El sector del control de plagas sigue su camino hacia la acreditación formativa

El sector del control de plagas sigue su camino hacia la acreditación formativa

Los profesionales del control de plagas vivieron el pasado 15 de julio una fecha clave para su actividad laboral. Ese dia finalizaba el plazo, establecido en el RD 830/2010, para que los trabajadores relacionados con la aplicación de biocidas pudieran obtener el reconocimiento de la capacitación profesional requerida en dicho decreto para poder continuar su actividad. La realidad del mercado laboral impuso una necesaria prórroga.

 

El sector del control de plagas sigue su camino hacia la acreditación formativa

control plagasEl pasado 15 de julio finalizó el plazo establecido en el Real Decreto 830/2010, por el que se establece la actual normativa reguladora de la capacitación para realizar tratamientos con biocidas, para que los profesionales con los carnés básico y cualificado de biocidas obtuvieran el certificado de profesionalidad, establecido en el citado decreto, para seguir realizando su labor como aplicadores o responsables técnicos de las empresas de servicios de control de plagas (fundamentalmente desratización, desinsectación y desinfección).

Si bien con anterioridad al RD 830/2010 los conocimientos mínimos que debian tener los trabajadores que manejan biocidas se acreditaban con cursos de unas 20 horas para los aplicadores y alrededor de 60 para los responsables técnicos, obteniendo el carné DDD, a partir de la entrada en vigor de la nueva legislación del 2010 la formación para realizar tratamientos con biocidas se centra en la acreditación de las cualificaciones profesionales, a través de la obtención de títulos de formación profesional y de certificados de profesionalidad

Dado que los biocidas son productos potencialmente tóxicos y nocivos, la legislación europea marca directrices hacia la especialización y formación actualizada para las personas que los manipulan, para mantener un elevado nivel de protección de la salud de las personas, animales y medio ambiente.

Siguiendo la línea europea, el Real Decreto 830/2010 establece los criterios que permiten garantizar unos niveles mínimos de capacitación a las personas que desarrollen actividades laborales relacionadas con la aplicación de productos biocidas. Estas deben obtener el certificado de profesionalidad correspondiente a las Cualificaciones Profesionales de nivel 2 SEA028_2 (Servicios para el control de plagas), y nivel 3 SEA251_3 (Gestión de servicios para el control de organismos nocivos). 

El mismo RD establece que, en el ámbito de los biocidas de los tipos 2, 3, 4, 14, 18 y 19, se concede un plazo de 6 años durante los cuales se prorrogará la validez de los carnés, niveles básico y cualificado, hasta el momento homologados para uso ambiental y en la industria alimentaria. 

Este es el plazo que finalizó el pasado 15 de julio. No obstante, por diversas circunstancias, durante el período transitorio no se ha logrado a nivel nacional un número suficiente de los citados certificados de profesionalidad, aunque muchos profesionales ya lo han obtenido a través de los procesos de reconocimiento de competencias profesionales convocados por las distintas Comunidades Autónomas.

Ante el desajuste entre la cantidad de profesionales certificados y las necesidades del mercado de trabajo, la inmensa mayoría de Comunidades Autónomas han hecho uso de la posibilidad de prorrogar la validez de los carnés de aplicador de biocidas durante cuatro años.

Algunas de ellas ya lo hicieron a principios de año, como Castilla-León, Aragón o Baleares y otras han esperado hasta el último momento, como Extremadura, Cantabria, Castilla-La Mancha, Pais Vasco, Galicia, Madrid, Catalunya, Comunidad valenciana, Murcia, Asturias, La Rioja, Navarra, Andalucia y la ciudad de Ceuta.

Únicamente Canarias no ha anunciado la prórroga de los carnés de biocidas, dado que el pasado mes de marzo se inició en dicha Comunidad un procedimiento de reconocimiento de competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral y/o formación no formal, cuyo plazo de inscripción finalizó el pasado 31 de julio,  con el objeto de facilitar el acceso de los interesados a la acreditación. En dicho procedimiento se convocaban 25 plazas para Gestión de Servicios para el Control de Organismos Nocivos y 50 plazas para Servicios para el Control de Plagas.

 

Compartir notícia: