¿Cuándo aplicar la fecha de caducidad o la de consumo preferente en los alimentos? La EFSA lo aclara

¿Cuándo aplicar la fecha de caducidad o la de consumo preferente en los alimentos? La EFSA lo aclara

seguridad alimentaria

El marcado apropiado de la fecha en los alimentos puede contribuir a reducir el desperdicio alimentario en la UE, al mismo tiempo que se garantiza la seguridad alimentaria. La  EFSA ha elaborado una guía para ayudar a los explotadores de empresas alimentarias a decidir cuándo aplicar la fecha de caducidad o de consumo preferente a sus productos. 

 

La indicación clara y correcta de la fecha en los envases de los alimentos, junto con una mejor comprensión y uso de esta información por parte de todos los agentes de la cadena alimentaria, se consideran factores relevantes para reducir, de forma segura, el despilfarro de alimentos en la UE. Según la Comisión Europea, hasta el 10% de los 88 millones de toneladas de residuos alimentarios generados anualmente en la UE están vinculados a la indicación de la fecha en los productos alimenticios. 

Siguiendo este planteamiento, la Comisión Técnica de Factores de Peligro Biológicos de la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado la primera parte de una guía técnica sobre el marcado de la fecha en alimentos y para el 2021 tiene previsto publicar la segunda parte, que se centrará en la información facilitada a los consumidores sobre las condiciones de almacenamiento, los plazos de consumo tras la apertura y las prácticas de descongelación.

Con  un enfoque basado en el riesgo, la guía de EFSA  tiene por objetivo ayudar a las empresas alimentarias a decidir el tipo de marcado de la fecha en sus productos: fecha de consumo preferente o fecha de caducidad. Recordemos que la fecha de caducidad de los alimentos es una cuestión de seguridad alimentaria y no deben consumirse después de esa fecha, mientras que la de consumo preferente está relacionada con la calidad del alimento, que será seguro para consumir después de esa fecha pero puede tener alteradas sus propiedades organolépticas, como el sabor o la textura.

Según la EFSA, el tipo de marcado de la fecha debe decidirse especificamente para cada producto. Asimismo, la identificación de los peligros microbiológicos debe ser específica del producto y considerar los microorganismos patógenos o deteriorantes capaces de crecer en el alimento durante el almacenamiento y hasta su consumo, teniendo en cuenta las características propias del alimento y las condiciones razonablemente previsibles de distribución, almacenamiento y uso de los alimentos. 

Los expertos de EFSA también revisan los factores a tener en cuenta para fijar una fecha de vida útil: el período de tiempo durante el cual un alimento seguirá siendo seguro o de una calidad adecuada para el consumo mientras el envase esté intacto y se almacene según las instrucciones especificadas.

En el documento se desarrolla un árbol de decisiones para guiar en la elección correcta del tipo de marcado, que está estructurado en las siguientes 10 diez preguntas:

 


 

Fuente: Guidance on date marking and related food information: part 1 (date marking), EFSA

 

 

 

Compartir notícia: