Barcelona se prepara para la nueva temporada de actividad del mosquito tigre

Barcelona se prepara para la nueva temporada de actividad del mosquito tigre

mosquitos

La Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) ha puesto en marcha la campaña anual de prevención y control de mosquitos en espacios públicos de la ciudad,  dirigida especialmente a identificar los puntos de cria del mosquito tigre (Aedes albopictus) para tratarlos con larvicidas biológicos. La Agència ha elaborado también un mapa con 64 zonas donde potencialmente los mosquitos pueden convertirse en un problema.  

 

Hace ya años que el mosquito tigre (Aedes albopictus) está presente en la ciudad de Barcelona, bajo la atenta mirada de los técnicos de la ASPB encargados del Programa de vigilancia y control de mosquitos en los espacios públicos. El objetivo es mantener bajo control esta especie, que además de producir molestas picaduras puede llegar a transmitir enfermedades como el dengue, el zika o Chikungunya.

El Programa de vigilancia y control de mosquitos en Barcelona se estructura en cuatro líneas de trabajo:

  • La vigilancia continuada, entre abril y noviembre, de las zonas de riesgo, donde potencialmente pueden haber mosquitos
  • La atención a las incidencias ciudadanas, que son una fuente de información básica para detectar puntos conflictivos y aplicar medidas preventivas o de control.
  • La colaboración con el proyecto de ciencia ciudadana Mosquito Alert, que capta datos recogidos por los ciudadanos sobre la presencia de Aedes albopictus.
  • La vigilancia de enfermedades transmitidas por mosquitos, como estrategia preventiva para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades como el zika, dengue, Virus del Nilo Occidental o Chikungunya.

En este marco de actuaciones, la ASPB ha puesto en marcha la campaña anual de vigilancia continuada, especialmente dirigida a identificar los puntos de cria de Aedes albopictus en la via pública, para monitorizar y reducir su presencia.

La recogida sistemática de información de diferentes fuentes, como las inspecciones entomológicas, las incidencias ciudadanas o la revisión de trampas de captura ubicadas en la ciudad, permite elaborar un mapa de actividad del mosquito, que hace posible identificar las zonas problemáticas donde, previsiblemente al año siguiente habrá más abundancia de mosquitos.

Mapa de actividad

Teniendo en cuenta la actividad registrada el año pasado, la ASPB ha elaborado un mapa que identifica 64 zonas donde, potencialmente, las poblaciones de mosquitos pueden representar un problema. Desde abril hasta noviembre se intensificará la vigilancia en estas zonas y se intervendrá en los puntos donde se detecte actividad.

El mapa de actividad permite anticiparse a la proliferación de los mosquitos, con un seguimiento proactivo y aplicando medidas preventivas, de forma eficiente:  en la campaña de 2019 más del 80% de la actividad se registró en las zonas de vigilancia determinadas.  En la campaña del año pasado la ASPB realizó más de 100.000 inspecciones y seguimientos de elementos urbanos y se efectuaron más de 4.000 tratamientos con larvicidas biológicos, que no tienen ningún efecto sobre el medio ambiente ni sobre la salud de las personas.

Según los registros de la ASPB, la actividad de Aedes albopictus empieza a aumentar de forma significativa en julio, los meses con mayor actividad son agosto y septiembre, y en octubre se inicia el descenso. 

Las zonas de la ciudad donde se observa más actividad en la via pública corresponden a lugares con elementos de riesgo que pueden acumular agua de forma estable y sin movimiento, como sumideros arenosos, sumideros sifónicos o fuentes ornamentales.

Durante el estado de alarma por la Covid-19, el Servicio de Vigilancia y Control de Plagas de la ASPB, como servicio esencial a la ciudad, ha mantenido la vigilancia activa y la atención a las incidencias ciudadanas relacionadas con la presencia de plagas urbanas, así como las tareas de control en la vía pública, aplicando las medidas de prevención necesarias.

Implicación de la ciudadania

Teniendo en cuenta que la forma más eficiente de controlar la proliferación del mosquito tigre es eliminar sus lugares de cria, la implicación de la ciudadania en las propiedades privadas es también clave. Por este motivo, otra línea de trabajo de la campaña es la divulgación y sensibilización ciudadana.

Una hembra de mosquito tigre puede poner hasta 200 huevos en pequeños recipientes con agua estancada, como tiestos o platos, que podemos tener en el exterior, en terrazas o jardines, que eclosionaran en 6-7 dias.

Por lo tanto, la ASPB recuerda repetidamente la importancia de retirar estos recipientes, vaciarlos o voltearlos para que no pueda acumularse agua en ellos. Evitar que se acumule agua en espacios exteriores privados es una medida fundamental, ya que la mayoría de focos de cría se encuentran principalmente en las propiedades privadas.

 

Fuente: ASPB

 

 

 

Compartir notícia: