Efectos del cambio climático en la calidad del aire interior

Efectos del cambio climático en la calidad del aire interior

indoor airLos efectos del cambio climático, con condiciones climáticas extremas y un calentamiento general de la atmósfera, no sólo afecta al aire exterior sino también a la calidad del aire en el interior de los edificios, un factor que, cada vez más, se reconoce como un problema que afecta a la salud y la productividad de sus habitantes.

 

A pesar de ser un problema de salud pública, existe poca documentación sobre la forma en que el calentamiento global afecta o puede llegar a afectar a la calidad del aire interior en edificios. No obstante, lo que parece estar claro entre expertos es que el cambio climático puede agudizar los problemas ambientales ya existentes en interiores e introducir de nuevos.

Un estudio publicado en la revista Indoor Air, editada por la International Society of Indoor Air Quality and Climate ( ISIAQ), concluye que un ambiente más cálido, con aumento de la contaminación exterior, más incendios forestales, más polen y polvo, olas de calor, lluvias excesivas, sequías y desestabilización en los climas regionales, afectarian al rendimiento de los edificios y a la salud de sus ocupantes.

Pueden preverse varios escenarios de como el cambio climático podria afectar a la calidad del aire interior.

Por ejemplo, la contaminación y el polen, que se espera que aumenten, pueden penetrar en los interiores y una vez allí, los contaminantes del aire reactivos, como el ozono, pueden someterse a reacciones adicionales. Los elementos de construcción y muebles pueden humedecerse más fácilmente y potenciar el crecimiento de moho o infestaciones.

Según el artículo, con el tiempo, las nuevas condiciones atmosféricas pondrán a prueba a los sistemas de aire acondicionado y calefacción, diseñados para gestionar los contaminantes y cumplir las expectativas de confort térmico que se basan en los registros meteorológicos de los últimos 30 años.

La siguiente tabla muestra algunas de las posibles maneras en que los cambios climáticos podrian incidir en la salud de los ocupantes de edificios.

 








Potenciales consecuencias directas e indirectas del cambio climático Potenciales impactos sobre el aire interior Potenciales impactos sobre la salud
Mayor incidencia de temperaturas extremas

Cambio en las cargas en los sistemas de aire acondicionado/calefacción

Aumento de consumo de energía

Incremento en la mortalidad y descenso de la productividad ante temperaturas extremas.

Alteración en la transmisión de enfermedades infecciosas respiratorias

Aumento de la incidencia de huracanes y precipitaciones extremas.

Nivel más alto del mar

Daños y degradación de los materiales de construcción Exposición a emisiones químicas de los materiales dañados.
 Inundaciones y daños por el agua. Evacuaciones y personas desplazadas.

 Enfermedades asociadas al agua y a vectores.

Enfermedades y sintomas relacionados con la humedad y el moho.

 Aumento de la incidencia de sequías

Incremento de incendios forestales

Incremento de partículas y polvo en el aire  Enfermedades y dificultades respiratorias
 Niveles más altos de ozono en el exterior

Niveles más altos de ozono en interiores.

Aumento de emisiones de otros contaminantes derivados de la química del ozono

Enfermedades y dificultades respiratorias

Otras enfermedades y síntomas derivados de la exposición química.

 Incremento del nivel de polen en el aire

Cambios en la distribución geográfica de plagas

 Alteraciones en los niveles de alérgenos en el aire interior

Mayor uso de pesticidas

Enfermedades y síntomas  asociados a los alérgenos. 

Enfermedades derivadas de la exposición a pesticidas

 

Las acciones realizadas para ahorrar energía que reducen la ventilación en hogares y edificios tienen el potencial de incrementar la exposición a contaminantes del aire interior y las tasas de transmisión de enfermedades infecciosas. Estudios realizados asocian los niveles bajos de ventilación con un aumento de riesgo de alergias, de sintomas del sindrome del edificio enfermo y con infecciones respiratorias. Asimismo, una deficiente ventilación se asocia con una disminución de rendimiento escolar y laboral.

Las fluctuaciones climáticas pueden afectar a la incidencia de algunas enfermedades también de otras maneras.

  • La distribución geográfica de las enfermedades transmitidas por vectores se está alterando, y algunas pueden incluir vías interiores de exposición, por ejemplo, a raíz de inundaciones o las lluvias excesivas, los roedores podrían migrar a los interiores, aumentando el riesgo de síndrome pulmonar por hantavirus.
  • La supervivencia de los virus sobre las superficies está influenciada por la temperatura y la humedad. Mientras que algunas regiones tendrán un clima más cálido y húmedo, lo que reduce la posibilidad de que algunos virus sobrevivan en las superficies, otras regiones se tornarán más secas. Un clima más cálido y seco implicaría que algunos de los virus localizados en las superficies dentro de edificios equipados con aire acondicionado, con una humedad absoluta baja, podrían sobrevivir más tiempo.
  • Las inundaciones y lluvias intensas pueden dañar los materiales de construcción y el mobiliario, creando condiciones que potencian el crecimiento de hongos y bacterias. La humedad y el moho estan asociados con un incremento entre el 30% y el 50% del riesgo de sufrir problemas respiratorios y asma
  • Para los edificios que dependen de la refrigeración mecánica, una mayor humedad ambiental y temperaturas más altas aumentarán los requisitos de rendimiento para hacer frente a las condiciones climáticas futuras, afrontando un incremento en problemas como la condensación o la creación de biofilms y suciedad en el interior de los equipos.
    • No está claro si el cambio climático alterará la prevalencia de la alergia a ácaros y cucarachas. Los inviernos más cálidos y húmedos favorecen la supervivencia de los ácaros, pero una mayor dependencia del aire acondicionado reducirá la humedad interior y, por lo tanto, las poblaciones de ácaros. Las cucarachas, ubicuas, probablemente se adaptaran al cambio climático y continuaran presentes. Los cambios en la ubicación geográfica de las plagas más prevalentes podría ir acompañada de un uso más generalizado de pesticidas o biocidas,  con aumentos concomitantes en la exposición humana y en los riesgos de salud asociados.
    • El inicio más temprano de la primavera en los climas templados del norte y la propagación de especies invasoras estan introduciendo nuevos aeroalérgenos e incrementando la sensibilización. El aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera y las temperaturas más altas se espera que hagan aumentar los niveles de polen en el aire exterior e interior. Estos cambios podrian incrementar problemas de salud como la rinitis alérgica, el asma y la dermatitis atópica.

     

    Fuente: Society of Indoor Air Quality and Climate

    pdfJohn D. Spengler, Harvard University : Climate change, indoor environments, and health,  Indoor Air 2012

     

    Compartir notícia: 

    Empresas relacionadas

    ANDASUR Sanidad Ambiental

    Servicios de control de plagas, control de termitas y control de legionella con más de 25 años de experiencia. Trabajamos a nivel nacional.

    Higia

    Control de plagas urbanas y desinfección de legionela