El ratón doméstico (Mus musculus) puede transmitir bacterias resistentes a los antibióticos

El ratón doméstico (Mus musculus) puede transmitir bacterias resistentes a los antibióticos

raton

Los ciudadanos urbanitas tendemos a focalizar más nuestra aversión en las ratas de alcantarilla, que a veces podemos avistar en el exterior, que en los minúsculos ratones domésticos (Mus musculus). Sin embargo, es más probable que sea un simpático ratón instalado discretamente en nuestro domicilio, y no una rata, quien nos pueda transmitir toda una serie de bacterias, algunas de ellas resistentes a los antibióticos.

 

El ratón doméstico (Mus musculus) puede transmitir bacterias resistentes a los antibióticos

ratonEl ratón común o doméstico (Mus musculus) vive habitualmente en interiores, en gran proximidad con los humanos, habita en todos los continentes excepto la Antártida, y se sabe que puede ser portador de microbios patógenos, como Clostridium difficile, Campylobacter, Leptospira spp. , Toxoplasma gondii  o Salmonella.

Dada la creciente resistencia a los antimicrobianos y la importante amenaza que este fenómeno representa para la salud humana, investigadores de Nueva York han estudiado la capacidad de los ratones domésticos para transmitir bacterias resistentes. Según los autores, aunque las ratas suelen captar más la atención de los ciudadanos porque son más grandes y podemos verlas corriendo por las calles o el metro, los ratones son, desde un punto de vista de salud pública, más preocupantes porque viven en el interior de las casas y es más probable que contaminen nuestro entorno, incluso si no los vemos.

Asi que cazaron 416 ratones del interior de edificios residenciales, de diversos lugares de la ciudad de Nueva York, durante el período de un año, y realizaron un estudio genético de sus excrementos.

Este análisis genético reveló que los ratones estudiados eran portadores de diversas bacterias causantes de enfermedades gastrointestinales, incluyendo C. difficile, E. coli, Shigella Salmonella. 

En el caso de la Salmonella, se sabe que las infecciones en humanos pueden ser resultado de alimentos contaminados con desechos animales, incluidas las heces de ratón. En cambio, las infecciones por C.difficile tienen normalmente carácter nosocomial y se adquieren principalmente en entornos de atención médica. Pero, según los autores, las infecciones por C. difficile también podrían propagarse en la comunidad por los ratones que albergan estos patógenos.

De hecho, la epidemiología de las infecciones comunitarias por C.difficile no se conoce bien, y se considera que la mayoría de casos circulan directamente entre los hospitales y la comunidad, ya que estudios han mostrado que un alto porcentaje de los casos aislados asociados a la asistencia sanitaria coinciden con los de la comunidad. El mantenimiento y la amplificación de C.difficile por reservorios en el entorno urbano podria contribuir a este ciclo, concluyen los autores.

En un estudio previo, el mismo equipo detectó que el 0,8% de las ratas (Rattus norvegicus) en Nueva York son portadoras de C.difficile, una tasa de prevalencia más baja que la que registraron en su estudio actual, en el que registraron que el 4,3% de los ratones domésticos de la ciudad dan positivo para el ADN de C.difficile.

En el estudio también se detectó ADN de Leptospira en el tejido renal del 4% de los ratones (Leptospira interrogansLeptospira kirschneri). Las especies patógenas de Leptospira pueden causar síndrome de hemorragia pulmonar, fiebre indiferenciada y leptospirosis (enfermedad de Weil). Este hallazgo sugiere que, aunque las ratas se asocian normalmente con la dispersión de la Leptospira, la vigilancia de este patógeno debería extenderse también a los ratones domésticos.

Portadores de bacterias resistentes

Finalmente, el estudio corrobora que los roedores silvestres son portadores de bacterias resistentes a los antibióticos. En los análisis realizados en los más de 400 ratones, el 37% albergaba al menos una bacteria potencialmente patógena y el 23% fueron positivos para, al menos, un gen mediador de resistencia antimicrobiana a antibióticos comúnes..

El “resistoma” bacteriano, o conjunto de todos aquellos genes que contribuyen, ya sea de manera directa o indirecta, a la resistencia de las bacterias y, por extensión, a la resistencia de las mismas a los antibióticos, está influenciado por la presión de factores antropológicos, incluida la medicina humana y el uso agrícola de antibióticos como promotores del crecimiento, que pueden conducir a la selección evolutiva de bacterias resistentes. En este escenario, los roedores urbanos se han relacionado con el transporte de bacterias resistentes a los antibióticos, como E. coli y Staphylococcus aureus 

Asi se vió también en el estudio, en el que además se detectó un mayor número de genes de resistencia en los ratones machos que en las hembras. Un hecho que podría estar relacionado con un mayor rango de territorio frecuentado alrededor del nido por los machos, lo que resultaria en un aumento de exposición a bacterias positivas a la resistencia antimicrobiana.

 

Fuente: New York City House Mice (Mus musculus) as Potential Reservoirs for Pathogenic Bacteria and Antimicrobial Resistance Determinants, mBio

 

 

Compartir notícia: