Salmonella y Campylobacter incrementan su resistencia a los antibióticos

Salmonella y Campylobacter incrementan su resistencia a los antibióticos

salmonella

En la UE, las infecciones con bacterias transmitidas por los alimentos, como Salmonella y Campylobacter, se vuelven más difíciles de tratar debido a su creciente resistencia a los antibióticos utilizados habitualmente para combatirlas. Esta es una de las conclusiones del último informe de ECDC y EFSA sobre la resistencia a los antimicrobianos en las zoonosis.

 

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), acaban de publicar su informe anual sobre el estado de la resistencia a los antibióticos en bacterias zoonóticas que afectan a humanos, animales y alimentos.

Los datos, recogidos durante 2017 y 2018, muestran que una gran proporción de la bacteria Salmonella, la causa más común de brotes humanos de origen alimentario en la UE, es multi-resistente (resistente a tres o más antibióticos).

Por otra parte, en el caso de Campylobacter, causa del mayor número de casos de toxiinfecciones alimentarias humanas en la UE, 16 de 19 países que aportaron datos notificaron porcentajes muy altos o extremadamente altos de resistencia a la ciprofloxacina.  La ciprofloxacina es una fluoroquinolona, ​​una clase de antibióticos categorizados como críticamente importantes para su uso en humanos. 

La resistencia a la ciprofloxacina en humanos fue común, particularmente en ciertos tipos de Salmonella, y la resistencia a altas concentraciones de ciprofloxacina aumentó en general de 1.7% (2016) a 4.6% (2018). También se notificaron altas proporciones de resistencia a la ciprofloxacina en aislados de Salmonella y E. coli en aves de corral.

Sin embargo, la resistencia combinada (simultánea a dos antimicrobianos de importancia crítica) a  las fluoroquinolonas y las cefalosporinas de tercera generación en Salmonella y a las fluoroquinolonas y macrólidos en Campylobacter sigue siendo baja.

Resistencia antimicrobiana en Salmonella 

El informe recopila datos sobre la resistencia a los antibióticos en Salmonellas no tifoideas aisladas de humanos, diversas especies de animales destinados al consumo humano y sus correspondientes canales.

En humanos, en 2018, se detectaron altas proporciones de resistencia a sulfonamidas (30.5%), tetraciclinas (28.8%) y ampicilina (25.9%)

Respecto a los animales, en 2017 se recogen datos de Salmonella  en poblaciones de aves de corral, porcinas, bovinas, y en canales de estas especies, mientras que en 2018 los datos son de aislamientos de Salmonella de canales de pollos y pavos de engorde, así como datos obtenidos de muestras de los Planes Nacionales de Control de pollos de engorde, gallinas ponedoras y pavos de engorde.

Entre los aislados de Salmonella spp. de canales de cerdos y terneros se observaron los niveles más altos de resistencia a la ampicilina, el sulfametoxazol y la tetraciclina. La mayoría de los EM que aportaron datos registraron niveles de resistencia de alta a extremadamente alta a estos antimicrobianos en canales de cerdo (53%, 59.5% y 56.8% respectivamente), mientras que, generalmente, varió de moderada a muy alta entre aislamientos de canales de terneros (24.4%, 30.5% y 28% respectivamente).

Según los datos de los hisopos de canal de aves de corral recuperados en 2018, la resistencia general a la ampicilina, el sulfametoxazol y la tetraciclina varió de moderada a muy alta.

Se observó resistencia a la ampicilina a niveles generales moderados, tanto en canales de pollo de engorde como de pavo (13.7% y 16.5%, respectivamente ) y resistencia al sulfametoxazol a un nivel general alto en canales de pollos de engorde y a un nivel moderado en canales de pavo (33,9% y 13,7%, respectivamente). La resistencia a la tetraciclina se observó en un nivel general alto en canales de pollos de engorde y un nivel muy alto en canales de pavo (35.5% y 57.3%, respectivamente). 

La resistencia a la (fluoro) quinolona, ciprofloxacina y ácido nalidíxico en canales de pollo se notificó en niveles altos a extremadamente altos por muchos de los EM, con una resistencia general de 51.4% y 48.8%, respectivamente.

Respecto a la resistencia combinada (MDR) a tres o más clases de antimicrobianos y a los niveles de susceptibilidad a los fármacos de Salmonella spp. en canales de animales destinados al consumo humano, en general, se observó MDR a niveles altos en canales de cerdos, pollos de engorde y terneros (47.4%, 32.7% y 22%, respectivamente), y a un nivel moderado en canales de pavos (15.1%).

Resistencia antimicrobiana en Campylobacter spp.

A nivel general, los datos obtenidos de Campylobacter jejuni y C. coli de origen humano y animal en 2017-2018, mostraron niveles de resistencia de muy altos a extremadamente altos a las fluoroquinolonas, que son antibióticos de importancia crítica (CIA) para el tratamiento de infecciones por Campylobacter en humanos. Se observó una tendencia creciente en la resistencia en varios países tanto en humanos como en animales.

C. jejuni es la principal especie de Campylobacter responsable de infecciones humanas y generalmente predomina en aves de corral, mientras que C. coli , reconocida como la segunda especie de Campylobacter más común que afecta a los humanos, se encuentra con frecuencia también en aves de corral y suele mostrar niveles más altos de resistencia a antimicrobianos de relevancia para la salud publica, en comparación con C. jejuni.

La monitorización de Campylobacter  en animales destinados al consumo humano se centró principalmente en las especies C. jejuni y C. coli. en aves de corral, especialmente pollos de engorde y pavos.

En los aislamientos de Campylobacter  de muestras de carne de pollos de engorde y pavos , la resistencia generalmente se observó a niveles más altos en C. coli que en C. jejuni. Los niveles más altos de resistencia se observaron para la ciprofloxacina, el ácido nalidíxico y la tetraciclina (porcentajes generales: 54-83%) teniendo en cuenta todos los MS que aportaron datos. En general, la mayoría de los EM informaron niveles de resistencia de altos a extremadamente altos a estos antimicrobianos.

La presencia de aislados de Campylobacter que muestran resistencia combinada a la ciprofloxacina y la eritromicina es de gran importancia para la salud pública, ya que ambos compuestos están reconocidos como CIA para el tratamiento de las infecciones por Campylobacter en humanos (OMS, 2019). Teniendo en cuenta todos los países informantes, se detectó una resistencia combinada general a estos antimicrobianos en el 9,7% de los aislados de C. coli recuperados de los cerdos (136/395), el 6,5% de los aislados de C. coli de los pollos de engorde (22/339) , 1.1% de aislamientos de C. jejuni de pollos de engorde (42 / 3,519 ), 1.0% de aislamientos de C. jejuni de pavos (12 / 1,190 o 2.0% - 12 / 1,174 solo para MS) y 1.0 % en aislamientos de C. jejuni de terneros (6/585) (Figura 5).

Los niveles de resistencia combinada (MDR) entre los aislados de Campylobacter recuperados de animales destinados al consumo humano se muestran a continuación.. En general, se observó un nivel moderado de MDR en aislamientos de C. coli recuperados de cerdos de engorde (16.8%), y en niveles más bajos en aislamientos de C. coli recuperados de pollos de engorde (8.0%) y de C. jejuni recuperados de terneros (4.1%), pollos de engorde (1.2%) y pavos de engorde (1,2%).

Considerando la susceptibilidad completa a las cuatro clases de antimicrobianos (ciprofloxacina / ácido nalidíxico, eritromicina, tetraciclina y gentamicina), se observaron las proporciones más altas de aislamientos que muestran susceptibilidad completa entre C. jejuni de terneros (39.5%) y C. coli de cerdos (33.0% ) Las proporciones fueron más bajas para los aislamientos de C. jejuni de pollos de engorde y pavos (21.3% y 21.6% respectivamente) y menos del 10% para los aislamientos de C. coli de pollos de engorde (7.1%).

Entre los aislados de aves de corral, la susceptibilidad completa se observó generalmente a niveles ligeramente más altos en los aislados de C. jejuni en comparación con los de los aislados de C. coli.

Estudios recientes concluyen que los rumiantes juegan un papel importante en los casos humanos de Campylobacter (Mossong et al., 2016; Thepault et al., 2018). Por lo que la EFSA considera necesario un mejor conocimiento de los niveles de resistencia de C. jejuni y C. coli, no solo en aves de corral sino también en cerdos y rumiantes, y sugiere un monitoreo obligatorio de estas dos especies de Campylobacter en las diferentes producciones animales.

 

Fuente: The European Union Summary Report on Antimicrobial Resistance in zoonotic and indicator bacteria from humans, animals and food in 2017/2018, EFSA/ECDC

 

 

Compartir notícia: