La listeriosis sigue aumentando en la UE

La listeriosis sigue aumentando en la UE

seguridad alimentaria

A diferencia de la salmonelosis y la campilobacteriosis, cuyo número de casos en la UE se ha mantenido estable durante los últimos cinco años, la listeriosis sigue su tendencia de crecimiento. A pesar de que su incidencia es mucho menor que la de otras zoonosis, la listeriosis es de gran relevancia para la salud pública por ser una de las enfermedades más graves transmitidas por los alimentos.

 

En el informe anual sobre las zoonosis en Europa durante 2017, publicado por la EFSA, destacan las tendencias de tres de las principales enfermedades transmitidas por los alimentos en la UE: la campilobacteriosis, la salmonelosis y la listeriosis. 

La campilobacteriosis sigue siendo con diferencia la zoonosis más notificada desde 2005, si bien en el período entre 2013 y 2017 el número de casos parece haberse estabilizado. En cuanto a la salmonelosis, tras varios años de declive, la tendencia a la baja, que comenzó en 2008, se ha estancado. La bacteria Salmonella sigue siendo, como en años anteriores, la causa más común de brotes transmitidos por los alimentos.

Y, finalmente, destaca la sostenida tendencia al alza de la listeriosis, que sigue causando tasas altas de mortalidad, especialmente en grupos vulnerables. Revertir la tendencia de la listeriosis es una de las prioridades para la EFSA.

seguridad alimentaria

Listeriosis en la UE

Aunque todavía es relativamente rara, la listeriosis humana es una de las enfermedades transmitidas por los alimentos más grave, con una alta hospitalización y mortalidad. La vigilancia de la listeriosis humana en la UE se centra en las formas graves e invasivas de la enfermedad, que afectan especialmente a los siguientes grupos de riesgo: ancianos, personas inmunocomprometidas, mujeres embarazadas y bebés. En el 2017 se notificaron en la UE 2.480 casos confirmados de listeriosis invasiva y, en general, la infección fue fatal para uno de cada 10 pacientes. 

La listeriosis invasiva ha mostrado una tendencia creciente significativa desde que se inició su vigilancia en la UE en 2008, y  en los últimos 5 años (2013-2017), ha mostrado una tendencia significativamente mayor.

En 2017, la tasa de notificación en la UE fue de 0,48 casos por 100.000 habitantes. Finlandia, Dinamarca y Alemania presentaron las tasas más altas con 1.62, 1.01 y 0.88 respectivamente, mientras que las menores tasas de notificación fueron de Bulgaria, Croacia y Chipre, con ≤ 0.2 por 100.000 habitantes.

España notificó una tendencia significativamente creciente en el número de casos entre 2013 y 2017, y contabilizó 284 casos confirmados en 2017.

listeriosis

Listeria en los alimentos

Una amplia gama de productos alimenticios pueden contaminarse ocasionalmente con la Listeria durante pasos de la producción y distribución de los alimentos, particularmente durante la etapa de procesamiento de los mismos. Especialmente, diversos alimentos listos para el consumo (RTE "ready-to-eat") han estado implicados en casos o brotes de listeriosis en humanos.

Por ello, algunos Estados Miembros centran su esfuerzo de muestreo especialmente en aquellos alimentos RTE que apoyan el crecimiento de  L. monocytogenes y que se almacenan durante largos períodos, a temperaturas de refrigeración, antes del consumo. Los alimentos RTE clásicos de alto riesgo para L. monocytogenes son la carne y productos cárnicos, pescado y productos de la pesca y quesos.

En 2017, los niveles más altos de L. monocytogenes se detectaron en pescado y productos pesqueros (6%), seguidos de ensaladas RTE (4.2%), carne y productos cárnicos RTE (1.8%), quesos blandos y semiblandos (0,9%), frutas y verduras (0,6%) y quesos duros (0,1%).

Sin embargo, el recuento de Listeria rara vez superó el límite de seguridad alimentaria en alimentos listos para el consumo. Los resultados no satisfactorios en las diferentes categorías de alimentos RTE fueron consistentemente más altos en la etapa de procesamiento, en comparación con los minoristas, y más altos en pescado y productos pesqueros (0.2–3.9%) seguidos de los quesos blandos y semiblandos (0.1–2.5%) y otros productos lácteos  (0-1,5%).

 

Fuente: The European Union summary report on trends and sources of zoonoses, zoonotic agents and food-borne outbreaks in 2017, EFSA

 

 


listeria

Higiene Ambiental Consulting, junto con Ambientalys, hemos desarrollado una formación técnica especializada, con el objetivo de formar acerca de cómo se desarrolla esta bacteria dentro de la industria alimentaria, dar a conocer las estrategias, técnicas y productos para controlarla y aprender a identificar los sistemas de detección y prevención más adecuados.

Esta formación se imparte en modalidad on-line y tiene una duración de 25 horas.

Más información sobre el  Curso on-line: Listeria: prevención y control en la industria alimentaria

 

 

Compartir notícia: