Las bacterias resistentes a los antibióticos causan 33.000 muertes anuales en la UE

Las bacterias resistentes a los antibióticos causan 33.000 muertes anuales en la UE

bacterias

Un estudio del ECDC estima en aproximadamente 33.000 las personas que anualmente mueren en la UE por una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos, siendo cerca del 70% infecciones nosocomiales o relacionadas con la asistencia médica. Reducir estas cifras puede ser un objetivo alcanzable mediante medidas adecuadas de prevención y control de las infecciones.

 

La carga estimada de infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos en la UE es sustancial , considerandose comparable a la de la gripe, la tuberculosis y el VIH / SIDA juntas. Desde el 2007, este tipo de infecciones va en aumento y se perfila como uno de los principales problemas de salud pública en Europa.  

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha publicado un estudio que estudia la carga de enfermedad, medida en número de casos, muertes atribuibles y años de vida ajustados por discapacidad (DALYs), de cinco tipos de infecciones causadas por bacterias de interés para la salud pública resistentes a los antibióticos en la UE. Las estimaciones realizadas se basan en datos de la Red Europea de Vigilancia de Resistencia Antimicrobiana (EARS-Net) de 2015.

Las combinaciones de bacterias y resistencia a los antibióticos incluidas fueron: Acinetobacter spp resistentes a la colistina, al carbapenem o a múltiples fármacos; Enterococcus faecalisEnterococcus faecium resistentes a la vancomicina, Escherichia coli resistente a la colistina, al carbapenem o a la cefalosporina de tercera generación; Klebsiella pneumoniae resistente a la colistina, al carbapenem o a la cefalosporina de tercera generación; Pseudomonas aeruginosa resistente a la colistina, al carbapenem o a múltiples fármacos; Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA); y Streptococcus pneumoniae resistente a la penicilina. En el estudio se incluyeron cinco tipos de infección: infecciones del torrente sanguíneo (BSI), del tracto urinario, del tracto respiratorio, infecciones de quirófano y otras infecciones.


bacterias

 

La carga total de infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos seleccionadas afectó en la mayor medida a los lactantes (menores de 1 año), seguidos de los mayores de 65 años.

67 · 9% (115 de 170) del total de DALYs por 100 000 personas fueron causados por infecciones de las cuatro bacterias resistentes con mayor efecto sobre la salud detectadas en el estudio: E coli resistente a cefalosporinas de tercera generación, MRSA, resistente a carbapenem, P. aeruginosa y K pneumoniae resistentes a la cefalosporina de tercera generación.

bacterias

Italia y Grecia presentaron una carga de enfermedad estimada sustancialmente más alta que otros países de la UE y del EEE. 

 

bacterias

La carga de infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos se concentró en la parte sur y este de la UE y el EEE 

Higiene y desinfección como medidas de prevención

En el estudio se estima que un 63.5% (426 277 de 671 689) de casos de infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos estuvieron asociadas con la atención médica, lo que resultó en un 72.4% (23.976 de 33.110) de muertes atribuibles y un 74.9%. (127 de 180) de AVAD por 100 000 habitantes.

Teniendo en cuenta que más de la mitad de las infecciones asociadas a la atención médica se consideran prevenibles, el ECDC considera un objetivo alcanzable reducir su carga mediante la adopción de medidas de prevención y control.

En un reciente documento publicado por el ECDC, en el que se exponen medidas y herramientas de control para prevenir la propagación de Enterobacterias resistentes al carbapenem en hospitales u otros entornos de atención médica, entre otras medidas, incluido un uso correcto de los antibióticos, se consideran la higiene y la desinfección como elementos básicos para prevenir la transmisión de este tipo de infecciones.

 

Una correcta higiene de las manos es un elemento central y la piedra angular para evitar las transmisiones. Las manos de los trabajadores de la salud pueden contaminarse durante la atención directa del paciente o después del contacto con el entorno del paciente. Se ha demostrado que la higiene de las manos es la medida más eficaz para limitar la transmisión cruzada de organismos resistentes a los antibióticos y por tanto prevenir las infecciones.

Por lo que se considera fundamental promover de una forma sostenida la higiene de las manos, transmitiendo las indicaciones y la técnica adecuadas para que el lavado de manos sea efectivo. Asimismo, la selección de agentes de higiene para las manos debe cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una correcta limpieza ambiental y de los equipos es otro aspecto básico a tener en cuenta. Las responsabilidades de limpieza ambiental y del reprocesamiento de los equipo deben estar bien definidas y descritas en los procedimientos internos del hospital.

Se recomienda asimismo que los hospitales revisen sus procesos de limpieza ambiental y de equipos, y consideren auditarlos, para garantizar su calidad.

 

 

Fuente: ECDC

 

 

 

Compartir notícia: