Normas de bioseguridad frente a la gripe aviar en explotaciones avícolas

Normas de bioseguridad frente a la gripe aviar en explotaciones avícolas

Cabeza de polloEl factor más importante de riesgo de entrada del virus de la gripe aviar en una explotación avícola es el hecho de que se llegue a producir el contacto entre las aves de corral y aves migratorias que sean portadoras del H5N1. Esto ocurre especialmente en explotaciones cercanas a humedales y rutas migratorias, y sobre todo si están al aire libre. Por otro lado, también puede producirse el brote si se introducen aves procedentes de las zonas de riesgo o por problemas de higiene en los vehículos y en las instalaciones.

Dado que las vías de contagio de la enfermedad son las secreciones, excreciones o a través de vestimenta, instrumental, vehículos, etc., es imprescindible extremar las medidas de higiene y control de acceso a las explotaciones. Concretamente, se trata de mantener una buena limpieza de las áreas adyacentes a la explotación, evitar la presencia de aguas estancadas, evitar la anidación de aves externas a la explotación, proteger los depósitos de agua del contacto con aves acuáticas, controlar a otros animales y especies de la explotación, intensificar los mecanismos de control de plagas, etc. Además, deberá realizarse un estricto control de las visitas a la explotación (personas y vehículos).

Como hemos indicado más arriba, las zonas de mayor riesgo son las cercanas a humedales y a rutas migratorias. En ambos casos, lo más razonable es no mantener las aves de la explotación al aire libre para evitar el contacto con las aves en migración o acuáticas y no darles de beber agua procedentes de depósitos de superficie donde también puedan acceder aves silvestres.

Humedal

Nota: resumen del documento Normas de bioseguridad frente a la Influenza aviar en explotaciones avícolas (en pdf), publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Compartir notícia: