Micotoxinas: nueva norma UNE para determinación de zearalenona y tricotecenos en cereales

Micotoxinas: nueva norma UNE para determinación de zearalenona y tricotecenos en cereales

micotoxinas

La Asociación Española de Normalización, UNE, ha publicado la norma UNE-EN 17280:2020, que describe un procedimiento para la determinación de las micotoxinas zearalenona (ZEA), nivalenol (NIV), deoxinivalenol (DON) y sus derivados acetilados 3-acetil-DON y 15-acetil-DON,  y las toxinas HT-2 y T-2 (HT-2 y T-2) en cereales y productos derivados de cereales. Las micotoxinas son sustancias tóxicas producidas por hongos que pueden contaminar algunos alimentos.

 

La zearalenona y los tricotecenos son parte de las micotoxinas asociadas a daños para la salud humana y animal. Son producidas por hongos, en particular Fusarium spp. y contaminantes naturales de los cereales.

Dada su potencial toxicidad aguda o crónica, estas toxinas estan sometidas a control por la legislación europea, que ha establecido contenidos máximos en determinados alimentos, con el objetivo de reducir la ingesta total de este tipo de toxinas en los consumidores.

UNE-EN 17280:2020

La Asociación Española de Normalización, UNE, ha publicado la norma UNE-EN 17280:2020, versión oficial en español de la Norma Europea EN 17280:2019, para la determinación de zearalenona y tricotecenos en cereales y productos derivados de cereales. 

La zearalenona es una micotoxina producida por especies de hongos del género Fusarium, que se forman principalmente en los cereales, cuando las condiciones climáticas son favorables para el desarrollo del hongo o también por prácticas inadecuadas de higiene y conservación de los cereales durante el transporte y almacenamiento. Estudios relacionados con las zearalenonas asocian la exposición a esta micotoxina con posibles alteraciones del equilibrio hormonal  y enfermedades del sistema reproductor, debido a sus efectos estrogénicos.

Por otra parte, los tricotecenos son un grupo de metabolitos fúngicos, segregados también por hongos del género Fusarium, entre los cuales los más conocidos son T-2, nivalenol y deoxinivalenol. Son frecuentes en cultivos de gran relevancia para el consumo humano y animal, como por ejemplo el trigo, el maíz o la avena y pueden producir toxicidad aguda, causando irritación de la mucosa intestinal, vómitos y diarrea.

La norma UNE-EN 17280:2020, describe un procedimiento para la determinación de nivalenol (NIV), deoxinivalenol (DON) y sus derivados acetilados 3-acetil-DON y 15-acetil-DON, las toxinas HT-2 y T-2  (HT-2 y T-2 ) y la zearalenona (ZEA) en cereales y productos derivados de cereales. La determinación se realiza mediante cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) acoplada a espectrometría de masas en tándem (MS/MS), tras realizar un lavado mediante extracción en fase sólida (SPE; solid phase extraction).

El método se ha validado con muestras de trigo y harina de trigo, preparadas mezclando trigo y semillas de trigo infectadas por hongos. Y con muestras de galletas saladas de trigo, que  se hornearon a partir de una masa hecha con harina de trigo y agua contaminada artificialmente con las micotoxinas objeto de estudio.

  • Los niveles de validación para NIV cubrieron un rango desde 27,7 μg/kg hasta 378 μg/kg.
  • Los niveles de validación para DON cubrieron un rango desde 234 μg/kg hasta 2 420 μg/kg.
  • Los niveles de validación para 3-acetil-DON cubrieron un rango desde 18,5 μg/kg hasta 137 μg/kg.
  • Los niveles de validación para 15-acetil-DON cubrieron un rango desde 11,4 μg/kg hasta 142 μg/kg.
  • Los niveles de validación para HT-2 cubrieron un rango desde 6,6 μg/kg hasta 134 μg/kg.
  • Los niveles de validación para T-2 cubrieron un rango desde 2,1 μg/kg hasta 37,6 μg/kg.
  • Los niveles de validación para ZEA cubrieron un rango desde 31,6 μg/kg hasta 230 μg/kg.

 

Fuente: UNE

 

 

Compartir notícia: