Desinfección de piscinas: entender y controlar el cloro combinado residual

Desinfección de piscinas: entender y controlar el cloro combinado residual

piscinas

Los niveles de cloro combinado en el agua de las piscinas son un indicador de la calidad del agua. El cloro combinado tiene un poder desinfectante muy bajo y su presencia en el agua causa irritaciones y malos olores. Una nueva Nota Técnica de la PWTAG explica qué es el cloro combinado, qué hacer con los niveles excesivos y cómo medirlos.

 

Los productos clorados son las sustancias más utilizadas en el tratamiento del agua de las piscinas, debido a su alto poder desinfectante. Todos ellos producen ácido hipocloroso (HClO) al reaccionar con el agua, que se disocia a hipoclorito (ClO-). La suma de estas 2 formas del cloro constituye lo que se llama el cloro libre, que es la forma que posee el mayor poder desinfectante y oxidante.

Sin embargo, en el proceso de desinfección, el cloro oxida la materia orgánica con la que entra en contacto, ya sean elementos vivos (gérmenes, algas) o inanimados (amoniaco, urea, etc) y, en este proceso, la molécula del cloro se transforma y pierde su poder oxidante. El resultado de la combinación del cloro con el amoniaco y la materia orgánica que contiene el agua es el cloro combinado residual, una forma que tiene un poder desinfectante muy bajo y causa irritaciones y malos olores. Por lo que su presencia en el agua de la piscina es un indicador de la calidad del agua, que hay que controlar cuando se utilice cloro o derivados del cloro como desinfectante. En España, el parámetro "Cloro combinado residual" está regulado mediante el Real Decreto 742/2013, en el que se establecen un valor de ≤ 0,6 Cl2 mg/L y se indica que en caso de superar los 3 mg/L deberá cerrarse el vaso hasta normalizar el valor.

Sobre el cloro combinado residual

La asociación británica Pool Water Treatment Advisory Group (PWTAG), formada por organizaciones y profesionales relacionados con el tratamiento del agua de piscinas, ha publicado una nueva nota técnica TN61 – Combined Chlorine – Understanding it and getting rid of it, en la que explica la importancia del cloro combinado, cómo medir sus niveles y cómo gestionarlos.

El documento es de utilidad para entender mejor los delicados equilibrios entre las reacciones químicas que tienen lugar en el agua de las piscinas, que es imprescindible tener en cuenta para conseguir unas buenas condiciones de baño.

Asi, la nota técnica da pistas sobre dónde podemos buscar el origen de un exceso de cloro combinado residual, por ejemplo, demasiado amoníaco en el agua, de lo que se puede deducir que las cargas de baño o la contaminación de los bañistas son demasiado altas, un exceso de cloración o deficiencias en el sistema hidráulico de la piscina.

Se explica también cómo monitorizar la presencia del cloro combinado residual y diferenciar de que tipo de cloro combinado se trata usando un comparador o fotómetro. 

 

 

 

 

TN61 – Combined Chlorine – Understanding it and getting rid of it, PWTAG

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir notícia: