El proyecto de ciencia ciudadana Mosquito Alert amplia sus ámbitos de actividad

El proyecto de ciencia ciudadana Mosquito Alert amplia sus ámbitos de actividad

mosquitos

El proyecto de ciencia ciudadana para la vigilancia de mosquitos que transmiten enfermedades Mosquito Alert no deja de innovar y ampliar sus ámbitos de actividad. Hace unos días se anunció el lanzamiento de una nueva versión de su app, disponible ahora en 18 paises europeos, en la que se incluyen nuevas especies de mosquitos, asi como un nuevo módulo para estudiar su comportamiento y crear un mapa de picaduras en humanos. Esta información ayudará a desarrollar modelos para predecir el riesgo de brotes de arbovirosis. 

 

Hace ya cinco años que el proyecto Mosquito Alert involucra a los ciudadanos para que contribuyan a captar información, mediante una app, sobre mosquitos con potencial de transmitir enfermedades. Se inició con la creación de un mapa participativo, a nivel del estado español, de la distribución del mosquito tigre (Aedes albopictus), una especie invasora que desde el 2004 se ha ido estableciendo en gran parte de la Península y que se considera un problema de salud pública por su capacidad de transmitir los virus del dengue, Zika, chikungunya y fiebre amarilla. A lo largo de estos años, el proyecto ha permitido detectar por primera vez el mosquito tigre en nuevas zonas de la geografia española y registrar el avance de su establecimiento en España.

En el 2016 se incorporó al proyecto la vigilancia de la potencial llegada a España del mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti), una especie de enorme importancia sanitaria, considerada como el principal y más eficaz transmisor de dengue, fiebre amarilla, chikungunya y Zika. Aedes aegypti es una especie en expansión y, con el aumento global de la temperatura media, muchas regiones del Mediterráneo tienen ya las condiciones climáticas adecuadas para que se establezca durante todo el año. Por esto, es muy importante mantener la vigilancia para detectarla y erradicarla antes de que se establezca.

Durante el verano de 2018, Mosquito Alert permitió detectar por primera vez la presencia en Asturias de una nueva especie exótica de mosquito, el Aedes japonicus, cuya expansión por la Península se considera inevitable. Esta tercera especie no tiene tanta relevancia sanitaria como el mosquito tigre y el mosquito de la fiebre amarilla, pero es un vector eficiente del virus de la fiebre del Nilo Occidental.

La combinación de la colaboración ciudadana,  en la que los voluntarios han informado de más de 18.300 avistamientos de mosquitos, con el conocimiento científico de los expertos de Mosquito Alert y las nuevas tecnologias han sido hasta el momento, sin duda, un éxito en este proyecto, coordinado por cuatro instituciones públicas; el CREAF (Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals), la Universidad Pompeu Fabra (UPF), ICREA (Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados) y el CEAB-CSIC (Centro de Estudios Avanzados de Blanes).

Nueva app y nuevos retos

Pero los motores de Mosquito Alert no paran y este año se ha renovado de nuevo la app que permite la participación ciudadana. 

La nueva versión amplia a cinco el número de especies de mosquitos vectores en observación, cuatro de ellas invasoras (Aedes albopictus, Aedes aegypti, Aedes japonicusAedes koreicus) y la quinta es nativa, el mosquito común Culex pipiens. El mosquito común no solo pica a las personas sino también a una gran variedad de mamíferos y aves, lo que hace que la especie pueda ser un transmisor puente de enfermedades entre animales y personas, especialmente el virus del Nilo Occidental del cual es un excelente vector.

Con la nueva app también es posible notificar cuándo y en qué parte del cuerpo te ha picado un mosquito. Una información que permitirá realizar un mapa de picaduras y estudiar las interacciones humano-mosquito, a través de las cuales pueden circular los virus. En este sentido, la plataforma de Mosquito Alert participa en el proyecto Human-Mosquito Interaction Project, en el que genética, ciencia ciudadana y sociología se aúnan para entender las redes humano-mosquito por donde circulan las enfermedades.

Además, la aplicación ha pasado a formar parte de la red europea AIM-Cost Action y del Versatile Emerging infectious disease Observatory (VEO) y ya está disponible en 18 países europeos.

El proyecto AIM-COST tiene el objetivo de crear una red transfronteriza a escala europea para la vigilancia y el control de mosquitos invasores del género Aedes, que representan un nuevo problema de salud pública en Europa. Esta armonización del sistema de seguimiento de los Aedes invasores en Europa incluye la incorporación de la ciencia ciudadana a nivel europeo, mediante la plataforma Mosquito Alert, como herramienta para complementar los seguimientos convencionales con trampas. 

Por otra parte, el proyecto VEO consiste en crear un observatorio de enfermedades infecciosas emergentes, que permita aglutinar información para desarrollar herramientas de alerta precoz. En este caso, se utilizará la ciencia ciudadana desarrollada por Mosquito Alert para proporcionar información a tiempo real sobre la abundancia de mosquitos y las interacciones humano-mosquito. Esta información, combinada con datos genéticos buscando patógenos en las poblaciones de mosquitos, casos humanos detectados con enfermedades y otros datos servirán para alertar sobre los riesgos de brotes, así como para guiar el muestreo y las medidas de control.

Control inteligente de mosquitos 

Otras de las iniciativas en las que participa Mosquito Alert están encaminadas hacia el desarrollo de modelos innovadores que permitan predecir y visualizar a tiempo real el riesgo de epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Una de ellas es la iniciativa pionera #MosquitoAlertBCN, en colaboración con la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB),  que pondrá a la ciudad de Barcelona al frente en el control inteligente del mosquito tigre. El objetivo final es crear un sistema de predicción, a tiempo real, del riesgo de transmisión de las enfermedades asociadas al mosquito tigre, como el dengue o el chikingunya, para anticiparse y prevenir brotes epidemiológicos. Una experiencia que podrá ser exportada al resto de ciudades españolas, y a nivel internacional.

La información obtenida por Mosquito Alert alimentará también con datos a tiempo real la iniciativa Big Mosquito Bytes, un nuevo proyecto que propone utilizar la ciencia ciudadana y el Big Data para predecir a tiempo real donde hay la mayor densidad de interacciones humanos-mosquitos, y analizar dónde es más probable que se pueda llegar a desarrollar un brote epidémico, a partir de unos pocos casos aislados. A partir de modelos matemáticos dinámicos alimentados con datos de vigilancia de mosquitos, climáticos, ambientales, sociodemográficos, de movilidad humana y epidemiológicos y espaciales se busca poder predecir el riesgo de epidemias, así como visualizar este riesgo a tiempo real.

 

 

 

Fuente: Mosquito Alert

 

 

Compartir notícia: