Ratas: de Moscú a Barcelona

Ratas: de Moscú a Barcelona

Jordi SolerEn El País de ayer el articulista Jordi Soler publica un interesante artículo que pone de manifiesto la necesidad de controlar la población de ratas (una de las poblaciones más importantes entre las plagas urbanas) de las ciudades porque, como él mismo dice, tienen tal capacidad destructiva que si les diera por colapsar la ciudad, [...] en cuestión de minutos acabarían con el teléfono, la luz, el metro, las bombas de gasolina y un largo, y apabullante, etcétera.

El artículo de Jordi Soler habla de las ratas de Moscú, donde según datos publicados por el Servicio de Epidemias Sanitarias de la ciudad viven un mínimo de 10 ratas por habitante (otros cálculos menos oficialistas hablan de una cifra cuatro veces mayor). Si tenemos en cuenta que la capital rusa tiene diez millones de habitantes, entonces estamos hablando de unos números absolutos de entre 100 y 400 millones de ratas. Son cifras impresionantes.

Soler pasa a continuación a hablar de Barcelona y de cómo apenas se habla de las ratas que habitan el subsuelo. El autor recuerda como en 1987 la playa de la Barceloneta se vio inundada de ratas muertas como resultado de una tromba de agua. Eso quiere decir que existen, aunque la población no suele verlas. La pregunta entonces es evidente: ¿qué ocurriría si su control se escapara de las manos de los responsables de esta materia? Desde luego, en una ciudad como esta que depende en gran parte del turismo, las consecuencias podrían ser gravísimas.

El artículo completo se puede leer en la web del periódico: Ratas.

 

Rata entrando en alcalntarilla
Rata entrando en alcalntarilla

 

Fotografía: Pete Birkinshaw

Compartir notícia: 

Noticias relacionadas