IFS lanza la versión 7 de su norma de seguridad alimentaria IFS Food

IFS lanza la versión 7 de su norma de seguridad alimentaria IFS Food

IFS Food

IFS acaba de lanzar la versión 7 de su norma de seguridad alimentaria IFS Food. La nueva versión sigue un enfoque basado en el riesgo, que identifica riesgos y peligros específicos de la empresa, pone mayor atención a la evaluación in situ y reduce el número de requisitos en un 15%. El enfoque no prescriptivo de IFS Food  7 permite soluciones personalizadas para cumplir con los requisitos del estándar.

 

En palabras de Chryssa Dimitriadis, Jefa del IFS Standard Management, una de las fortalezas de la nueva versión IFS Food 7 es que satisface mucho mejor las necesidades de las empresas, siguiendo un enfoque basado en el riesgo, dedicando más tiempo a la evaluación in situ, reduciendo los costes operativos y aumentando la eficiencia. Para Dimitriadis los cambios introducidos impulsan la mejora continua en el desempeño de las empresas, ayudándolas a mejorar su nivel de seguridad alimentaria y su gestión de la calidad mediante requisitos flexibles, que les permiten determinar los métodos que mejor se adaptan a sus condiciones específicas para controlar los peligros. 

En resumen, lo que se busca en IFS Food 7 es la mejora continua y la adaptabilidad a los diferentes tipos de empresas, así como la garantia de satisfacer las expectativas de los clientes respecto a la seguridad y calidad del producto. Vamos a ver algunas de las novedades introducidas.

Novedades de IFS Food 7

Una de las novedades del Capítulo 1 Gobernanza y compromiso  de la nueva versión de la norma es, la introducción del enfoque de cultura de la seguridad alimentaria en la empresa, que estará impulsada, al menos, por los siguientes elementos:

  • Comunicación sobre políticas y responsabilidades en materia de seguridad de los alimentos
  • Formación
  • Opinión de los empleados sobre cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria
  • Medición del rendimiento

Otra novedad en este apartado es que se añade como información a incluir en el sistema de seguridad alimentaria de la empresa aspectos de relacionados con Food Defence y con el Fraude Alimentario.

En el Capítulo 2 Sistema de gestión la seguridad y calidad alimentaria, se recoge la obligatoriedad de que exista un sistema para el control del acceso a los registros electrónicos y se establece que los documentos se deben mantener disponibles en su última versión y de tal forma que su revisión o enmienda posterior no sea posible. Todos los registros y la información documentada se mantendrán de acuerdo con los requisitos legales y se añade que también con los del cliente.

Dentro de los requisitos del equipo del APPCC se recoge la importancia de la formación específica sobre el producto y los procesos, asi como la obligatoriedad de que en este equipo se incluya personal operario. 

Respecto al análisis de peligros, se incluyen explícitamente los peligros radiológicos y los alérgenos, los peligros relacionados con los materiales en contacto con los alimentos y los materiales de envasado, asi como los peligros asociados al ambiente de trabajo. 

En relación a la higiene del personal, en el Capítulo 3 Gestión de recursos,  se introduce la obligatoriedad de realizar un análisis de riesgo para determinar los requisitos que debe cumplir el sistema de lavado de la ropa de trabajo, ya sea en la empresa, en la lavanderia o por parte del empleado. El lavado debe realizarse regularmente y los requisitos deben incluir, como mínimo, mantener siempre suficiente separación entre la ropa limpia y la sucia, definir las condiciones de lavado (temperatura del agua y dosis de detergente) y cómo prevenir la contaminación de la ropa hasta su nuevo uso.

Respecto a la formación del personal, a los requisitos mínimos ya existentes se añaden la formación sobre el fraude alimentario, la calidad del producto y food defence, así como la retroalimentación de las acciones formativas realizadas anteriomente.

En el Capítulo 4 Procesos operativos, se establece que la empresa debe controlar los procesos de compras a proveedores para garantizar que todas las materias primas, productos semiacabados, materiales de embalaje y servicios de origen externo, que tengan impacto en la seguridad alimentaria y la calidad del producto, se ajusten a unos requisitos previamente definidos. Las auditorias a proveedores deberan estar realizadas por personas competentes y con experiencia en esta tarea.

En este apartado se incluyen tres puntos nuevos relacionados con la subcontratación de parte del procesamiento del producto y / o el envasado primario y / o etiquetado. El primero es la obligación de tener documentada esta subcontrata en el sistema propio de gestión de la calidad y la seguridad alimentaria y de garantizar el control de los procesos externalizados para asegurar que la seguridad y calidad de los alimentos no se ve comprometida.

El segundo establece que debe existir un contrato escrito que cubra los procesos subcontratados y que describa cualquier cambio realizado en relación con él, incluidos los controles, el muestreo y los análisis durante el proceso. Y e tercero, establece que la empresa deberá aprobar al proveedor de los procesos subcontratados o bien mediante certificación por una norma de certificación de seguridad alimentaria reconocida por GFSI, o bien por una auditoría del proveedor, realizada por una persona competente y con experiencia, que deberá incluir, como mínimo, requisitos de seguridad alimentaria, calidad del producto, legalidad y autenticidad.

Respecto a la vigilancia y control de plagas, un nuevo requisito establece que los establecimientos y las operaciones deben estar diseñados para prevenir las infestaciones de plagas. Para establecer las medidas de control de plagas se deben tener en cuenta, además de los aspectos contemplados ya en la versión anterior,  el tipo de materias primas y producto final, los diseños de construcción susceptibles a la actividad de plagas, como techos, sótanos, tuberías o esquinas, y el control de plagas en los almacenes alquilados, si aplica. Cuando la empresa contrata a un proveedor externo de servicios para el control de plagas, todos los requisitos especificados anteriormente deben estar claramente definidos en el contrato de servicio. Se designará y capacitará a una persona de la empresa para monitorear las medidas de control de plagas implementadas. Se especifica que, incluso si el servicio de control de plagas se subcontrata, las responsabilidades de las acciones necesarias (incluida la supervisión continua de las actividades de control de plagas) permanecerán dentro de la empresa.

En el Capítulo 6 Plan de Food Defence se establece que la responsabilidad del plan de defensa alimentaria deberá estar claramente definida y que los responsables deberán tener los conocimientos y la formación específicos adecuados y contar con el pleno compromiso de la alta dirección.

La empresa deberá desarrollar un plan de defensa alimentaria basado en la probabilidad, que se implementara en relación con las amenazas evaluadas. Debera incluir: los requerimientos legales, la identificación de áreas y/o de prácticas críticas, la política de acceso de los empleados, visitantes y contratistas y demás medidas de control apropiadas. El plan de defensa alimentaria se deberá revisar, al menos, una vez al año y se actualizará cuando sea apropiado.

Finalmente, se añade el  requisito de que la comprobación de la eficacia del plan de defensa alimentaria y de las medidas de control relacionadas se deban incluir en la auditoría interna y en el plan de inspección, y se eliminan los requerimientos sobre Seguridad del establecimiento.

Para una información más detallada sobre los cambios que introduce la nueva versión de la norma puede consultarse el documento IFS Food v7 checklist compared with IFS Food v6.1 checklist de IFS. 

 

Fuente: IFS

 

 

Compartir notícia: