Mosquitos invasores, Aedes japonicus se expande por la cornisa cantábrica

Mosquitos invasores, Aedes japonicus se expande por la cornisa cantábrica

mosquitos

Aedes japonicus forma parte de las especies de mosquitos invasores más relevantes en todo el mundo. Detectada en España por primera vez en Asturias (2018) gracias a la plataforma de ciencia ciudadana Mosquito Alert, esta especie se encuentra en expasión por la cornisa cantábrica. Siguiendo una estrategia de vigilancia que combina el muestreo de campo activo con datos de origen ciudadano, en 2020 fue posible detectar la especie en otras regiones del norte de España como Cantabria y País Vasco.

 

El historial de invasiones de Aedes japonicus en todo el mundo es notable y solo superado por los de Aedes aegypti (mosquito de la fiebre amarilla) y Ae. albopictus (mosquito tigre). Europa no ha escapado a esta capacidad de invasión, donde fue detectado por primera vez en 2000 en Francia. 

En los años posteriores le siguieron, entre otros, Bélgica, Suiza, Alemania, Austria, Eslovenia, Paises Bajos, Hungria, Croacia e Italia. España se incorporó a la lista en 2018, gracias a la notificación de una persona de la región de Asturias, a través de la plataforma de ciencia ciudadana Mosquito Alert y la posterior verificación de campo

El estudio del primer hallazgo en España sugirió que la introducción no era reciente, ya que la especie ya se encontraba a lo largo de una área de muestreo de 10 km en un paisaje rural. El área probablemente colonizada se estimó entonces en un mínimo de 827 km2, aunque se sugirió la hipótesis de una superficie colonizada mucho más amplia, en base a notificaciones a Mosquito Alert de ejemplares altamente compatibles con la especie, posteriores al hallazgo del ejemplar confirmado.

mosquitos invasores

El esfuerzo conjunto entre 2018 y 2020 entre Mosquito Alert, el Ministerio de Salud, las autoridades locales e investigadores académicos han permitido descubrir la especie en nuevas regiones del norte de España, como Cantabria y Pais Vasco. Los datos obtenidos en este periodo de vigilancia en el que se recopilaron observaciones obtenidas tanto mediante el uso de trampas de mosquito en el campo como de notificaciones enviadas por los ciudadanos a través de Mosquito Alert, elevaron el área estimada de ocurrencia de Ae. japonicus de <900 km2 en 2018 a > 7000 km2 en 2020.

Aedes japonicus 

Aunque en la naturaleza Ae. japonicus se reproduce en huecos de árboles y rocas, también puede utilizar contenedores artificiales, especialmente neumáticos usados y contenedores más grandes, como abrevaderos. La especie suele causar molestias moderadas a los humanos, especialmente en las cercanías de bosques caducifolios. Es activo durante el día y la noche, y en su mayoría es exofílico, pero ocasionalmente entra en las casas. 

Esta especie puede identificarse por el patrón de su tórax, con una serie de líneas doradas sobre fondo marrón, distinto al de la línea blanca sobre fondo negro del mosquito tigre.

mosquitos invasores

 

Aedes japonicus es capaz de soportar inviernos fríos y nevadas en forma de huevos o larvas. Su resistencia al frio le ha permitido establecerse en gran parte del centro de Europa y encontrar en la cornisa cantábrica unas condiciones idóneas para expandirse.

Aedes japonicus se ha convertido en la tercera especie de mosquito invasor con capacidad vectorial registrada en Europa, después de Aedes albopictus y Aedes aegypti, y en la segunda de ellas que ha conseguido establecerse en España. Aunque por el momento no se considera un riesgo sanitario de gran relevancia, Aedes japonicus puede transmitir enfermedades víricas, especialmente el virus del Nilo Occidental, que circula en algunas zonas de Europa.

Cómo se introdujo en España es por el momento una incógnita. Se piensa que los mosquitos invasores utilizan estrategias de dispersión estratificadas, que combinan el transporte pasivo de larga distancia por medios de transporte de mercancías a granel, como barcos y camiones, con la dispersión de medio / corto alcance en automóviles y en vuelo propio activo. La introducción masiva de etapas inmaduras de especies de mosquitos del género Aedes a través de envíos comerciales internacionales se considera actualmente el mayor reto como via de entrada y establecimiento de las especies, mucho mayor que la llegada de ejemplares adultos a los aeropuertos.

 

La presencia  de Ae. japonicus en el norte de la Península merece, según los autores, un trabajo adicional, especialmente en términos de muestreo, en la región vecina de Galicia en la misma zona climática, que podria mostrar una distribución de la especie más amplia de lo que se conoce actualmente. Además, en los próximos años, su objetivo será evaluar las relaciones genéticas entre los grupos de Ae. japonicus en la UE y compararlas con Ae. japonicus en otras regiones del mundo para inferir estrategias de dispersión de la especie.

 

 

Fuente:   Roger Eritja, Sarah Delacour-Estrella, Ignacio Ruiz-Arrondo, Mikel A. González, Carlos Barceló, Ana L. García-Pérez, Javier Lucientes, Miguel Á. Miranda & Frederic Bartumeus   At the tip of an iceberg: citizen science and active surveillance collaborating to broaden the known distribution of Aedes japonicus in Spain, Parasites & Vectors

 

 

Compartir notícia: 

Añadir nuevo comentario