Abejas y avispas asiáticas son actualidad, por su desaparición y expansión respectivamente

Abejas y avispas asiáticas son actualidad, por su desaparición y expansión respectivamente

avispa asiatica

Mientras que siete especies de abejas acaban de ser declaradas "Especies en Peligro" en EEUU y contarán con una protección especial para minimizar la progresiva desaparición de estos polinizadores insustituibles, la avispa asiática, uno de los mayores enemigos de las abejas, continua expandiéndose por el continente europeo y ya ha sido vista en el Reino Unido.

 

Abejas y avispas asiáticas son actualidad, por su desaparición y expansión respectivamente

abejasLas abejas están en peligro.

Y con ellas también la alimentación humana, ya que su alarmante disminución supone una grave pérdida de polinización de las plantas, vital para la biodiversidad pero también para los cultivos.

Diversas son las causas que se asocian a la desaparición de las colmenas, como patógenos, parásitos, insecticidas, disminución de la diversidad de la flora y también el cambio climático, que las desorienta y cambia su comportamiento.

Los insectos polinizadores aportan alrededor del 10% del valor económico de la producción agrícola a nivel mundial, pero su contribución para la nutrición humana es mucho mayor, especialmente en zonas del planeta en las que ya existe malnutrición.

No todos los cultivos dependen de los animales polinizadores. El maíz, por ejemplo, se poliniza principalmente por el viento. Sin embargo, muchos de los cultivos que dependen de polinizadores naturales son los más ricos en vitaminas y minerales esenciales para la salud humana.

Impacto de la pérdida de polinizadores

El impacto del descenso de la población de polinizadores importantes, como las abejas domesticadas y silvestres, es distinto en la geografia mundial. Regiones desarrolladas, como EEUU, Europa, China o Japón dependen de los polinizadores naturales para producir cultivos con un alto valor económico, mientras que regiones menos desarrolladas como India, Sudasia y África subsahariana dependen de ellos para producir cultivos que aportan nutrientes esenciales a grupos sociales desfavorecidos.

En EEUU, en 1988 habían 5 millones de colmenas, que en 2015 pasaron a ser sólo la mitad, aproximadamente unos 2,5 millones. Y para el 2016 las proyecciones son peores. El pais ha reaccionado a este impactante hecho incluyendo, por primera vez, a este animal como especie en peligro: concretamente siete especies de abejas contarán con una protección especial, de acuerdo a la Ley de Especies en Peligro.

La avispa asiática se expande por Europa

vespa velutinaTambién en Europa el declive de las abejas es una realidad preocupante. El 75% de la flora silvestre se poliniza gracias a las abejas y casi el 40% de las frutas y verduras que comemos procede de la polinización. 

A las causas ya citadas de la progresiva desaparición de las abejas viene a sumarse la expansión en el continente de una especie invasora asiática enemigo natural de las abejas: la avispa asiática  (Vespa velutina).

La avispa asiática, depredador muy eficaz de las abejas, fué detectada por primera vez en Europa en 2005, en el sur de Francia,  donde llegó a través del tráfico de mercancias con la China. 

La especie se adaptó al nuevo hábitat, extendiéndose por el sudoeste francés. Cruzó los Pirineos por la zona de Burdeos y se introdujo en el País Vasco, desde donde se expandió por el norte peninsular; Cantabria, Asturias, Galicia, Navarra y llegó hasta Portugal. Hacia el este, se ha implantado también en Catalunya y se ha detectado en Mallorca.

El asentamiento de esta especie invasora pone en peligro a las abejas locales, afecta a la producción de miel y también a la polinización de las especies vegetales, con el consiguiente daño económico y ecológico.

Salto al Reino Unido

Actualmente, la avispa asiática casi ha colonizado todo el territorio francés, desde donde recientemente ha dado el salto al Reino Unido. Un hecho esperado y temido por los apicultores británicos.

Con avistamientos confirmados, tanto en las Islas del Canal como en la parte continental, la Asociación Británica de Control de Plagas (BPCA) ha confirmado la llegada de la especie a Gran Bretaña y la activación de un protocolo de actuación para erradicarla.

La BPCA ha pedido la colaboración del público y de los apicultores para conseguir una detección temprana de ejemplares e intentar evitar el establecimiento de la especie. 

La destrucción de nidos cuando sean detectados es una de las acciones previstas, una tarea potencialmente peligrosa, debido a su tamaño y alta ubicación, que, según la BPCA, debe ser realizada sólo por profesionales capacitados. 

La destrucción química se considera preferible a otros métodos como el fuego, potencialmente peligrosos y también menos efectivos, que pueden dejar avispas supervivientes capaces de instalarse en otro lugar.

Colegas franceses, que ya tienen años de experiencia con la plaga, les recomiendan destruir los nidos antes de la segunda quincena de julio. para evitar la producción de nuevas reinas fecundadas fuera del nido, capaces de fundar sus propias colonias.

La hora del dia también es crucial. La avispa asiática vuela sólo de dia y vuelve al nido al anochecer, al menos un 30% de la colonia está fuera del nido durante las horas de luz solar. Por tanto, en las horas de noche, amanecer o atardecer el tratamiento será más efectivo, al hallarse la mayor parte de la colonia en el interior del nido.

La experiencia francesa aporta la observación de que los tratamientos durante la noche parecen reducir la eficacia al aplicar piretroides sintéticos, como la permetrina. En el Reino Unido, parece que la opción más utilizada, según la BPCA, será la aplicación de polvo a base de bendiocarb, debido a los efectos no-excitadores en comparación con los piretroides, reduciendo la probabilidad de picaduras.

La técnica utilizada para el tratamiento también es importante, especialmente porque más del 80% de los nidos se encuentran a más de 10 metros del suelo, generalmente en árboles. Lo que dificulta la aplicación del insecticida. Es aconsejable dirigir el tratamiento hacia la entrada del nido, de unos 2-3cm de ancho, ubicada en la zona central y orientada hacia el exterior, en el lado opuesto del soporte del nido.

Es recomendable que los nidos de avispa asiática tratados con biocidas se eliminen y destruyan por incineración, al menos 48 horas después del tratamiento, ya que en Francia se ha constatado que las larvas sobreviven a algunos tratamientos y pueden potencialmente convertirse en avispas adultas, dando continuidad a la colonia.

 

Fuente: La Vanguardia y BPCA

 

 

Compartir notícia: 

Empresas relacionadas

Siggo - Calidad y gestión científica

Laboratorio de análisis de aguas, legionella, alimentos, superficies y ambientes. Laboratorio de ensayos y auditorías acústicas. Implantación APPCC. Asesoramiento sanitario

Hiamex

Tratamiento de la madera de termitas y carcomas, control de plagas y seguridad alimentaria

Actualia

Control de Plagas urbanas, Desindección de Legionella, Consultoría Seguridad Alimentaria, Consultoría Medioambiental