Factores a tener en cuenta al escoger método de desinfección en piscinas

Factores a tener en cuenta al escoger método de desinfección en piscinas

tratamiento del agua

La desinfección continua del agua de las piscinas es necesaria para eliminar el riesgo de contaminación con virus, bacterias o parásitos, e impedir el crecimiento de algas y otros organismos que deterioran la calidad del agua. Pero, antes de iniciar cualquier tratamiento en una piscina, es recomendable tener en cuenta algunos factores importantes para la elección de un sistema efectivo y seguro de desinfección, que sea adecuado para el vaso.

 

Con el fin de prevenir riesgos para la salud humana derivados del uso de piscinas, los tratamientos a realizar en estas instalaciones serán los adecuados para que la calidad del agua de cada vaso cumpla con lo dispuesto en el RD 742/2013, que establece los criterios básicos técnico-sanitarios de la calidad del agua y del aire de las piscinas.

Existe una amplia gama de productos químicos desinfectantes disponibles para tratar el agua de las piscinas y, para realizar la elección correcta, el grupo británico de expertos relacionados con el tratamiento del agua de piscinas Pool Water Treatment Advisory Group recomienda tener en cuenta los siguientes factores:

La seguridad

Escoger únicamente productos autorizados para este uso.  En España, las sustancias biocidas utilizadas en el tratamiento del agua del vaso serán las autorizadas como biocidas tipo de producto 2: Desinfectantes y alguicidas no destinados a la aplicación directa a personas o animales, establecido en el Reglamento (UE) núm. 528/2012, relativo a la comercialización y el uso de los biocidas. Además, los productos biocidas utilizados deben figurar inscritos en el correspondiente Registro Oficial del Ministerio competente en materia de sanidad.

El resto de sustancias químicas utilizadas en el tratamiento del agua de cada vaso, se regularán por los requisitos contemplados en el Reglamento 1907/2006, relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos (REACH), por el Reglamento 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (CLP) y por otra legislación o normativa vigente que le sea de aplicación.

Compatibilidad con el agua de suministro

Se recomienda tener en cuenta la dureza del agua. Utilizar un desinfectante alcalino, por ejemplo hipoclorito de sodio o hipoclorito de calcio con el agua blanda (baja en iones de calcio y magnesio) y un desinfectante ácido con el agua dura, lo que ayudaría a la desinfección y exigiria un menor uso de otros productos químicos como ajustadores del pH.

Tipo y tamaño de la piscina

Los desinfectantes inorgánicos a base de cloro son buenas opciones para tratar las piscinas públicas, con el uso adicional de UV u ozono para mejorar la calidad del agua. Mientras que productos químicos alternativos, como el ácido tricloroisocianúrico (tricloro), pueden ser más apropiados para piscinas menos exigentes y piscinas al aire libre, donde la adición de ácido cianúrico ayudará a prevenir el agotamiento del cloro debido a la luz solar.  (Nota del PWTAG: el ácido cianúrico puede interferir con los controladores automáticos)

La carga de bañistas

Si la carga de bañistas en la piscina es frecuentemente alta y el cloro combinado excesivo es un problema, la desinfección secundaria con UV u ozono es útil para limitar las cloraminas y hacer frente a la amenaza de Cryptosporidium.

Valor del pH

Para que los desinfectantes con cloro funcionen correctamente, el valor de pH del agua de la piscina es fundamental. Cada aumento de 0,5 en el valor de pH aproximadamente duplica el cloro residual necesario para mantener el mismo nivel de desinfección. A un pH de 7,5 un nivel de cloro libre de 1,0 mg / l tiene una eficacia del 50%, es decir, equivalente a un nivel de cloro activo libre de 0,5 mg / l. Se recomienda que el valor de pH se mantenga entre 7,2 y 7,4 ya que la desinfección será más eficaz.

Estar atentos a los niveles de pH, ayudará a mantener un agua en perfectas condiciones, optimizando la eficiencia de los productos utilizados en el tratamiento, como los floculantes,  alguicidas o desinfectantes.

Desinfección secundaria con radiación UV

La radiación ultravioleta es un proceso de desinfección secundaria, que se utiliza en combinación con un desinfectante primario, generalmente el cloro. El PWTAG lo recomienda por dos motivos, su capacidad para reducir las cloraminas y por su capacidad para matar microorganismos, incluido el parásito Cryptosporidium, que es resistente a los tratamientos normales con cloro.  Además, su uso puede ayudar a reducir los niveles residuales de cloro necesarios para mantener el agua de la piscina en condiciones higiénicas adecuadas. 

Algunos aspectos a tener en cuenta:

  • El sistema UV debe diseñarse para tratar todo el flujo de agua a través del sistema de circulación de la piscina.
  • Los sistemas UV destinados al control de cloraminas y microorganismos deberán estar equipados con lámparas de presión media (amplio espectro entre 200 y 320 nm).
  • El sistema debe diseñarse para lograr un mínimo de 3 log (99,9%) de reducción del número de ooquistes infecciosos de Cryptosporidium parvum por paso a través del sistema UV
  • Los rayos UV pueden afectar la producción de trihalometanos (THM) en ambos sentidos, dependiendo de factores locales, pero generalmente se acepta que su efecto es neutro en la práctica, siempre que no se sobredosifique la radiación UV. Para evitar esto, los sistemas UV pueden estar equipados con controles de potencia variable.
  • Los niveles de cloro residual más altos de lo necesario pueden contribuir a la formación de subproductos de la desinfección. Los niveles entre 0,5 y 2 ppm deberían ser suficientes con el uso de un sistema UV. El cloro residual debe regularse amperométricamente; si se usa redox, debe tenerse en cuenta que los rayos UV no se oxidan.
  • Las lámparas UV de presión media pueden funcionar con una fuente de alimentación electrónica de bajo consumo, que permite un ajuste de potencia infinitamente variable a la lámpara, proporcionando un control preciso de la dosis, minimizando el consumo de energía y prolongando la vida útil de la lámpara.

 

 

Fuente:  Code of Practice THE MANAGEMENT AND TREATMENT OF SWIMMING POOL WATER, Pool Water Treatment Advisory Group, 2019

 

 

 

Compartir notícia: