La prevención del desperdicio alimentario será un objetivo clave para las empresas de la cadena agroalimentaria

La prevención del desperdicio alimentario será un objetivo clave para las empresas de la cadena agroalimentaria

seguridad alimentaria

Las pérdidas y el despilfarro alimentario (PDA) son un problema con creciente relevancia, tanto en el ámbito político como social, cuya prevención y reducción probablemente adquirirá un carácter obligatorio a nivel de la UE en los próximos años. Disponer de un Plan de Prevención de las PDA en empresas y administraciones será una herramienta clave para cumplir el compromiso de la UE de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3 : reducir a la mitad el desperdicio de alimentos de aquí al 2030.

 

Hace ya casi una década que la FAO reveló que las pérdidas y el desperdicio alimentario (PDA) representaban un tercio de los alimentos que se producían anualmente para el consumo humano. Desde entonces, este grave problema social y económico ha ido ganando relevancia y ya empieza a entrar en el punto de mira de la legislación europea. Las pérdidas y el despilfarro alimentarios no sólo tienen un impacto negativo a nivel ético sino que también debilitan la economía, hacen menos competitivas las empresas, aumentan el gasto del hogar y obligan a la Administración a destinar recursos para gestionar los residuos alimentarios. 

Según la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), cada año se desperdician en España 7,7 millones de toneladas de comida. Somos el séptimo país de la Unión Europea que más alimentos desperdicia, derrochando más de un 17% de comida en perfecto estado. 

Por el momento, en el ámbito europeo no existe una normativa armonizada en esta materia, sin embargo, dentro del paquete de economía circular, la reciente Directiva 2018/851/CE, por la que se modifica la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos, obliga a los estados miembros a elaborar programas de prevención de residuos alimentarios y a aplicar medidas para reducir la generación de residuos alimentarios.

Esta obligación se enmarca dentro del compromiso de la Unión Europea de cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3, de reducir a la mitad los residuos de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y en el ámbito del consumo, así como reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y distribución, incluidas las pérdidas después de la cosecha.

A nivel autonómico, en Catalunya, el pasado mes de marzo se publicó la  LEY 3/2020, de 11 de marzo, de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentarios, que impondrá una serie de obligaciones a todos los agentes de la cadena alimentaria. Por ejemplo, las empresas de la cadena alimentaria (excepto microempresas) , las entidades de iniciativa social y otras organizaciones sin ánimo de lucro que se dediquen a la distribución de alimentos estarán obligadas, entre otros, a:

  • Disponer de un plan de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentarios 
  • Reducir, medir e informar anualmente sobre la cuantificación de las pérdidas y el despilfarro alimentarios
  • Aplicar a las pérdidas y el despilfarro alimentarios una jerarquía de prioridades: primer destino la alimentación humana, si esto no es posible, la alimentación animal, si tampoco es posible, a compostaje u otros usos técnicos.
  • Promover la prevención de residuos, fomentar la venta de productos con imperfecciones e informar al consumidor sobre los hábitos de consumo más responsables
  • Promover el consumo de los productos de temporada, los de proximidad, los ecológicos y los ambientalmente sostenibles.

Para las empresas del sector de la restauración y la hosteleria, además de las ya citadas, la ley establece las siguientes obligaciones específicas:

  • Promover el consumo de productos de temporada y de proximidad
  • Facilitar al consumidor que pueda llevarse, sin coste adicional alguno, los alimentos que no haya consumido
  • Las empresas o entidades gestoras de caterings o comedores escolares, en colaboración con los centros educativos, deben establecer programas de educación en la reducción del despilfarro alimentario.
  • Deben establecerse programas de reducción del despilfarro alimentario en los hospitales y las residencias geriátricas que ofrecen catering o servicio de comedor.

Plan de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentarios 

El plan de prevención y reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario (PPRPDA) es un documento en el que la empresa manifiesta su compromiso con la prevención y reducción de las PDA, y desarrolla los siguientes puntos:

  • Definir los objetivos estratégicos del PPRPDA
  • Designar un equipo de trabajo o una persona responsable
  • Describir los flujos del proceso productivo
  • Cuantificar las PDA y exponer datos sobre su evolución a lo largo de los años
  • Identificar las principales causas de las PDA y definir acciones de prevención y reducción
  • Identificar los puntos críticos de generación de las PDA y definir medidas correctoras
  • Definir una estrategia de sensibilización y  formación del personal
  • Desarrollar un sistema de seguimiento, documentación y registro
  • Definir la estrategia de comunicación de los datos y resultados alcanzados
  • Verificar y actualizar el PPRPDA

Implementar un PPRPDA tiene como principales beneficios:

  • A nivel legal, permite empezar a trabajar de prevención y reducción de las PDA,  y estar preparados por si en el futuro se convierten en una obligación legal.
  • A nivel económico, la prevención y reducción de las PDA implica una mayor eficiencia, con una reducción de costes derivados de la producción y de la eliminación de los productos.
  • También tiene beneficios desde el punto de vista social, ya que los consumidores empiezan a exigir a las empresas agroalimentarias tener en cuenta la vertiente social y esforzarse para prevenir y reducir las PDA
  • Finalmente, la prevención y reducción de las PDA comporta un beneficio ambiental, ya que implica más eficiencia en el uso de los recursos naturales y una reducción del impacto ambiental derivado de la producción y eliminación de los productos.

En relación con este tema,  la Guia per a la implantació d’un pla de prevenció i reducció de les pèrdues i el malbaratament alimentari a les empreses agroalimentàries elaborada por el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació, con la colaboración de AECOC, PIMEC, FCAC y Unió de Pagesos, es un documento pionero en el estado Español, útil como orientación para que las empresas puedan reflexionar e incorporar de manera sencilla la prevención y la reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario dentro de sus procedimientos.

 

 


desperdicio alimentario

CURSO: Gestión del desperdicio alimentario

Recordamos que actualmente Altimir Grup ofrece el curso Gestión del desperdicio alimentario, que permite conocer la normativa actual sobre este tema y ofrece herramientas de gestión del desperdicio alimentario generado en las áreas de manipulación de alimentos.

Más información sobre el curso aquí.

 

 

Compartir notícia: