El tratamiento UV del agua es efectivo frente a Cryptosporidium y Giardia

El tratamiento UV del agua es efectivo frente a Cryptosporidium y Giardia

tratamiento del agua

En el tratamiento del agua potable, los procesos físico químicos y la desinfección con cloro a veces no consiguen eliminar los ooquistes/quistes de Cryptosporidium y Giardia, respectivamente, y otras células de protozoos patógenos. En la eliminación de protozoos el tratamiento con radiación UV ha demostrado ser más efectivo que el cloro y, según un estudio realizado en Valencia, debería ser un paso necesario en el proceso de tratamiento del agua.

 

Protozoos patógenos transmitidos por el agua, como Cryptosporidium y Giardia, presentan una resistencia extrema a la desinfección química, pueden estar presentes en todo tipo de fuentes hídricas y son la causa de grandes brotes diarreicos en humanos.

Representan un reto de seguridad sanitaria, ya que las plantas potabilizadoras del agua no consiguen siempre eliminar por completo sus quistes y ooquistes mediante procedimientos fisico químicos y cloración, y a la vez, actualmente no existe en España una regulación específica en cuanto a los límites máximos admisibles de protozoos patógenos en el agua potable.

La radiación UV ha demostrado ser más eficaz que otros métodos para reducir la infectividad de estos patógenos. Un estudio de la Universitat Politècnica de València, realizado en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de La Presa (Manises, Valencia), analiza mediante técnicas moleculares la presencia de protozoos patógenos en el agua, antes y después de pasar por la ETAP, para evaluar la eficacia del tratamiento con radiación UV.

Determinar la presencia de protozoos en el agua

Dada la baja abundancia, pero alta infectividad, de protozoos patógenos en el agua, sobre todo en el agua potable, para poder caracterizarla en grandes volúmenes del líquido es necesario utilizar técnicas sensibles. Los autores del estudio destacan las técnicas moleculares, que son métodos más sensibles y específicos que los métodos convencionales, basados en la observación microscópica y en la tinción. Las técnicas moleculares, en particular aquellas basadas en la amplificación de ácidos nucleicos, son herramientas sumamente sensibles y específicas para la detección y la cuantificación de protozoos. 

En el estudio se aplicaron técnicas moleculares (metagenómica dirigida del 18S rDNA e immunofluorescencia), para evaluar la presencia de protozoos patógenos en el agua de la ETAP La Presa y establecer la eficacia del tratamiento UV allí aplicado, consistente en una dosis de desinfección UV final de 420 mJ/cm2.

Un total de 100 litros de agua bruta y 400 litros de agua antes y después del tratamiento de desinfección con UV en la ETAP se recogieron en garrafas de 25 litros, en cuatro muestreos diferentes, obteniéndose un total de 11 muestras.

Tratamiento UV del agua efectivo para Cryptosporidium y Giardia

Las muestras se trataron para poder identificar, por una parte  Cryptosporidium y Giardia por inmunofluorescencia y por otra parte protozoos patógenos mediante metagenómica de secuenciación dirigida 18S rDNA.

La identificación de Cryptosporidium y Giardia por IMS-IFA (Immunomagnetic Separation- Immunofluorescence Assay) se realizó visualizando muestras fijadas bajo el microscopio de epifluorescencia. Esta técnica es capaz de identificar los géneros, pero no la especie. Además, no se puede determinar la viabilidad o infectividad de los ooquistes/quistes. Los quistes de Giardia y los ooquistes de Cryptosporidium muestran una fluorescencia verde brillante bajo el microscopio de epifluorescencia. Giardia tiene un tamaño típico de 8 a 18 µ m de largo y de 5 a 15 µ m de ancho con forma ovalada o redonda, mientras que Cryptosporidium tiene un tamaño de 4 a 6 µ m de largo y tiene forma redonda u ovalada. 

Tratamiento UV del agua efectivo para Cryptosporidium y Giardia

Para la identificación de protozoos patógenos mediante metagenómica, se cuantificó la pureza y la concentración del ADN extraido. Las concentraciones de ADN más bajas fueron encontradas en las muestras de antes y después del tratamiento UV, mientras que las cantidades más altas de ADN se hallaron en muestras de agua bruta. Esto es lógico, ya que el agua bruta tiene mayor cantidad de microorganismos que el agua en el proceso de tratamiento. 

Los patógenos identificados, que representaron el 1.635% del total de protozoos secuenciados, se clasificaron en 4 grupos filogenéticos. Los porcentajes en los que los autores hallaron estos protozoos, evidencian la importancia de analizar volúmenes grandes de agua para poder realizar una detección eficaz. 

Tratamiento UV del agua efectivo para Cryptosporidium y Giardia

Giardia sp. y Giardia intestinalis se detectaron en el agua bruta y antes del tratamiento UV (muestreo 2) pero no después del mismo, lo que indica que el tratamiento UV aplicado resultó eficaz en la eliminación de estos patógenos durante el proceso de tratamiento del agua en la ETAP.

También se detectaron en el agua bruta diversas amebas de vida libre Entamoeba coli, miembros de la familia Hartmannellidae, Naegleria spp. y Naegleria clarki, pero ninguno de ellos se detectó después del tratamiento UV.

Curiosamente, Cryptosporidium spp fue identificado por IMS-IFA, pero no por metagenómica 18S rDNA, lo que podría ser debido a que los ooquistes de Cryptosporidium estuvieran vacíos.

Los autores del estudio concluyen que el tratamiento de desinfección del agua con lámparas UV,  que pueden ser fácilmente introducidas en el proceso de la ETAP, es efectivo para la eliminación de protozoos patógenos. Por lo que consideran que este tratamiento debería formar parte del proceso de tratamiento del agua potable en las ETAP.

 

 

Artículo:  Soler P, Quintanilla S., Moreno Y, Moreno L, Macián J. Evaluación de la eficacia del tratamiento UV para la desinfección del agua potable frente a protozoos mediante técnicas de IMS-IFA y Metagenómica

Fuente: aguasresiduales.info

 

 

Compartir notícia: