobada la renovación de su autorización, para lo que será clave la disponibilidad de sustancias o tecnologías alternativas adecuadas y suficientes.

La Comisión Europea aprobó el uso del hexaflumurón el 1 de abril de 2017 por un período de 5 años para su uso como insecticida en biocidas TP18.  Siguiendo el procedimiento, antes de presentar su dictamen sobre la aprobación de la renovación del hexaflumurón a la Comisión, la ECHA ha abierto un procedimiento de consulta sobre la sustancia, en el que se pueden enviar comentarios hasta el 15 de octubre de 2021.

La Agencia solicita a las partes interesadas que proporcionen información sobre las posibles alternativas (químicas y no químicas) para los organismos objetivo y el uso previsto. Las alternativas químicas pueden tener modos de acción y métodos de aplicación similares o diferentes a los del hexaflumurón, o ser sustancias activas permitidas para el mismo TP pero sin productos conocidos en el mercado para el mismo uso (candidatos potenciales para desarrollar productos alternativos para el uso previsto). También es de interés para la ECHA  cualquier información sobre alternativas en desarrollo.

Propiconazol contra los hongos de la madera

En una situación similar se encuentra la sustancia activa Propiconazol  (1-[[2-(2,4-dichlorophenyl)-4-propyl-1,3-dioxolan-2-yl]methyl]-1H-1,2,4-triazole) para uso en biocidas TP8, protectores de la madera.

Se trata de un fungicida contra hongos que pudren la madera y hongos que tiñen la madera, de aplicación en maderas de clase de uso 2-4 .

Por sus características toxicológicas, el propiconazol es también candidato a la sustitución. De acuerdo con la clasificación y etiquetado armonizados (ATP13) aprobados por la Unión Europea, esta sustancia puede dañar al feto, es muy tóxica para la vida acuática, es muy tóxica para la vida acuática con efectos duraderos, es nociva por ingestión y puede causar reacciones alérgicas de la piel. Además, se encuentra en evaluación como disruptor endocrino.

El plazo para enviar comentarios a la ECHA sobre posibles alternativas finalizará el próximo 6 de septiembre.

 

Fuente: ECHA

 

 

Compartir notícia: 

Comentarios

Desde Higiene Ambiental queremos aclarar que el hexaflumurón es una sustancia activa actualmente aprobada por la UE y que los sistemas y productos que la utilizan son altamente efectivos y necesarios para el control de las infestaciones de termitas. 

El artículo informa acerca del actual proceso de renovación de la autorización del hexaflumurón, que por sus características como sustancia PBT incluye una consulta de la ECHA para recoger información sobre posibles alternativas a esta sustancia. 

No presupone en ningún momento que el hexaflumurón y los productos o equipos que lo contienen no estén, o dejen de estar en un futuro próximo, autorizados en la UE y en España. 

 

Añadir nuevo comentario