La ECHA apoya nuevas sustancias activas biocidas y la renovación de autorización de ocho rodenticidas anticoagulantes

La ECHA apoya nuevas sustancias activas biocidas y la renovación de autorización de ocho rodenticidas anticoagulantes

biocidas

El Comité de Biocidas de la Agencia Europea para Sustancias Químicas (ECHA) ha aprobado, dentro del marco del Reglamento de Biocidas, la aprobación de cuatro sustancias activas biocidas (ácido peracético para TP 11/TP12, Cianamida para TP 3/TP18, Butóxido de piperonilo para TP18 y Epsilon-momfluorothrin para TP18) y apoya la renovación de la aprobación de ocho sustancias activas para uso en productos rodenticidas anticoagulantes.

Rodenticidas anticoagulantes, ¿si o no?

biocidasLos rodenticidas anticoagulantes están desde hace ya más de cinco años en el punto de mira de la Comisión y el Parlamento Europeo. Estas sustancias consideradas candidatas a sustitución, de acuerdo al Reglamento 528/2012, por sus efectos negativos sobre la salud y/o el medioambiente pero difíciles de reemplazar dada su efectividad y la falta de alternativas, levantan controversia entre la industria, las autoridades y la ciencia.

El pasado mes de mayo, se conoció la próxima publicación de la novena Adaptación al Progreso Técnico (ATP) del Reglamento 1272/2008 (CLP) sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, en la cual nueve sustancias activas utilizadas en rodenticidas anticoagulantes, tras un dictamen del Comité REACH de la ECHA, pasarian a ser clasificadas como tóxicas para la reproducción de las Categorias 1A y 1B. 

Las nueve sustancias afectadas por la re-clasificación son: brodifacoum (Cat 1A), bromadiolona (Cat 1B), clorofacinona (Cat 1B), coumatetralil (Cat 1B), difenacum (Cat 1B), difetialona (Cat 1B), flocumafen (Cat 1B), warfarina (Cat 1A) y warfarina de sodio.

Esta notícia es muy relevante para el sector de productos y servicios biocidas, ya que afecta a la mayoría de formulaciones que utilizan anticoagulantes. Una vez que sea publicada dicha ATP, quedará prohibida la venta al público en general de productos que contengan las sustancias anticoagulantes clasificadas como reprotóxicas, y, por otra parte, las empresas de servicios biocidas afrontarán el dilema de utilizar o no este tipo de productos durante el periodo de transición, que se prevé terminará a principios de 2018, cuando definitivamente quedarían prohibidas. 

Por otra parte, la ECHA ha publicado recientemente ocho dictámenes emitidos por el Comité de Biocidas de la Agencia en su 16 reunión de trabajo (14-16 junio 2016), en los que, de acuerdo al Reglamento 528/2012 sobre uso y comercialización de biocidas, apoya, por un plazo de tiempo limitado, la renovación de la autorización de comercialización de ocho sustancias activas (TP 14) utilizadas en rodenticidas anticoagulantes: clorofacinona, coumatetralil, warfarina, bromadiolona, difenacum, brodifacoum, difetialona y flocumafén.

Estas ocho sustancias activas pertenecen al grupo de los conocidos como raticidas anti-vitamina K (anticoagulantes), que se utilizan para el control de roedores (como Rattus norvegicus, Rattus rattus y Mus musculus) en el interior y alrededor de granjas, edificios, alcantarillas y áreas abiertas, como vertederos de residuos.

Los anticoagulantes funcionan bloqueando el ciclo de la vitamina K, interrumpiendo asi el proceso normal de coagulación de la sangre y causando hemorragias incontroladas. La clorofacinona, el coumatetralil y la warfarina son conocidos como rodenticidas anticoagulantes de primera generación (de dosis múltiples), desarrollados antes de 1970. La bromadiolona, el difenacum, el brodifacoum, la difetialona y el flocumafén pertenecen a la segunda generación de rodenticidas anticoagulantes (dosis única), son compuestos sustancialmente más potentes que los anteriores y han sido desarrollados a partir de la década de los años 70 para controlar roedores resistentes a los anticoagulantes de primera generación.

Las autoridades competentes que evalúan las solicitudes de renovación de estas sustancias activas son: España (clorofacinona), Dinamarca (coumatetralil), Irlanda (warfarina), Italia (bromadiolona y brodifacoum), Finlandia (difenacum), Países Bajos (brodifacum y Flocoumafen ) y Noruega (difetialona).

El Comité de Biocidas apoya la aprobación de cuatro sustancias activas 

En la misma sesión de trabajo, el Comité de Biocidas emitió dictámenes en los que apoya la aprobación de cuatro sustancias activas para su uso en insecticidas, fungicidas, conservantes y para la higiene veterinaria:

  • Ácido peracético para TP11 y TP12
    En TP11 el ácido peracético se utiliza por profesionales para la conservación del agua de refrigeración en sistemas de recirculación, contra bacterias, hongos y algas.
    En TP12 se usa por profesionales como producto antimoho en la industria de la pulpa y el papel, contra bacterias y hongos.
  • Cianamida para TP 3 y TP18
    Los productos TP3 que contienen cianamida son utilizados por profesionales, para la desinfección del estiercol líquido almacenado debajo del piso de rejilla en los establos de cerdos de engorde contra la bacteria Brachyspira hyodysenteriae, con el fin de proteger a los cerdos contra la disenteria.
    En TP18 la cianamida se utiliza, por profesionales, como insecticida para el control de larvas de mosca (Musca domestica) en el estiercol líquido en los establos de cerdos.
  • Butóxido de piperonilo para TP18
    Los productos que contienen butóxido de piperonilo están destinados al uso profesional en espacios interiores públicos y domésticos, así como en exteriores en zonas de esparcimiento y bosques, para controlar insectos como las moscas y los mosquitos. Esta sustancia se utiliza en formulaciones insecticidas siempre en cominación con otros insecticidas, principalmente pertenecientes a la clase de las piretrinas y piretroides sintéticos.
  • Epsilon-momfluorothrin para TP18
    Esta es una sustancia activa nueva. Los productos insecticidas que contienen epsilon-momfluorothrin son aerosoles de uso doméstico, listos para usar, diseñados para ser utilizados por no profesionales (en interiores y exteriores) para controlar insectos voladores, como mosquitos y moscas, e insectos rastreros, como hormigas, cucarachas y chinches de la cama. Se utilizan como spray dirigido y como tratamiento en grietas y hendiduras (en interiores y exteriores).

 

 

 

Fuente: ECHA

 

 

Compartir notícia: