Parásitos zoonóticos en las ratas urbanas de Barcelona

Parásitos zoonóticos en las ratas urbanas de Barcelona

ratas

Los parásitos zoonóticos que proliferan en los intestinos de las ratas urbanas de Barcelona han sido objeto de estudio para identificarlos, cuantificarlos y, desde un enfoque One Health, evaluar las posibles coinfecciones entre roedores y los riesgos de propagación de infecciones entre los animales y los seres humanos, con los que comparten el entorno urbano.

 

La rata marrón o rata común (Rattus norvegicus) es el mamífero más abundante en las zonas urbanas después de los humanos, con los que comparte el entorno en estrecha proximidad. Las ratas se asocian habitualmente a la transmisión de bacterias y virus que pueden causar enfermedad en humanos, sin embargo existe poca información sobre su papel como reservorios de parásitos que puedan suponer una amenaza para la salud pública.

Un estudio realizado sobre 100 ratas capturadas en alcantarillas (n=85) y parques (n=15)  la ciudad de Barcelona ha investigado este papel de Rattus norvegicus como reservorio de parásitos intestinales con potencial zoonótico. Los primeros resultados, publicados en 2018, mostraron que un 85% de las 100 ratas cuyas vísceras fueron analizadas estaban parasitadas por diez especies distintas de helmintos, cinco de ellas consideradas parásitos zoonóticos, y que las ratas actúan como reservorios para la infección humana. Como grupos de riesgo se identificaron los profesionales del control de plagas, trabajadores en las alcantarillas y, en menor medida, usuarios de parques, especialmente los niños.

Una nueva y reciente publicación muestra los resultados del análisis de los protozoos que parasitan el tracto intestinal de los 100 roedores urbanos muestreados en el invierno de 2016/17 en Barcelona.

El enfoque "One Health", que enfatiza que la salud humana y animal son interdependientes y están conectadas con los ecosistemas en los que coexisten, es particularmente relevante es el control de las zoonosis. 

Para los autores de este estudio, para desarrollar una comprensión completa y moderna de las zoonosis asociadas a las ratas, particularmente en los centros urbanos, es crucial considerar la tasa sin precedentes de urbanización global y las condiciones climáticas, que en los últimos años han propiciado un aumento de las poblaciones de roedores. También la pandemia de Covid-19 ha provocado un aumento de los avistamientos de ratas que, a su vez, pueden aumentar la exposición y la susceptibilidad de los ciudadanos a las enfermedades zoonóticas transmitidas por los roedores.

Protozoos intestinales zoonóticos identificados

El análisis molecular de los 100 ejemplares de Rattus norvegicus estudiados reveló la presencia de los protozoos intestinales zoonóticos Blastocystis, Giardia duodenalis, Cryptosporidium spp. y Dientamoeba fragilis.

En cuanto a la prevalencia global de protozoos intestinales zoonóticos,  82 de las 100 ratas albergaron al menos una especie de estos protozoos, lo que según los autores evidencia que están ampliamente distribuidas en la población de ratas de Barcelona, sin distinción de sexo o edad. 

Todos los protozoos identificados tienen ciclos de vida que siguen la misma ruta de transmisión fecal-oral. Por lo tanto, las formas parasitarias infecciosas de Blastocystis, G. duodenalis y D. fragilis (quistes) y Cryptosporidium spp. (ooquistes) se derraman en las heces que contaminan el sistema de alcantarillado de la ciudad en el que viven grandes poblaciones de R. norvegicus.

El estudio revela una prevalencia del 83,5% de Blastocystis en las ratas de alcantarillado de Barcelona, la mayor prevalencia entre las cuatro especies. Según los autores, considerando la cantidad de ratas marrones en las alcantarillas de Barcelona (alrededor de 262,000), que hay más de 218,000 ratas infectadas por Blastocystis solo en el sistema de alcantarillado. Los resultados obtenidos sugieren que R. norvegicus tiene un papel como fuente de infección por blastocistiasis humana.

La prevalencia de G. duodenalis en las ratas de alcantarilla fue del del 37,7%, lo que significa que probablemente haya unas 99.000 ratas infectadas con esta especie de protozoo circulando en el sistema de alcantarillado de Barcelona. Teniendo en cuenta el elevado número de ratas infectadas por Giardia detectadas, el enfoque de One Health en el caso de la giardiasis debe incluir no solo el papel de reservorio potencial de los animales de compañía, sino también el de las ratas marrones en ciudades.

Cryptosporidium spp. solo se encontró en las ratas de alcantarilla,  con una prevalencia del 37,7%, lo que significaria que hay más de 89.000 ratas infectadas con este protozoo en las alcantarillas de Barcelona. Al igual que en el caso de la giardiasis, aunque se requieren más estudios genéticos, R. norvegicus es un claro reservorio potencial de criptosporidiasis humana en las ciudades.

Y, finalmente, D.fragilis se encontró en ratas tanto de alcantarillas (14,1%) como de parques (6,7%), por lo que se estima que hay unas 37.000 ratas infectadas en las alcantarillas de Barcelona y los autores consideran que la rata marrón debe considerarse un claro reservorio potencial de dientamoebiasis, debido a su gran población y proximidad a los humanos.

Los resultados de este estudio apuntan a la necesidad de intensificar el control y la vigilancia de las poblaciones de ratas en las intervenciones de salud pública.

 

 

Fuente: One Health Approach to Zoonotic Parasites: Molecular Detection of Intestinal Protozoans in an Urban Population of Norway Rats, Rattus norvegicus, in Barcelona Spain, Pathogens, 2021

 

 

Compartir notícia: 

Añadir nuevo comentario