Informe de EFSA/ECDC sobre zoonosis en la UE en 2018

Informe de EFSA/ECDC sobre zoonosis en la UE en 2018

salmonella

El último informe anual de EFSA sobre zoonosis en la UE muestra que la Salmonella siguió siendo la causa más común de brotes de origen alimentario en 2018 y Campylobacter el principal causante de casos de toxiinfecciones alimentarias. Entre las zoonosis emergentes destacó el año pasado el elevado número de infecciones por el Virus del Nilo Occidental y del informe destaca también el incremento de infecciones por E. coli productora de toxina Shiga (STEC).

 

El informe One Health 2018 Zoonoses Report publicado por EFSA y ECDC recoge datos sobre la incidencia de las ocho principales zoonosis de monitoreo anual obligatorio (Campylobacter, Salmonella, Listeria, E. coli productora de toxina Shiga, tuberculosis por Mycobacterium bovis, Brucella, Trichinella y Echinococcus), así como de otras enfermedades menos comunes y emergentes, que se controlan según la frecuencia con la que ocurren, como es el caso de la fiebre del Virus del Nilo Occidental (VNO).

Una de las principales conclusiones del informe es que casi uno de cada tres de los 5.146 brotes transmitidos por los alimentos que afectaron a 48.365 personas en la UE durante 2018 fueron causados por Salmonella. Se informa además, que estos brotes estuvieron relacionados con el consumo de huevos y que Eslovaquia, España y Polonia representaron el 67% de los 1.581 brotes de Salmonella que se notificaron en la UE el año pasado.

Como en años anteriores, las dos zoonosis más notificadas fueron la campilobacteriosis y la salmonelosis con un total de 246,571 y 91,857 casos humanos, respectivamente. Hasta alrededor de 2013, el número de casos humanos confirmados de campilobacteriosis aumentaba y los de salmonelosis disminuían, sin embargo, el número de casos notificados de ambas enfermedades se ha estabilizado desde entonces.

Marta Hugas, directora científica en EFSA, señala que menos de un tercio de los ciudadanos europeos clasifican la intoxicación alimentaria por bacterias entre sus cinco principales preocupaciones en lo que respecta a la seguridad alimentaria. En referencia al número de brotes notificados, esta experta sugiere que hay margen para crear conciencia entre los consumidores, ya que muchas enfermedades transmitidas por alimentos se pueden prevenir mejorando las medidas de higiene al manipular y preparar alimentos.

Niveles inusuales de Virus del Nilo Occidental

Las infecciones de Virus del Nilo Occidental (VNO) representaron, de largo, el mayor incremento en el 2018, con un número de casos siete veces mayor que en 2017, una cifra que superó el total de casos notificados entre 2011 y 2017. La tasa de notificación en la UE por cada 100.000 habitantes para esta enfermedad en 2018 fue de 0,4 en comparación con 0,05 en 2017.

Se notificaron un total de 1.605 casos de VNO en humanos, de los cuales 1.548 fueron autóctonos. La mayoría de estos se dieron en Italia, Grecia y Rumanía, con un 39%, 20% y 18% respectivamente del total de infecciones, mientras que Chequia y Eslovenia notificaron sus primeros casos desde 2013.

No se tiene un conocimiento completo sobre las causas de este repunte de casos, aunque factores como la temperatura, la humedad o las lluvias muestran influencia sobre la actividad estacional de los mosquitos que actúan como vectores del virus y podrian haber desempeñado un papel. 

Aunque no puede predecirse la intensidad de la próxima temporada de transmisión, lo que se sabe con certeza es que el virus está circulando activamente en diversos países de la UE, afectando a humanos, caballos y aves.

E. coli productora de toxina Shiga (STEC)

Otro patógeno que presentó un incremento significativo en la tasa de notificación en 2018 fue la bacteria E. coli productora de toxina Shiga (STEC), que causó 8.161 infecciones confirmadas. La tasa de notificación en la UE fue de 2,28 casos por 100.000 habitantes, lo que representa un incremento del 39% respecto a 2017. Las tasa más altas de notificación correspondieron a Irlanda, Suecia, Malta y Dinamarca.

STEC se convirtió en 2018 en la tercera causa más común de zoonosis transmitida por los alimentos, con 8.161 casos notificados, tomando el lugar de la yersiniosis. Este hecho puede explicarse, en parte, por el uso creciente de nuevas tecnologías de laboratorio, que facilitan la detección de casos esporádicos.

Las infecciones por STEC se asocian comúnmente con el consumo de carne contaminada y el consumo de agua de pozo.

Alimentos con mayor riesgo

La Salmonella en los huevos y sus derivados sigue siendo uno de los riesgos más comunes de intoxicación alimentaria para los consumidores de la UE. En 2018, se registraron 121 brotes de salmonelosis transmitida por huevos, que involucraron 1.801 infecciones, 341 consumidores hospitalizados y dos muertes.

Los alimentos mixtos, que tienen una amplia gama de ingredientes, como los platos de arroz, también son una fuente importante de zoonosis transmitidas por los alimentos. Otras fuentes habituales de intoxicación incluyen verduras y jugos (Listeria monocytogenes), leche y productos lácteos (Campylobacter y STEC) y mariscos (Norovirus).

 

Fuente: The European Union One Health 2018 Zoonoses Report, EFSA/ECDC

 

 

Compartir notícia: