Las ratas que se vuelven plaga

Las ratas que se vuelven plaga

plagas urbanasHoy publicamos un interesante artículo de la revista Plagas Urbanas (Esinal Ediciones) sobre la cercana relación entre ratas y humanos en ciudades. Además de producir daños materiales, estos roedores son potenciales transmisores de enfermedades a seres humanos y otros animales.

 

Las ratas que se vuelven plaga

Las ratas son animales que viven próximos al ser humano. Se han adaptado a las ciudades y eligen sobre todo aquellos lugares donde hay suciedad y basura. Adquieren hábitos diferentes de comida, llegando a devorar hasta el 10% de su peso cada día y se reproducen a una velocidad asombrosa.

El promedio de vida de las ratas es de un año pero comienzan a procrear a partir de los tres meses de edad y pueden criar hasta cinco veces en un año, con un promedio de 8 a 12 crías. Lo que hace que literalmente por la velocidad de procreación, las ratas sean consideradas plagas.

Las ratas, tienen muy desarrollado el sentido del gusto y del tacto, en cambio  tienen poca habilidad visual pero su sentido de la vista es muy sensible a los cambios de luz. Es por eso que es sabido que las ratas prefieren los  hábitos nocturnos.plagas urbanas

Para poder realizar movimientos en la oscuridad, poseen bigotes y pelos denominados guardianes en su cuerpo, que son sensores que le permiten realizar con total libertad destrezas por la noche, o en lugares realmente oscuros, como madrigueras, alcantarillas o desagües.

Enfermedades de las ratas

De la cercana relación entre ratas y humanos es importante destacar no sólo los daños que éstas provocan en la ciudad sino también las enfermedades graves que se transmiten entre ellas, a otros vertebrados y a humanos, entre ellas podemos citar: Fiebre hemorrágica argentina, Tifus murino, Peste bubónica, Leptospirosis, Fiebre por mordedura de rata, Salmonelosis, etc.

Estas enfermedades pueden transmitirlas a través de tres métodos:

  • Por intermedio de vectores propios de la rata (pulgas, piojos, ácaros); tal es el caso de la Peste bubónica, Tifus murino y Ricketsiosis vesicular.
  • A través de sus excrementos, orina, secreciones nasales, saliva, etc.
    Aquí las enfermedades o sus agentes causales se transforman y evolucionan activamente dentro de la rata, siendo luego transmitidas por  mordeduras, etc.
    Enfermedades como Leptospirosis, Rabia, Teniasis, Triquinosis y otras son propagadas de esta forma.
  • Finalmente, un número indefinido de enfermedades que los roedores pueden propagar simplemente por la transmisión mecánica (arrastre) de materias infectadas de un lugar a otro.
    Hepatitis, Fiebre tifoidea, Tuberculosis y otros.

No menos importante resulta destacar que los roedores representan un enorme potencial contaminante de alimentos y medio ambiente en general; aunque esto no represente necesariamente la transmisión de enfermedades, los elementos de contaminación puede provocar cuadros alérgicos o simple rechazo y pérdida de alimentos por daño estético.

A modo de referencia, basta indicar que una pareja de ratas produce, en un año, un promedio de 25.000 excrementos, 4 a 5 litros de orina y 100.000 de pelos.

Hantavirus
Una de las enfermedades con más renombre es la del hantavirus. Se contagia al humano a través de las excreciones, saliva u orina de las ratas cuando el ser humano respira el aire en contacto con estas excreciones infectadas, aunque también puede contagiarse a través de una mordedura, o al estar en contacto con estos animales y llevar alguna de las partes que estuvo en contacto con la rata a la nariz o la boca. En los humanos este tipo de contacto puede  causar la fiebre hemorrágica con síndrome renal, y el síndrome de malestar respiratorio agudo.plagas urbanas

Tifus murino
Otra de las enfermedades es el Tifus murino, que es transmitido al hombre a través de la pulga que se encuentra en el roedor. Las RICKETSIAS que causan el Tifus murino son introducidas en el torrente sanguíneo al rascarse el hombre y por lo tanto frotar las heces de las pulgas infestadas, o bien al depositar la pulga sus heces en una excoriación cutánea.

La Peste Bubónica
Al igual que en el caso anterior, es la pulga el vector que transmite la enfermedad de la rata al hombre. Fue denominada "Peste negra" y asoló a Europa, Asia y Africa, causando millones de muertes.

La Peste bubónica, la más común de las formas clínicas en que se presenta, se caracteriza por inflamación aguda y dolorosa de los ganglios linfáticos correspondientes al sitio de la infección original. La invasión secundaria de la corriente sanguínea da lugar a la localización de la infección en diversas partes del cuerpo, incluyendo las meninges; tiene una letalidad notificada del 50%.

La peste neumónica primaria es la forma más grave y muy infecciosa; se presenta en epidemias locales y a veces muy devastadoras.

Los actuales tratamientos han reducido notablemente la letalidad de la peste bubónica, las formas neumónicas y septicémicas también responden a los tratamientos cuando se diagnostican y tratan precozmente.

La Peste Urbana ha sido controlada en casi todo el mundo, y la rural es relativamente rara. Sin embargo, en muchas partes la peste sigue siendo un peligro latente.

Leptospirosis
Esta enfermedad es transmitida al hombre por la orina de las ratas o por contacto directo o indirecto con los roedores enfermos. Las espiroquetas que se encuentran en el agua o en los alimentos pueden pasar a través de las mucosas o penetrar por minúsculas abrasiones cutáneas. Es una enfermedad que oscila entre benigna y grave, pero generalmente no es mortal.

Salmonelosis
Las heces de rata que contengan bacterias infecciosas contaminan el alimento y el agua, los cuales a su vez enferman al hombre.

 

Algunas indicaciones para poder prevenir las ratas y así las enfermedades que éstas nos pueden contagiar, es no dejar basura por mucho tiempo cercana a alguna entrada de la casa, mantener las normas de higiene correspondientes, tapar agujeros posibles donde alguno de estos animales pueda escabullirse dentro de la casa, mantener los lugares, si es que se tienen animales, limpios, y controlar minuciosamente rastros de estos posibles invasores, ya sean bolsas de basura rotas, heces, o indicios de que anduvieron por nuestro hogar.

De ser así, alguna de las posibilidades para eliminarlas podría ser:  el uso de trampas, el control por gatos y perros, el sonido y aparatos electrónicos, la selección y la colocación de cebo  y la consulta con un profesional.

 

Fuente: Revista Plagas Urbanas

 

 

Compartir notícia: