El amianto, un riesgo más allá del entorno laboral

El amianto, un riesgo más allá del entorno laboral

amianto

La mayor parte de los estudios de exposición al amianto y su impacto sobre la salud se centran en el entorno laboral. Sin embargo, existen otras vias de exposición, menos analizadas pero igualmente peligrosas. Un artículo publicado en la revista Archivos de Prevención de Riesgos Laborales realiza un análisis de estudios que analizan el riesgo de mesotelioma pleural maligno en personas con exposición no laboral al amianto.

 

Los efectos de la exposición laboral al amianto sobre la salud son bien conocidos y están contemplados en el cuadro de enfermedades profesionales, como es el caso de la asbestosis, las afecciones fibrosantes de pleura y pericardio, los mesoteliomas pleural, peritoneal y de otras localizaciones, el cáncer de pulmón y el cáncer de laringe.

No obstante, también puede existir exposición al amianto en entornos no laborales, sobre la que tenemos poca información. Estas otras vias de exposición se dividen generalmente en tres grupos: la exposición residencial o de vecindario, la exposición en el hogar y la exposición doméstica.

La primera se refiere a la que se produce al vivir cerca de fábricas de amianto o lugares cuyo subsuelo es, de forma natural, rico en amianto. La exposición en el hogar se produce por degradación o manipulación de materiales, usados en las estructuras, que contienen amianto, como techos o aislamientos, o en actividades lúdicas como las reformas del hogar o la jardinería. Por último, la exposición doméstica es la producida por las fibras traídas a casa por los trabajadores del amianto, por ejemplo en su ropa o pelo, o por la convivencia con personas profesionalmente expuestas a este material.

Cuando se habla de exposición ambiental al amianto, normalmente se incluye la exposición residencial y del hogar, pero no la exposición doméstica. Y, por otra parte, la exposición por contacto en el hogar y la doméstica suelen englobarse juntas.

Riesgo de mesotelioma pleural maligno

Obtener más información sobre el riesgo de mesotelioma pleural maligno (MPM), un tipo de cáncer provocado casi exclusivamente por la exposición a las fibras de amianto, en personas que no han estado expuestas laboralmente, es el objetivo de un estudio realizado en EEUU en el 2017.

Para ello, se realizó una revisión bibliográfica de estudios publicados entre 1967-2016 y que analizan este riesgo. Posteriormente se realizó un meta-análisis para calcular las estimaciones de riesgo de MPM agrupadas, diferenciando según si la exposición fue residencial(vecindario) o en el hogar, y  según el tipo de fibra de amianto predominante (crisotilo, anfíboles o mixtas). Cumplieron los criterios de inclusión en el meta-análisis 18 estudios, realizados en 12 países y con un total de 665 casos. En 11 de los 18 estudios incluidos, el origen de exposición al amianto en el hogar o vecindario fue industrial. 

En total, se identificaron 13 estimaciones del riesgo de MPM asociado a exposiciones en el vecindario, 10 en el hogar y una por exposición mixta, que se combinaron utilizando modelos de efectos aleatorios.

Se calculó el riesgo relativo agrupado o meta riesgo relativo (meta-RR) para las distintas exposiciones. En estadística aplicada al análisis de datos en epidemiología, el riesgo relativo es el resultado de dividir el riesgo en el grupo con el factor de exposición (o factor de riesgo) entre el riesgo en el grupo de referencia, que no tiene el factor de exposición (RR= incidencia acumulada en expuestos/incidencia acumulada en no expuestos).

El meta-riesgo relativo general fue de 5,9 (IC del 95%: 4,4 a 8,7) y los meta-RR para las exposiciones en hogares y vecindarios fueron de 5,4 (IC del 95%: 2,6 a 11,2) y 6,9 (IC del 95%: 4,2 a 11,4) respectivamente. 

Los meta-RR para la exposición de vecindario a crisotilo, fibras mixtas y anfíboles fueron elevados, 3.8, 8.4  y 21.1 respectivamente, mientras que para los estudios de hogares fueron de 4.0, 5.3 y 21.1. Para el crisotilo los resultados no fueron estadísticamente significativos, tanto a nivel de vecindario como para la exposición en el hogar. 

Finalmente, al estratificar por tipo de fibra y exposición doméstica versus residencial, se obtuvo un meta-RR de 2,5 a 3,2 veces mayor para fibras mixtas respecto al crisotilo y un meta-RR de 5,3 a  5,6 veces mayor para fibras anfíboles respecto al crisotilo. 

Visión global del riesgo 

Aunque teniendo en cuenta las limitaciones de la cantidad y calidad de la información disponible, la revisión realizada nos ofrece una visión global del riesgo de MPM ante la exposición no laboral al amianto, no sólo cualitativamente sino también cuantitativamente.

En ella se observa que el riesgo de exposición no laboral al amianto es consistente con la respuesta obtenida a nivel laboral.

A pesar de que la mayoría de pacientes con mesotelioma tienen una historia de exposición laboral al amianto, también existen casos en los que no es posible identificar claramente este tipo de exposición, y que por tanto podrían deberse a una exposición ambiental, residencial o doméstica. Los autores del estudio consideran importante tener en cuenta este factor a la hora de recopilar la información en la historia clínica de los pacientes, para poder formular un diagnóstico correcto.

Otro aspecto que se destaca en el artículo es lo conveniente de disponer de estudios de calidad para obtener una evidencia científica sobre un posible nivel de exposición seguro a los diferentes tipos de fibras de amianto, si es que este nivel existe. 

 

Fuente: Beatriz Calvo Cerrada: Revisión sistemática sobre el riesgo de mesotelioma pleural en población expuesta a amianto fuera del entorno laboral,  Archivos de Prevención

 

 

Compartir notícia: