La ECHA apoya la autorización de nuevas sustancias biocidas

La ECHA apoya la autorización de nuevas sustancias biocidas

procesionaria

La Agencia Europea para Sustancias Químicas (ECHA)  ha publicado los dictámenes sobre la solicitud de aprobación de estas tres sustancias activas. Estos dictámenes servirán de base para la autorización definitiva de las sustancias por parte de la Comisión Europea y los Estados Miembros.

BTK (Bacillus thuringiensis subsp. Kurstaki, Serotype 3a3b, Cepa ABTS-351)

Ésta sustancia activa está destinada al uso profesional como insecticida (TP18) contra larvas de especies de insectos lepidópteros y el uso específico para la que ha sido evaluada es el control de las orugas procesionaria en pinos y robles Thaumetopoea pityocampaThaumetopoea processionea

El BTK ABTS-351, que se origina a partir de una cepa salvaje natural del organismo, y no ha sido modificado genéticamente ni es el resultado de una mutación espontánea o inducida, se aplica en zonas como jardines y parques pero la autorización no contempla su uso en áreas agricolas o bosques. 

procesionariaEl objetivo es proteger a las poblaciones humanas y animales de los efectos irritantes de los pelos de las orugas en estadío tardío. Cuando estos pelos se desprenden de la oruga y permanecen en el aire, pueden ser inhalados y provocar reacciones alérgicas fuertes, irritaciones cutáneas o necrósis de los tejidos.

Respecto a los efectos de la sustancia sobre la salud humana y el medioambiente, el dictámen considera que un uso seguro de los productos a base Btk ABTS-351 implica que los operadores profesionales utilicen un equipo de protección adecuado y que el compartimento terrestre, donde se realiza el tratamiento, sea expuesto a cinco aplicaciones del producto aéreas y terrestres.  Debe evitarse la exposición del público durante las aplicaciones aéreas y terrestres. Además, el biocida no debe aplicarse cuando es inminente el riesgo de lluvia o en condiciones de viento.

Dado que la sustancia activa es un microorganismo que puede causar reacciones de sensibilización, es necesario establecer procedimientos y medidas adecuadas para mitigar el riesgo de los profesionales que la apliquen.

 

CIFLUTRINA

La Ciflutrina, que se evaluó para su uso en productos TP18, es un insecticida piretroide no sistémico de tipo II, con efectos neurotóxicos. 

Después de la absorción en el insecto, la ciflutrina, al igual que otros piretroides, mantiene abiertos los canales de sodio, causando hiperexcitación, pérdida de coordinación, bloqueo nervioso y en última instancia la muerte de los insectos.

Los usos previstos en evaluación para los productos a base de ciflutrina son el control de insectos voladores y rastreros, como las moscas domésticas o los escarabajos de basura; pulgas y ácaros rojos en espacios de alojamiento de animales (aplicación por pulverización para uso profesional); cucarachas (adultos, ninfas), hormigas y termitas en interiores (espray para uso doméstico por personas no profesionales).

Según datos disponibles en 2014, la ciflutrina debia ser considerada como sustancia candidata a la sustitución, por ser Tóxica y Persistente. Un nuevo estudio sobre la biodegradación de la sustancia en el suelo presentado ese mismo año concluye que esta sustancia no cumple los criterios para ser considerada como Persistente y, de manera consecuente se concluye que tampoco es candidata a la sustitución.

Aunque no se considera genotóxica, teratogénica ni cancerígena, la ciflutrina es muy tóxica tras la exposición oral y tóxica por inhalación. Puede producir irritación sensorial y es un neurotóxico agudo, pudiendo dañar a los niños alimentados con leche materna.

La evaluación  concluye que la ciflutrina sea aprobada, con sujección a las siguientes condiciones específicas:

En cuanto a la seguridad humana, animal y del medioambiente:

  • Si existe un riesgo inaceptable para usuarios profesionales de productos que contengan ciflutrina, deberan establecerse medidas organizativas y procedimientos operacionales seguros. Incluidos EPIs si es necesario.
  • Se ha identificado un riesgo inaceptable para las aguas superficiales y los sedimentos en los usos domésticos de la ciflutrina o en alojamientos para animales, en los que la emisión a las aguas superficiales no puede ser excluida. Si el riesgo no puede reducirse a un nivel aceptable mediante las medidas de reducción del riesgo adecuadas o por otros medios, estos usos no deben ser autorizados.
  • Se ha identificado un riesgo inaceptable para las aguas superficiales y sedimentos en el uso de la ciflutrina en alojamientos para animales, distintos de ganado bovino y gallinas ponedoras,  después de la aplicación de estiércol en suelo agrícola. Si el riesgo no puede reducirse a un nivel aceptable mediante las medidas de reducción del riesgo adecuadas o por otros medios, estos usos no deben ser autorizados.

En cuanto a la potencial resistencia a la ciflutrina de los insectos diana, deben incluirse medidas de gestión de la resistencia en la autorización de los productos. Por ejemplo:

  • Establecer buenos procedimientos de higiene y demás medidas que impiden que se desarrollen las infestaciones (es decir, medidas no químicas).
  • Los productos deben utilizarse siempre siguiendo las recomendaciones de la etiqueta, en términos de dosis e intervalos de tratamiento. Debe aplicarse la dosis efectiva, no mayor ni menor.
  • En los casos que sea necesario un periodo prolongado de control, deberan alternarse los tratamientos con productos de diversos modos de acción.
  • Deben monitorizarse los niveles de efectividad y en los casos de reducción de la eficacia debe investigarse una posible evidencia de resistencia, teniendo en cuenta que las condiciones sanitarias y la proximidad de refugios sin tratar pueden contribuir al riesgo de reinfestación.
  • En los casos en que se apliquen dosis correctas y de forma adecuada pero no se obtenga el nivel de control esperado, y la resistencia al producto se demuestra, no deberá aplicarse ningún producto que contenga la misma clase de química.
  • En caso de constatar indicios de resistencia es necesario hacer todo lo posible para erradicar la población de insectos, con métodos químicos y físicos.

 

ÁCIDO CÍTRICO

La evaluación cubre el uso del ácido cítrico en productos biocidas TP2 (desinfectantes)

La eficacia de los desinfectantes ácidos, tales como ácido cítrico, está ligada a la concentración de hidrógeno (H +) y los iones hidroxilo (OH-) y funcionan mediante la destrucción de los enlaces de los ácidos nucleicos y la precipitación de las proteínas. Con respecto a las partículas virales, los ácidos primero destruyen o alteran las proteínas de la cápside y luego destruyen los ácidos nucleicos en la cápside. La pureza mínima de la sustancia activa es    > 99,5% (w / w).

El único uso que se contempla en la evaluación es la aplicación del ácido cítrico en pañuelos de papel impregnados.

En el pañuelo de 3 capas,  la capa intermedia se impregna con ácido cítrico (7,5%). El ácido cítrico se une de forma irreversible en la matriz del pañuelo y permanece en el producto durante su ciclo de vida. El ácido cítrico tiene la intención de inactivar la carga viral en el pañuelo después de que se ha utilizado (es decir, cuando la humedad después de estornudar, toser o limpiarse la nariz en el pañuelo llega a la capa intermedia). El objetivo es evitar la transmisión viral de vuelta a las manos, la transmisión del virus de mano en mano y también a las superficies con las que el pañuelo entra en contacto.

La conclusión general del dictámen es que el uso de ácido cítrico en los pañuelos faciales anti-virales no plantea un riesgo inaceptable para la salud humana o para el medio ambiente, y puede ser aprobado.

 

Fuente: ECHA

Imagen: Flickr

Compartir notícia: