El ácaro Varroa jacobsoni incrementa el peligro de desaparición de las abejas melíferas

El ácaro Varroa jacobsoni incrementa el peligro de desaparición de las abejas melíferas

varroa jacobsoni

Los ácaros del género Varroa se consideran actualmente el mayor peligro para la salud de las abejas, a las que parasitan. Si bien las abejas melíferas europeas (A. mellifera) son principalmente atacadas por la especie Varroa destructor, un estudio reciente destaca la amenaza real de que la especie Varroa jacobsoni, que parasita a las abejas asiáticas (Apis cerana), este realizando cambios genéticos que le permiten atacar también a Apis mellifera.

 

El ácaro Varroa jacobsoni incrementa el peligro de desaparición de las abejas melíferas

varroa jacosoni

Las abejas melíferas (Apis mellifera), polinizadoras principales de cultivos y flores silvestres, han experimentado en las últimas dos décadas un preocupante aumento en la mortalidad de sus colonias. 

Entre otros factores, como  el uso de insecticidas o la perdida de biodiversidad, son los pequeños ácaros del género Varroa los mayores responsables de esta situación. Con un aspecto que recuerda al de una garrapata, estos ectoparásitos se adhieren al cuerpo de las abejas, ya sean adultas, larvas o pupas indistintamente, para alimentarse de su hemolinfa y reproducirse.

Además de debilitar a las abejas de las que se alimenta, la presencia de los ácaros Varroa en las colmenas se asocia a niveles más altos de enfermedades. Las heridas que producen en las abejas para alimentarse facilitan el acceso de microorganismos patógenos y virus que las perjudican. Además, los acáros actúan también como vectores potenciales de virus y enfermedades de Apis mellifera. 

El fracaso en el tratamiento con acaricidas de las colonias infestadas normalmente provoca la muerte de la colonia en un plazo de 1-3 años.

Es muy curioso, que el ácaro tiene un ciclo vital adaptado al de la abeja, con una primera fase, forética, en la que vive, se alimenta y se dispersa sobre la abeja adulta, y una segunda fase reproductiva, en la que se introduce en la celda sellada donde se desarrolla la pupa de la abeja y pone sus huevos.

La expansión de los ácaros Varroa

varroaVarroa destructor, la especie que actualmente parasita a la abeja melífera europea (Apis mellifera) era originariamente un parásito de la abeja melífera asiática (Apis cerana). Hace 60 años hizo el salto a A. mellifera y ahora parasita varias razas europeas y africanas de Apis mellifera. Estudios poblacionales indican que hubo un cuello de botella genético asociado con este cambio del anfitrión.

Ahora esta situación podría estar repitiéndose con otra especie de ácaro del mismo género, Varroa jacobsoni, que fué descubierto recientemente reproduciendose en crías de zánganos y obreras de A. mellífera en Papua Nueva Guinea. 

Un estudio realizado en la Purdue University (EEUU) analiza cómo ha conseguido este ácaro ganar la capacidad de reproducirse en el nuevo anfitrión. Se piensa que los ácaros deben cambiar su expresión génica para crecer y reproducirse en una especie huésped diferente. Al parecer, el cambio se inicia adquiriendo la capacidad de reproducirse en las crías de zanganos, seguida de la adaptación para hacerlo en las crías de las obreras. 

Dado que la expansión de V. destructor ha causado pérdidas generalizadas dondequiera que se haya establecido, los autores del estudio destacan la importancia de estudiar los factores genéticos que intervienen en el salto de anfitrión de V. jacobsoni desde la asiática Apis cerana a Apis mellifera.

Como un primer paso, los autores han estudiado el perfil transcriptónico, que permite cuantificar el nivel de expresión de genes, de V. jacobsoni reproduciéndose en A. mellifera y lo han comparado con el de V. jacobsoni restringido a reproducirse en A. cerana.

El estudio concluye que existe una expresión diferencial de genes en los ácaros que se reproducen en A. mellifera y A. cerana, con más variación en la expresión génica entre los ácaros que se reproducen en A. mellifera. Estos parecen experimentar un mayor estrés para regular sus funciones vitales, que puede estar relacionado con su habilidad todavía restringida para reproducirse en A. mellífera, a la que no están completamente adaptados como parásitos.

Según los autores, estos análisis de expresión génica diferencial proporcionan un valioso recurso para futuros estudios sobre los mecanismos implicados en este cambio de anfitrión a las abejas europeas y es fundamental para la comprensión de esta devastadora plaga, y para predecir su capacidad de afectar a A. mellifera.

 

Fuente: Differential gene expression in Varroa jacobsoni mites following a host shift to European honey bees (Apis mellifera), BMC Genomics

Imágenes: Wikimedia Commons

 

Compartir notícia: