20 millones de toneladas de placas de fibrocemento con amianto manufacturados en España nos acompañan

20 millones de toneladas de placas de fibrocemento con amianto manufacturados en España nos acompañan

amianto

La fabricación de fibrocemento con amianto en España, durante el periodo comprendido entre 1920 y 2002, se mueve en cifras astronómicas y nos ha dejado un paisaje plagado de cubiertas, depósitos o bajantes, que a lo largo de décadas han ido sufrido distintos grados de deterioro.  La gestión segura de amianto en cubiertas de "uralita" se ve a veces comprometida en prácticas como el doblado de cubiertas, permitido por la legislación pero desaconsejado por el INSST.

 

 

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), ha publicado el documento "Análisis sobre el doblaje de cubiertas de amianto-cemento en España: propuestas de actuación preventiva", en el que se analiza la situación actual de las cubiertas de fibrocemento en España y se plantea la problemática del doblaje de éstas como medida de mitigación del riesgo de liberación de fibras de amianto al ambiente.

El material con amianto (MCA) más fabricado y utilizado ha sido el amianto-cemento o fibrocemento con amianto, denominado comúnmente en España “uralita”, que se puede encontrar, fundamentalmente, en elementos constructivos como placas onduladas y planas para cubiertas, canalizaciones de agua, bajantes o depósitos de agua. 

Debido a la amplia aplicación de este carcinógeno en el pasado y la durabilidad de los MCA, que aún permanecen en algunos lugares de trabajo,  la inhalación de fibras de amianto supone todavía un riesgo importante para muchos trabajadores. Dadas las décadas transcurridas desde la instalación de este tipo de cubiertas, gran parte del amianto-cemento utilizado ha sufrido distintos grados de deterioro y/o daños, lo que implica la necesidad de considerar diferentes tipos de intervenciones sobre el material, o trabajos de mantenimiento en su proximidad, con la problemática que ello puede generar.

La publicación del INSST, de carácter general, incluye criterios y recomendaciones técnicas orientativas, basadas en buenas prácticas aceptadas en el conjunto de países de la Unión Europea,  relacionados con las opciones para la gestión segura del amianto en cubiertas.

El fibrocemento en las cubiertas de "uralita"

El fibrocemento es un material de construcción constituido por una mezcla de un aglomerante inorgánico hidráulico (cemento) reforzado con fibras de amianto.

Durante la fabricación de fibrocemento en España, durante el período de 1920 y 1984, supuso la incorporación no sólo de fibras de crisotilo, sino también fibras de amosita y crocidolita, variedades de amianto de mayor potencial carcinógeno. Entre los años 1984 y 2002, en la fabricación de fibrocemento se añadía casi exclusivamente crisotilo, en un porcentaje en peso en torno al 10%-15%.

El INSST estima la cantidad de amianto instalado en cubiertas a partir de datos de importación del mineral (unos 2,6 millones de toneladas) y de datos de producción de fibrocemento (aproximadamente el 77% de la importación se dedicó al sector del fibrocemento). Según estos valores, la cantidad estimada de amianto incorporada en este tipo de materiales ronda los 2 millones de toneladas. 

Por tanto, considerando que en la fabricación de fibrocemento se ha empleado mayoritariamente entre un 10%-15% de fibras de amianto en peso, se maneja una estimación de, al menos, 20 millones de toneladas de productos de fibrocemento manufacturados en España. La mayoría se tratarían de elementos para cubiertas (placas planas y onduladas, canalones, bajantes, depósitos, etc.) y el resto, fundamentalmente, tuberías para redes de distribución de aguas.

Se estima que hay más de 15.000.000 de metros cuadrados de cubiertas de fibrocemento instalados en naves industriales en España, que a lo largo del tiempo es necesario reparar o sustituir.

Opciones para la gestión segura de amianto en cubiertas

La legislación española no obliga a retirar el amianto instalado. Sin embargo, la retirada segura del material, según establece el RD 396/2006, se considera la mejor opción, retirando las placas de fibrocemento preferiblemente por debajo de la cubierta si es posible, y eliminándolas como residuo peligroso. En general, la opción de sustituir un MCA por otro material libre de amianto es la solución más segura para evitar futuros riesgos por exposición a fibras de amianto y, con ello, una posible aparición de enfermedades derivadas de la exposición.

En caso de no ser retirados, los MCA pueden ser sometidos a tratamientos mediante técnicas como el encapsulado, el sellado y el encerramiento físico, cuyo resultado final supone el recubrimiento del material con una sustancia química o su encerramiento con una barrera física, de forma que se impide la emisión de fibras al ambiente y, en algunos casos, protege al MCA frente a posibles perturbaciones como golpes, vibraciones, corrientes de aire, etc.

Problemática del doblaje de cubiertas de fibrocemento

Se entiende por doblaje de una cubierta de fibrocemento con amianto la acción de cubrirla superponiendo sobre la misma una segunda cubierta (metálica o de otros materiales), en lugar de proceder a su retirada y sustitución por una nueva sin amianto.

La aplicación del RD 396/2006, en relación con las operaciones de doblaje de cubiertas, no ha sido uniforme y no existen en la actualidad unas soluciones o recomendaciones consensuadas desde las instituciones. El INSST y la mayoría de las CCAA desaconsejan  desde un punto de vista preventivo, el doblaje de cubiertas como solución segura y definitiva a la exposición al amianto.

Algunos de los motivos serian el riesgo de caidas de las personas y de roturas de las placas,  la ocultación de la existencia del fibrocemento, que puede incrementar el riesgo de inhalación de fibras de amianto en caso de posteriores trabajos de mantenimiento de la cubierta, o la presencia permanente del fibrocemento que condiciona cualquier cambio en la instalación. Asimismo, el doblaje dificulta y pospone la retirada del amianto-cemento que permanece en la cubierta, debiéndose realizar, en cualquier caso, al final de su vida útil

Pero el problema más grave detectado entorno al doblaje de las cubiertas con amianto surge cuando esta opción se toma por motivos económicos y el doblaje se hace sin adoptar ningún tipo de medidas frente al riesgo de liberación de fibras por roturas accidentales, perforación de placas para instalar los anclajes, etc.

El INSST constata que existen empresas no especializadas ni autorizadas que se dedican a ofrecer estas alternativas, que en si estarían incluidas en el ámbito de aplicación del RD 396/2006, pero que se realizan fuera de la legalidad y sin adoptar las medidas requeridas en este RD, especialmente en lo que respecta al alta en el Registro de Empresas con Riesgo por Amianto (RERA) y a establecer un Plan de trabajo aprobado por la autoridad laboral correspondiente. 

Por tanto, en base a lo anterior, el INSST considera que, con carácter general, debe incentivarse la retirada y eliminación segura del amianto y, en consecuencia, desaconseja llevar a cabo el doblaje de cubiertas de amianto-cemento. 

 

amianto

 

Fuente: "Análisis sobre el doblaje de cubiertas de amianto-cemento en España: propuestas de actuación preventiva", INSST

 

Compartir notícia: