Detección rápida de Legionella pneumophila en el aire

Detección rápida de Legionella pneumophila en el aire

legionella

La inhalación de aerosoles contaminados con la bacteria Legionella pneumophila son la principal causa de infecciones de legionelosis en Europa. Detectar la presencia de la bacteria en el aire, como método de prevención y control, es una propuesta desarrollada en la Universidad Politécnica de Madrid, donde investigadores han creado un protocolo que en pocas horas permite constatar si la bacteria se encuentra en el aire muestreado.

 

En el marco del proyecto AIRBIOTA-CM, cuyo objetivo es conocer y modelizar la contaminación biológica del aire urbano, investigadores del grupo Bioingeniería y Materiales (BIO-MAT) de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales (ETSII) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han desarrollado un método para detectar, en menos de 24 horas, la bacteria Legionella pneumophila en el aire. Este patógeno se transmite por la inhalación de aerosoles contaminados que se originan en una gran variedad de sistemas que utilizan agua, como fuentes, spas, humidificadores, sistemas de riego o torres de refrigeración.

Entre los diversos métodos para detectar e identificar esta bacteria en muestras ambientales o clínicas, la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) destaca por su rapidez y alta sensibilidad. La aplicación directa de esta técnica en muestras de aire ambiente es inusual, debido al escaso material presente en las muestras, en que además las bacterias patógenas están mezcladas con abundantes bacterias no patógenas y partículas biológicas en suspensión.

La tecnologia desarrollada en la UPM consiste en un ensayo de dos PCRs, que permite detectar exclusivamente el ADN de la bacteria Legionella pneumophila en muestras de aire exterior, con una baja concentración de ADN y sin necesidad de cultivos previos. 

Para recolectar las partículas del aire utilizan un dispositivo inventado y patentado por varios miembros del equipo de investigación, que consiste en un captador móvil acoplado a un dron, o bien uno estático (tipo Hirst). Las partículas, incluidas las bacterias, quedan atrapadas sobre una sustancia adherente y, posteriormente, el material genético de dichas partículas (ADN) es extraído y analizado directamente por PCR.

Aunque el método no permite saber si las bacterias en la muestra son infecciosas o viables, si permite detectar rápidamente su presencia y ayudar a prevenir la aparición de brotes de legionelosis o de formas más leves de la enfermedad, como la fiebre de Pontiac, que podria estar causada por la exposición a endotoxinas de la Legionella o a partes de la bacteria que no son capaces de provocar neumonía.

El trabajo, publicado en Environtmental Research, se considera de gran interés para la salud pública, por su rapidez y especificidad en detectar la dispersión de Legionella pneumophila en el aire.

 

Fuente: www.upm.es

 

Compartir notícia: