Control de plagas en IFS Food v7, la importancia de la formación

Control de plagas en IFS Food v7, la importancia de la formación

control plagas

El control de plagas en la industria alimentaria es un requisito imprescindible para proteger la salud del consumidor, el producto y también la reputación de una empresa. Por su relevancia para la seguridad alimentaria, los sistemas de certificación, como IFS, incluyen el control de plagas entre sus requisitos. La norma IFS Food v7, que es de obligado cumplimiento desde el pasado 1 de julio, incluye cambios respecto a este requisito,  entre ellos la formación de personal propio para poder supervisar las actividades de  control de plagas.

 

La nueva versión de la norma IFS Food, que desde el 1 de julio 2021 deben aplicar las empresas que utilizan este sistema de certificación de la seguridad alimentaria, introduce importantes cambios respecto a la formación del personal.  Estos cambios reflejan la introducción de nuevos retos y conceptos dentro del campo de la seguridad alimentaria, que tienen un impacto sobre las empresas del sector, certificadas o no contra esta norma.

A los requisitos mínimos de formación ya existentes en la versión anterior IFS Food v6, se añaden la formación en temas como el fraude alimentario, la formación específica del equipo del APPCC sobre el producto y los procesos, o el concepto de food defence. También en lo referente al control de plagas se establece un nuevo requerimiento de formación, que permita a personal propio realizar una supervisión continua de las actividades relacionadas con el control de plagas.

Control de plagas, nuevos requisitos

En su capítulo 4 Procesos operativos, la norma IFS Food establece que las empresas certificadas deben tener implantado un sistema de control de plagas. Entre otras medidas, este sistema debe incluir la identificación de plagas potenciales en el entorno de la fábrica, los biocidas aplicados, el mapeo de las estaciones de cebo, la frecuencia de las inspecciones o la definición de las responsabilidades externas e internas.

Con la nueva versión de la norma, para diseñar las medidas incluidas en el sistema de control de plagas se deben tener en cuenta, además de los aspectos contemplados ya en la versión anterior,  el tipo de materias primas y productos finales presentes en las instalaciones, los diseños de construcción de la planta susceptibles a la actividad de organismos plaga, como techos, sótanos, tuberías o esquinas, y por último, el control de plagas en los almacenes alquilados, si aplica. 

La versión IFS Food v7 incluye además un nuevo requisito importante: los establecimientos y las operaciones de la empresa deben estar diseñados para prevenir las infestaciones.

Y otro punto importante es la especificación de la responsabilidad. Si bien las empresas alimentarias pueden contratar a proveedores de servicios externos,  la responsabilidad de las acciones necesarias, incluida la supervisión continua de las actividades de control de plagas, permanece dentro de las empresas.

Esto implica que la empresa alimentaria debe nombrar y formar a personas del personal propio, para que estén capacitadas para supervisar de forma continua las medidas de control de plagas.

 

Fuente: IFS

 

Compartir notícia: 

Añadir nuevo comentario