Control de moscas en la industria alimentaria, lo que nos puede indicar su tamaño

Control de moscas en la industria alimentaria, lo que nos puede indicar su tamaño

moscas

El control de moscas en la industria alimentaria es una necesidad obvia por razones de higiene. Pero mosca no es igual a mosca: conocer algunas diferencias entre especies puede ser importante para entender y resolver más rápidamente cualquier problema que tengamos con ellas.


 

Moscas y seguridad alimentaria 

El control de moscas en entornos donde se producen, procesan o sirven alimentos forma parte de los prerrequisitos necesarios para preservar la inocuidad de los alimentos, cumplir la normativa y sacar adelante con éxito cualquier auditoria en seguridad alimentaria.

Es conocida su capacidad para transportar microorganismos patógenos, como Salmonella y  E.coli, adheridos a las vellosidades de su cuerpo y a las almohadillas de sus patas, y contaminar con ellos los alimentos y las superficies en las que se posan. También alojan estos patógenos en el interior de su aparato digestivo y pueden transmitirlos por regurgitación o al excretar sus heces.

Cuando se trata de prevenir problemas de moscas, el saneamiento siempre es clave para mantener las instalaciones libres de estos insectos. Un protocolo de limpieza adecuado, en consonancia con un programa de control integrado de plagas, nos ayudará a interrumpir los ciclos de desarrollo de las especies y a prevenir su presencia.

Sin embargo, también puede ser importante que los operadores de empresas alimentarias conozcan algunas diferencias entre las principales especies que pueden representar un problema en sus establecimientos. Por ejemplo, por su tamaño es posible deducir, detectar y resolver más rápidamente posibles incidencias. 

Moscas pequeñas

Las pequeñas pueden parecer una simple molestia, pero en realidad son un problema más común en las instalaciones de procesamiento de alimentos que las moscas grandes.

Mientras que las moscas grandes generalmente se encuentran en una instalación como invasoras incidentales, las moscas pequeñas se desarrollan más comúnmente dentro de la misma planta, lo que apunta a un problema de saneamiento más grande, que debe resolverse.

Llegar al origen de las infestaciones de moscas pequeñas en las instalaciones y corregir las causas que las pueden estar causando puede ser difícil, por lo que identificar las moscas en cuestión puede indicarnos las características específicas de su hábitat y fuente.

Entre las más comunes están las moscas de la fruta, los fóridos, las moscas de los drenajes y los esferoceridos.

Moscas de la fruta

Las moscas de la fruta son las más comunes entre las moscas pequeñas y tienen una predilección especial por los materiales azucarados, con malta o avinagrados. Algunos lugares donde pueden ser más habituales son: los contenedores de basura, las frutas demasiado maduras o los desechos de frutas, los dispensadores de refrescos, los grifos de cerveza o o las máquinas expendedoras con residuos de productos.

Los procesos de embotellado o en las líneas de envasado de productos, en los que es posible que material azucarado caiga sobre las partes mecánicas, pueden convertirse también en un problema. La más conocida entre ellas es Drosophila melanogaster, de color marrón o gris con los ojos rojos.

moscas

Fóridos

Los fóridos son mosquitas pequeñas (0,5–6 mm) con una joroba pronunciada y una cabeza pequeña. Entre las moscas pequeñas en la industria alimentaria, los fóridos son quizás las que más oportunidades tienen de encontrar fuentes de alimento, ya que son capaces de infestar prácticamente todo tipo de materia orgánica, especialmente si está en descomposición. 

Como frecuentan materias y lugares poco salubres, como desechos de alimentos, aguas residuales, desagües, heces, animales muertos y otros materiales orgánicos húmedos, pueden transportar microorganismos patógenos a los alimentos y provocar incidentes de seguridad alimentaria.

Los fóridos tienen la capacidad de infestar recursos en el subsuelo y de reproducirse bajo tierra, por ejemplo en suelos contaminados con aguas residuales. Las líneas de drenaje rotas debajo del suelo en las plantas de procesado de alimento pueden convertirse en focos de infestación, que solo pueden resolverse abriendo el suelo, reparando el drenaje y reemplazando toda la tierra contaminada.

El agua de limpiar el suelo o las fregonas que aporten material orgánico en las grietas y hendiduras del suelo pueden acabar creando un habitat propicio para estas moscas.

 

moscas

 

Psicódidos o la mosca del drenaje

Las moscas de drenaje son pequeñas y con apariencia peluda, que se asocian con el limo que se crea en el interior de los desagües, o con grietas o hendiduras que reciben regularmente aporte de material orgánico húmedo, por ejemplo con el agua de fregar.

Generalmente se dan pequeñas cantidades, que descansan sobre la pared u otras superficies y sólo se desplazan ligeramente cuando se las molesta, ya que no poseen un vuelo fuerte como otras especies. Para prevenir infestaciones se recomienda monitorizar las zonas con desagües, utilizando trampas adhesivas, para identificar los puntos problemáticos y aplicar acciones correctivas.

moscas

Esferocéridos o las moscas pequeñas del estiércol

Como otras especies, las moscas pequeñas del estiércol se asocian a materiales orgánicos húmedos y en descomposición, a menudo drenajes o a material orgánico aportado en grietas o hendiduras al fregar o limpiar.

moscas

Moscas grandes

Cuando el problema son las moscas grandes, se deben analizar las características de las invasiones de estos insectos al interior de las instalaciones.

Si conseguimos identificar la especie, puede ser más fácil encontrar el motivo que la puede haber atraido hacia la instalación, ya que la mayoría de las moscas grandes entran como invasores incidentales.  

Puede darse una superposición en las preferencias alimentarias, pero las moscas azules (Calliphoridae) tienden a estar asociadas con la basura y los desperdicios de alimentos. Los califóridos son una familia que incluye numerosas especies llamadas comúnmente, entre otras denominaciones, y en dependencia de la zona geográfica: moscardones o moscardas de la carne, moscas azules o verdes. 

moscas

Mientras que las moscas domésticas (Muscidae) están más asociadas con el estiércol y otros materiales orgánicos húmedos.

Si se encuentran con regularidad moscas grandes en el interior de las instalaciones durante las estaciones frías, es posible que las moscas se estén desarrollando en fuentes de alimentos podridos, que se encuentran dentro de la planta y que deben buscarse y limpiarse.

 

Fuente: indfumco.com

 

 

Compartir notícia: 

Empresas relacionadas

NC Plagas

Control de xilofagos, control de mosquitos