Recomendaciones técnicas de Aneproma para el tratamiento de la madera

Recomendaciones técnicas de Aneproma para el tratamiento de la madera

tratamiento de la madera

La Asociación Nacional de Empresas de Protección de la Madera (Aneproma) ha elaborado un documento con recomendaciones sobre el grado de tratamiento que deben tener las maderas en función de su especie, la ubicación en la que permaneceran durante su vida útil o en uso y los agentes degradadores que puedan alterarla, con el fin de obtener un buen uso y durabilidad de este material.

 

La madera es un excelente material utilizado en gran diversidad de estructuras, edificios y elementos exteriores e interiores. Para todos ellos este material puede tener un comportamiento adecuado, pero hay que contemplar los factores que pueden afectar a su durabilidad: la especie de madera, la ubicación a la que está destinada y los agentes degradadores que pueden afectarle.

La Asociación Nacional de Empresas de Protección de la Madera (Aneproma) ha elaborado una serie de recomendaciones técnicas sobre el grado de tratamiento que debe tener la madera en función de estos factores.

La norma UNE-EN 335 indica métodos para la determinación y clasificación de la durabilidad de la madera, y materiales derivados, frente a los agentes de degradación biológica: los hongos xilófagos (basidiomicetos y hongos de pudrición blanda), los coleópteros xilófagos de maderas secas, las termitas y los xilófagos marinos. Esta norma define la durabilidad natural de las especies de madera para cada tipo de agente biológico, y clasifica la madera en cinco grandes clases de uso, en función de su emplazamiento y probabilidad de humectación: CU 1, CU 2, CU 3.1,  CU 3.2 y CU4. 

Para un buen uso de la madera y una mayor durabilidad, Aneproma recomienda aplicar las siguientes exigencias de tratamiento en función de la clase de uso asignada para cada madera:

Para mejorar el grado de resistencia de la madera puede tratarse de forma superficial o con un tratamiento en profundidad o impregnación. El tratamiento superficial modifica la resistencia natural de la madera a la penetración del producto protector mediante la aplicación breve con procedimientos como el pincelado, la pulverización o la inmersión breve. Este tipo de tratamiento seria adecuado para maderas de las clases CU 1, CU 2 y CU 3.1.

 

En el caso de los tratamientos en profundidad o impregnación se aplican técnicas avanzadas y tecnologías destinadas a modificar la resistencia natural de la madera a la penetración más profunda del producto protector, como el tratamiento por difusión y los procedimientos de de doble vacío y de vacío presión (autoclave). Este tipo de tratamiento seria apto para las cinco clases de uso.

 

 

 

Fuente: Recomendaciones técnicas para el tratamiento de la madera, ANEPROMA, 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir notícia: