Buenas prácticas para gestionar los residuos de productos biocidas

Buenas prácticas para gestionar los residuos de productos biocidas

biocidas

La Asociación Británica de Control de Plagas (BPCA) ha publicado una actualización de su código de buenas prácticas para la gestión de residuos de productos plaguicidas. Se trata de un documento de dos páginas, útil como referencia rápida, que recoge información esencial básica sobre este tema y puede ser de interés para los profesionales relacionados con el uso de productos biocidas. 

 

Una buena gestión de residuos empieza por evitar producirlos, siempre que sea posible.

Esto es también de aplicación en la industria del control de plagas y asi lo refleja el Código de Buenas Prácticas de la BPCA para la gestión de residuos de plaguicidas. Siempre que sea posible, seguro y esté autorizado, las empresas de control de plagas deberían hacer todo lo posible para reutilizar y/o reciclar los productos plaguicidas y los equipos de aplicación, para evitar que se conviertan en desechos.

Como última opción, debe procederse a la eliminación de los residuos, que debe hacerse de forma segura y a través de una entidad de gestión de residuos autorizada. Siempre hay que tener presente que la correcta eliminación de los biocidas y sus envases, de acuerdo a las instrucciones del fabricante y a la legislación vigente, son una responsabilidad de la empresa.

Residuos del control de plagas

Los típicos residuos que pueden originarse en una empresa de control de plagas son:

  • Residuos peligrosos, como productos pesticidas, equipos de protección individual (EPIs) contaminados, envases de productos pesticidas, aerosoles o tuvos de luz UV.
  • Residuos no peligrosos, no contaminados por pesticidas, como envases externos, plásticos y cartones de envoltorios o herramientas.

Almacenamiento de los residuos 

Algunos aspectos a tener en cuenta para el almacenamiento de residuos peligrosos y/o no peligrosos son:

  • Consultar siempre las etiquetas y/o ficha de datos de seguridad de los productos para obtener indicaciones sobre su correcta eliminación.
  • Asegurarse de que se almacenan de forma segura para evitar contaminaciones nocivas para la salud y/o el medioambiente
  • Asegurarse de que los residuos están empaquetados y etiquetados correctamente
  • Mantener separados los distintos tipos de residuos
  • Mantener separados los residuos peligrosos y los no peligrosos
  • Mantener los residuos líquidos peligrosos en una área específica, con un envase o barrera capaz de contener posibles derrames o fugas.
  • Revisar de forma regular las áreas de almacenamiento para detectar posibles fugas, contenedores deteriorados u otros riesgos potenciales.
  • Señalizar y mostrar instrucciones escritas para almacenar y eliminar correctamente cada tipo de residuo peligroso
  • Mantener un inventario de los residuos peligrosos guardados en las instalaciones de la empresa y de su ubicación (puede ser importante en caso de emergencia)
  • Asegurarse de que tenemos disponibles las fichas técnicas y las fichas de datos de seguridad actualizadas de los productos
  • Disponer de un kit adecuado para la contención y limpieza de derrames
  • Tener disponible una estación de lavado de ojos, por si se produce un accidente laboral 

Fichas de datos de seguridad

No olvidemos que las fichas de datos de seguridad de los productos químicos, reguladas en la UE por el  REGLAMENTO (UE) 2015/830, deben contener información que permita una gestión segura y lo más ecológica posible de los residuos procedentes de las sustancias o mezclas biocidas, así como de sus envases.

Dentro de la información sobre los métodos para el tratamiento de residuos, la ficha de datos de seguridad debe indicar:

a) los envases y los métodos que deben utilizarse para el tratamiento de los residuos, así como los métodos apropiados para la eliminación de residuos de la sustancia o de la mezcla y de los posibles envases contaminados (por ejemplo, incineración, reciclaje, vertido controlado, etc.)

b) especificar las propiedades físicas/químicas que pueden influir en las opciones para el tratamiento de residuos

c) disuadir de la eliminación de las aguas residuales en e

d) identificar, cuando proceda, las precauciones especiales aplicables a las opciones de tratamiento de residuos recomendadas, haciendo referencia a las disposiciones pertinentes de la UE o, en su defecto, a las disposiciones nacionales o regionales. 

Formación adecuada

Tampoco podemos olvidar la necesaria capacitación de todas las personas involucradas en la gestión y el uso de los productos biocidas, para que puedan gestionar el uso y la eliminación correcta de estas sustancias.

 

Fuente: BPCA

 

Compartir notícia: