Criterios para la toma de muestras de agua de consumo

Criterios para la toma de muestras de agua de consumo

tratamiento del agua

La recogida de muestras representativas es uno de los elementos fundamentales dentro de los programas de control de calidad del agua de consumo, con el fin de obtener datos reales de las características físicas, químicas, biológicas, microbiológicas o radiológicas de una determinada masa de agua. Según los objetivos de la muestra y los parámetros a analizar variará la sistemática a aplicar.

 

La correcta toma de muestras de agua para su posterior análisis en laboratorio es un proceso complejo y con multitud de aspectos a tener en cuenta antes, durante y después de la captación de esa porción de agua que nos ha de aportar una determinada información. 

Es importante que la muestra de agua tomada sea homogénea y representativa, y que el proceso de toma, transporte y conservación no modifiquen las propiedades a analizar. Esto es esencial para evitar resultados de ensayo cuya fiabilidad pueda ser cuestionada.

Existen diferentes tipos de toma de muestras, basados esencialmente en la forma en la que se obtiene la porción de agua que será sometida a ensayo. Pero en este artículo nos centraremos en las muestras que se toman para el análisis del agua de consumo y el agua de piscinas, de acuerdo a la información recogida en la tercera parte de la Guía para el funcionamiento de los Laboratorios de Ensayos de Aguas. Criterios para la Toma de Muestras, editada por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) 

Toma de muestras de agua de consumo

En el caso del agua de consumo la toma de muestra es puntual, es decir, es una muestra instantánea, que se toma de forma aleatoria, en un punto del sistema y un momento determinado. Este tipo de muestra nos da información de las condiciones del sistema en el momento del muestreo, no siendo extrapolables sus valores a otros momentos y situaciones. 

La toma de muestras compuestas, es decir dos o más muestras mezcladas en proporciones adecuadas (discreta o continuamente) y de donde puede obtenerse el valor medio de la característica deseada, no suele estar indicada para el agua de consumo, excepto para estudios especiales.

El objetivo para el cual se realiza la toma puede ser controlar la calidad de un proceso dentro del sistema de tratamiento o distribución, identificar fuentes  de contaminación o cumplir con requisitos normativos.

Habitualmente las tomas de muestras de agua de consumo se realizan en un grifo y pueden requerir la retirada de filtros u otros accesorios, la desinfección del grifo (si se van a tomar muestras para la determinación de parámetros microbiológicos) o a la realización de una purga antes de tomar la muestra.

En el caso de no disponer de grifo (por ejemplo, depósitos o puntos del interior de la ETAP), se introducirá en la masa de agua el envase para tomar la muestra, sumergiendolo unos 30 cm de la superficie, en una ubicación alejada de los puntos de cloración y de llenado. 

Determinar la calidad del agua en el sistema de distribución

Para determinar la calidad del agua en el sistema de distribución (red de distribución, depósitos, bocas de riego) los grifos seleccionados como punto de toma deben encontrarse próximos a los conductos principales, estar limpios y sin accesorios, y poder ser desinfectados. Para asegurarse de que la toma es representativa del agua que circula por la conducción, deberá realizarse una purga previa a la toma de muestras.

Es importante que la identificación del punto de toma se realice de forma que se asegure la posibilidad de repetir la toma por una persona distinta en el mismo punto. Por tanto, deberá detallarse la información necesaria que permita una descripción inequívoca del punto. 

En el caso de sistemas de tratamiento y distribución, para el control del agua suministrada la AEAS sugiere: 

  1. Purgar
  2. Tomar las muestras para parámetros físico-químicos (incluidas las determinaciones “in situ”), en el orden apropiado para minimizar la contaminación cruzada de las muestras por reactivos. 
  3. Cerrar el grifo. 
  4. Retirar los dispositivos accesorios 
  5. Desinfectar el grifo 
  6. Purgar el grifo 
  7. Tomar las muestras para parámetros microbiológicos. Si se usa hipoclorito (lejía) para desinfectar el grifo, se debe medir el cloro residual libre antes de tomar las muestras. 

En el caso de que el objetivo sea analizar parámetros microbiológicos, se deberán descartar aquellos elementos que no se pueden limpiar y desinfectar con plena seguridad y que pueden alterar la representatividad de la muestra del sistema de distribución. Las bocas de riego, hidrantes o similares no son adecuados para obtener muestras microbiológicas representativas de la red de suministro.​

toma de muestras de agua

Para conocer la calidad del agua tal y como se suministra para su consumo, es decir, para evaluar la calidad del agua de consumo incluyendo la red de servicio interior del edificio, no se realizará purga.

Para analizar parámetros físico-químicos, en el caso de análisis de contaminación por metales en grifo del consumidor, se recomienda seguir las indicaciones del Real Decreto 140/2003  y el Real Decreto 902/2018 que lo modifica.

Para evaluar la calidad del agua en condiciones reales de consumo o exposición (p.ej. en caso de epidemias), se tomará la muestra inmediatamente después de haber abierto el grifo, y no se desinfectará el grifo ni se realizará purga. 

En el caso de Legionella, en función del objetivo de la toma, el Real Decreto 865/2003 (Anexo 6) establece las pautas concretas para realizar la toma de muestra:

  • En depósitos de agua caliente y fría (acumuladores, calentadores, calderas, tanques, cisternas, aljibes, pozos, etc.) se tomará un litro de agua de cada uno, preferiblemente de la parte baja del depósito, recogiendo, si existieran, materiales sedimentados. Medir temperatura del agua y cantidad de cloro libre y anotar.
  • En la red de agua fría y caliente se tomarán muestras de agua de los puntos terminales de la red (duchas, grifos, lavamanos),  intentando elegir habitaciones no utilizadas en los días previos a la toma. En la red de agua caliente se deberán tomar muestras de la salida más cercana y de la más lejana al depósito, de la salida más cercana al punto de retorno y de otros puntos terminales considerados de interés.
    Se tomará un litro de agua, recogiendo primero una pequeña cantidad (unos 100 ml) para después rascar el grifo o ducha con una torunda que se incorporará en el mismo envase y recoger el resto de agua (hasta aproximadamente un litro) arrastrando los restos del rascado. Medir temperatura del agua y cantidad de cloro libre.
  • En torres de refrigeración, condensadores evaporativos u otros aparatos de refrigeración que utilicen agua en su funcionamiento y generen aerosoles, se tomará un litro de agua del depósito (en el punto más alejado del aporte) y del retorno.
    Recoger posibles restos de suciedad e incrustaciones. Medir la temperatura del agua y la cantidad de cloro libre.
  • Dependiendo del estudio epidemiológico, se tomarán muestras de otras instalaciones como piscinas, pozos, sistemas de riego, fuentes, instalaciones termales, así como de otros equipos que aerosolicen agua, como nebulizadores, humidificadores o equipos de terapia personal. En estos supuestos el número de puntos a tomar muestra de agua dependerá del tipo de instalación y su accesibilidad, y el volumen de agua a tomar dependerá de la cantidad de agua utilizada en su funcionamiento. En cualquier caso se deberá medir la temperatura y el cloro.

A parte, en aquellos casos en los que no se incurre en contradicción con este Real Decreto, se debe considerar lo indicado en la norma UNE 100030 (Anexo F)

Determinar la calidad del agua de piscina

Según Real Decreto 742/2013, los puntos de toma de muestra de agua de piscinas serán representativos de cada vaso y del circuito. Al menos se deberá disponer de:

  • Un punto en la entrada del vaso o salida de tratamiento antes de la entrada del vaso. En las piscinas de nueva construcción se dispondrá de grifos adecuados para la toma de muestra instalados en el punto de muestreo del circuito
  • Uno en el propio vaso, en la zona más alejada a la entrada del agua al vaso.

El envase para tomar la muestra se sumerge a una profundidad de 10-30 cm, se llena colocando el envase en sentido contrario al flujo y se cierra inmediatamente.

 

 

 

Fuente: Guía para el Funcionamiento de los Laboratorios de Ensayo de Aguas. Parte III: Criterios para la Toma de Muestras, AEAS 2019

 

 

 

Compartir notícia: