Microfiltración como protección de huevos y leche líquidos

Microfiltración como protección de huevos y leche líquidos

logo_usda.jpgCientificos del Agricultural Research Service (ARS) de EEUU han patentado una tecnología capaz de proteger los huevos líquidos pasteurizados de riesgos para la seguridad alimentaria. El nuevo método eliminaría más patógenos que la pasteurización térmica, sin afectar a las propiedades del huevo.
 
 

Complemento de la pasteurización
Tanto los agentes patógenos como la Salmonella Enteritidis, causa primera de intoxicaciones alimentarias por consumo de huevos en EEUU, como las bacterias propias de los procesos naturales de descomposición huevo.jpgsuponen un riesgo para la seguridad alimentaria.
La pasteurización térmica de los huevos elimina los agentes patógenos sensibles al calor pero algunos microorganismos resistentes a este factor pueden sobrevivir.
El consumidor puede evitar la intoxicación con una preparación y cocción adecuada de los huevos antes de consumirlos pero la nueva tecnología desarrollada por miembros del  ARS en Wyndmoor(EEUU), ofrece asimismo la posibilidad de compensar las posibles deficiencias de la pasteurización térmica.

Tecnología CMF 

Esta tecnología, llamada "separación por membrana de microfiltración de flujo cruzado" (CMF) es capaz de eliminar más patógenos que la pasteurización térmica, sin afectar a la capacidad del huevo para espumar, coagular y emulsionar. Esto significa que los huevos tratados con CMF podrian substituir sin riesgo a los pasteurizados en aquellos productos en los que se desean estas características.

Protección de huevos y leche
Un estudio piloto mostró que el tratamiento con CMF elimina cerca del 99,99% de Salmonella Enteriditis de la clara de huevo liquido no pasteurizado. Asimismo, CMF puede ser usado para eliminar las esporas de Bacillus Anthracis de las claras de los huevos.

Pruebas realizadas aplicando CMF a leche líquida demostraron la eliminación del 99,99% de esporas de Bacillus Anthracis de este alimento. Asi pues, la microfiltración puede proteger la leche de los patógenos bacterianos más comunes, alargando potencialmente su tiempo de conservación.

Aunque es eficaz de por sí, la tecnología CMF funciona mejor si se utiliza junto con la pasteurización, en lugar de como sustituto de ella. La combinación de ambos procesos reduce considerablemente la carga patógena.

 

Fuente:USDA
Foto: Wikimedia Commons

Compartir notícia: