Legionelosis, cómo prevenirla en circuitos ACS de viviendas

Legionelosis, cómo prevenirla en circuitos ACS de viviendas

legionella

La legionelosis asociada a instalaciones de agua caliente sanitaria de viviendas particulares no es habitual pero puede suceder. Aunque quedan fuera del ámbito de la normativa, estas instalaciones constituyen un ambiente propicio para la proliferación de la bacteria Legionella y es interesante conocer algunas recomendaciones orientadas a prevenir posibles infecciones. La Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) nos lo explica.

 

Los casos esporádicos de legionelosis en España, uno de los paises de la UE con mayor incidencia de esta enfermedad, representan un alto porcentaje del total de casos notificados. Sin embargo, existe un gran desconocimiento en relación a los focos de origen de estas infecciones.

Una de las posibilidades, poco habitual pero que se ha detectado en los últimos años, son los casos esporádicos de legionelosis posiblemente asociados a los circuitos de agua de los domicilios privados. 

Para que una instalación pueda ser una fuente de infección debe propiciar la multiplicación de la bacteria Legionella y generar aerosoles. Las instalaciones interiores de agua caliente sanitaria ubicadas en edificios dedicados al uso exclusivo de viviendas particulares no se encuentran dentro del ámbito de la normativa sanitaria para la prevención y el control de la legionelosis. Sin embargo, pueden constituir un ambiente propicio para la proliferación de la bacteria y algunos puntos, como las duchas, pueden generar aerosoles.

Por lo que es interesante, especialmente en el caso de las viviendas de las personas más susceptibles de contraer la legionelosis, como son las de edad avanzada, o con enfermedades crónicas y/o inmunodeficiencia,  tener en cuenta algunos consejos de la Agència de Salut Pública de Barcelona para prevenir la legionelosis en casa.

Recomendaciones sanitarias

Estas recomendaciones de la ASPB están basadas en las operaciones de mantenimiento descritas en el Anexo 3 del RD 865/2003 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

Revisión de la instalación

  • Evitar el estancamiento de agua en las tuberias y en los calentadores de gas o eléctricos durante períodos de tiempo superiores a una semana. Realizar purgas periódicas para favorecer la renovación del agua
  • Revisar que en la instalación no hayan tramos de tubería ciegos ni puntos muertos donde el agua quede estancada
  • Revisar periódicamente el estado de conservación y limpieza de grifos y duchas para que no aparezcan calcificaciones ni otras incrustaciones.
  • Comprobar periódicamente que la temperatura del agua caliente sanitaria llegue a 50ºC en las duchas. En el caso de detectar temperaturas inferiores se debería revisar el correcto funcionamiento de la instalación.
  • Comprobar periódicamente que la temperatura del calentador de gas o eléctrico sea superior a 60ºC, en caso de que el calentador acumule agua

Realizar analíticas de Legionella en duchas y puntos representativos de la instalación puede ayudar a conocer el riesgo potencial. Estos análisis deben realizarse por laboratorios acreditados.

Limpieza y desinfección de la instalación

Se recomienda hacer una limpieza y desinfección anual del circuito de agua caliente de la vivienda, incluyendo el interior de los calentadores que acumulen agua y todos los elementos desmontables,  según el anexo 3.B del RD 865/2003.

Para ello:

  1. Elevar la temperatura del calentador a 70ºC al menos dos horas y posteriormente abrir de manera secuencial todos los grifos y duchas durante 5 minutos, asegurándose de que la temperatura a la que sale el agua supera los 60ºC.
  2. Los elementos desmontables, como duchas, deben limpiarse a fondo para eliminar las incrustaciones y desinfectarlos. Para la desinfección se deben sumergir estos elementos en una solución de 20mg / l de lejía durante 30 minutos y posteriormente enjuagar con agua.
  3. Si los elementos no se pueden desmontar, se pueden cubrir con un paño impregnado de la misma solución durante 30 minutos.

 

Fuente: ASPB

 

 

Compartir notícia: 

Añadir nuevo comentario