Los microplásticos pueden alcanzar la cadena alimentaria a través de los mosquitos

Los microplásticos pueden alcanzar la cadena alimentaria a través de los mosquitos

seguridad alimentaria

El plástico está prácticamente en cada rincón del medio ambiente y sus ecosistemas. Este contaminante de lenta degradación se ha detectado en multitud de organismos vivos, incluido el ser humano. Los insectos voladores no son una excepción, ya que los ingieren en el agua durante el estado larvario y se mantienen en su cuerpo a través de la metamorfosis hasta el estadio adulto, lo que contribuye a expander los microplásticos por la cadena trófica. 

 

El plástico sigue una vía hasta el momento desconocida para contaminar el medio ambiente y entrar en la cadena alimentaria. Investigadores de la Universidad de Reading en Reino Unido han detectado pequeños fragmentos de plástico en el interior de mosquitos, que depositan sus huevos en el agua. Los microplásticos presentes en el agua son consumidos por las larvas y permanecen de forma crucial en el mosquito a través de la metamorfosis hacia la pupa (que no se alimenta) y luego a los adultos. 

Sin perder sus características perniciosas, las partículas de descomposición del plástico se introducen dentro de la cadena trófica y terminan en nuestros organismos y en los de la mayoría de los seres vivos.

Los microplásticos pueden originarse a partir de los plásticos contaminantes, que tardan cientos de años en descomponerse en el medio ambiente, y estudios han revelado que se encuentran muy extendidos en los oceanos y en el agua dulce en todo el mundo. También se liberan directamente en las aguas residuales como pequeñas partículas presentes en muchos productos cosméticos. Dada su abundancia en sistemas acuáticos, es inevitable que sean ingeridos por organismos acuáticos y transferidos a través de la cadena alimentaria a otras criaturas.

Ahora ya sabemos que no solo el agua está repleta de plástico: organismos con fases larvarias en el agua, como libélulas o mosquitos, tienen la capacidad de actuar como vectores y transferirlos a ecosistemas terrestres y aéreos en sus formas adultas. Los insectos contaminados son consumidos por vertebrados terrestres y aves, que de este modo quedan también expuestos a estos contaminantes.

seguridad alimentaria

Para comprobar este hecho, los científicos de Reading utilizaron microplásticos (perlas de poliestireno) fluorescentes de diferentes tamaños (2 µm y 15 µm), que fueron ingeridos por larvas de mosquitos Culex, y observaron su transferencia entre las etapas de vida de los mosquitos.

La transferencia depende del tamaño de la partícula; las de 2 µm se transfieren fácilmente de las larvas a las pupas y a las etapas adultas, mientras que la tasa es significativamente menor en el caso de las partículas de 15 µm. Los microplásticos parecen acumularse en los túbulos de Malpighi, que forman parte del sistema excretor del mosquito.

 

 

Fuente: Up and away: ontogenic transference as a pathway for aerial dispersal of microplastics

 

 

Compartir notícia: