aves plaga

aves plaga

Ensystex presenta el gel BYEBIRDS® para el control de aves plaga

control plagas

BYEBIRDS® es una pasta con ingredientes activos de origen natural que repele a las aves por olor, tacto, gusto y vista. Esta nueva solución para el control de aves plaga basa su eficacia en la deshabituación de las aves a estar en la zona tratada, que memorizan como área no deseada, forzándolas a cambiar sus patrones de comportamiento y a trasladarse a nuevos entornos. Carla Arregoitia, ingeniera química y bioquímica, nos lo explica en este artículo

Gaviotas en Barcelona, monitorización de un ave plaga con potencial zoonótico

gaviotas

La gaviota patiamarilla (Larus michahellis) abunda en la ciudad de Barcelona, donde está considerada como especie plaga y se la ha relacionado con la epidemiologia de determinadas zoonosis. El proyecto BCN-Gulls  las estudia desde 2018 para conocer su impacto sobre la salud pública de los ciudadanos, y en el marco de este proyecto se acaba de publicar nueva información sobre la ecología de la alimentación de estas aves en la ciudad.

¿Qué hacemos con las cotorras invasoras?

El control de las poblaciones de cotorras argentinas y de cotorras de Kramer en las ciudades españolas es un asunto con grandes lagunas de competencias por parte de las diversas administraciones. A pesar de que están incluidas en el Catálogo Español de Especies Invasoras, no existen estrategias coordinadas a nivel nacional, ni de CCAA, y solo algunas ciudades han decidido finalmente actuar individualmente, cada una con los medios y la información de que disponen.

Gaviotas y riesgo de transmisión de patógenos en entornos humanos

aves plaga

La fauna silvestre que explota los hábitats creados por el hombre puede albergar y propagar patógenos bacterianos. Entre otras especies, la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) está presente en muchos de estos hábitats, como puertos, piscifactorias o basureros. Con su presencia se incrementa el riesgo de transmisión de bacterias y virus que estas aves pueden propagar. Monitorizar este riesgo es posible integrando el seguimiento con GPS y la epidemiología.