Retos y oportunidades para la industria de los insecticidas

Retos y oportunidades para la industria de los insecticidas

insecticidas

Existe una actual tendencia a disponer de menos insecticidas para el control de plagas en la UE, principalmente debido a la implementación del Reglamento de Biocidas. Ante esta situación, la industria de los biocidas está invirtiendo en el desarrollo de nuevas formulaciones y tecnologias de aplicación para ingredientes activos ya existentes. 

 

La implementación de los exigentes requerimientos del Reglamento 528/2012 sobre uso y comercialización de biocidas, asi como los largos y costosos procesos de autorización de las sustancias activas y los productos biocidas, está produciendo la retirada de productos insecticidas del mercado de la UE.

Estas formulaciones, diseñadas en su momento para cumplir con otros requerimientos, no son necesariamente adecuadas para los requisitos de los nuevos procesos de registro actuales. Como consecuencia vemos surgir la tendencia  a un menor número de insecticidas disponibles para la industria del control de plagas. 

Uno de los problemas importantes que surge con la pérdida de insecticidas es una mayor dificultad para implementar la rotación de productos, una estrategia utilizada para maximizar la eficiencia y reducir el riesgo de aparición de resistencia en las poblaciones de insectos.

Una parte esencial del Control Integrado de Plagas (MIP) es cambiar entre familias de productos con diferentes tipos de ingredientes activos con diferentes, que tienen modos de acción distintos. Si se pierde una opción, es crucial que existan alternativas disponibles, ya sea por ejemplo una nueva formulación o un regulador del crecimiento. 

Por eso, los principales fabricantes están muy comprometidos con la inversión en investigación para encontrar nuevas soluciones insecticidas, ya sean formulaciones o tecnologías, diseñadas para que se ajusten al marco de registro actual del Reglamento de Biocidas.

Mejorar las formulaciones de sustancias activas existentes

Gran parte de la investigación impulsada por los fabricantes actualmente se enfoca en el desarrollo de nuevas tecnologías de formulación para ingredientes activos ya existentes y probados, con los actuales requerimientos normativos en mente.

La idea es encontrar la mejor via o método para aplicar el ingrediente activo, buscando como hacer llegar el producto al insecto de la manera más efectiva. Conseguir el máximo rendimiento del biocida mediante nuevas formulaciones permitirá utilizar una cantidad menor del ingrediente activo y a la vez obtener un mayor rendimiento.

Por ejemplo, Bayer ha desarrollado el producto K-Othrine Partix®, que contiene el conocido ingrediente activo deltametrina, cuya innovadora formulación aumenta su biodisponibilidad para controlar un amplio espectro de plagas por un período de hasta 12 semanas al mismo tiempo que reduce los niveles de ingrediente activo en el  medio ambiente. En este producto, el ingrediente activo se incorpora en partículas más grandes y sólidas que en las formulaciones clásicas, lo que permite que la aplicación no se pierda en las cavidades microscópicas de las zonas tratadas y permanezca en la superficie, aumentando la biodisponibilidad y el contacto con la plaga.

Usar menos producto es importante desde un punto de vista ambiental. Asimismo, cuantos menos tratamientos se realicen, menores serán las posibilidades de que las plagas desarrollen resistencia.

Tecnologias de aplicación innovadoras

Otro espacio del mercado donde existen posibilidades de negocio para la innovación es la tecnología de pulverizadores y boquillas, productos cuyo diseño no ha cambiado desde hace años. 

Según el director técnico de Bayer, Richard Moseley, cada vez será más esencial comprender el funcionamiento de las boquillas y las tasas de pulverización. Si las nuevas tecnologias de formulación son una necesidad, igualmente importante es disponer de métodos de aplicación optimizados  para utilizarlas con la mayor eficiencia posible

Por ejemplo, en el tratamiento de las chinches de la cama, disponer de una boquilla con un diseño que permitiera una aplicación más directa y focalizada en grietas y hendiduras haria posible que los insecticidas nuevos de alto rendimiento funcionaran con todo su potencial.

 

Fuente: BPCA

 

 

 

Compartir notícia: