Comprueba si tu empresa de control de plagas está preparada para la Certificación de CEPA

Comprueba si tu empresa de control de plagas está preparada para la Certificación de CEPA

cepa certifiedEl pasado 17 de marzo se presentó la nueva Norma EN 16636 que recoge los requisitos y competencias que deben cumplir los proveedores profesionales de servicios de control de plagas, y su sistema de certificación: CEPA Certified®. Si quieres tantear lo preparada que está tu empresa para cumplir con la certificación, puedes realizar un test que ha preparado la CEPA.
 

 

Estandar europeo para empresas de servicios de control de plagas

CEPA Certified® es un sistema de certificación promovido por la Confederación Europea de Empresas de Control de Plagas para poder comprobar que los servicios de control de plagas profesionales se realizan de acuerdo a requisitos y competencias recogidos en la nueva Norma EN 16636.

La norma y el sistema CEPA Certified®, que han sido aclamados como un paso positivo para la industria del control de plagas, buscan garantizar la calidad y la profesionalidad de los servicios dentro del sector.

¿Quieres saber si tu empresa estaría, a grandes trazos, preparada para la certificación? Rellena el siguiente cuestionario de preguntas publicado por la CEPA, de acuerdo con lo que sucede en tu empresa, y contesta SI, NO, o NO SE SABE.

1

La empresa tiene un miembro experimentado y permanente en el equipo de dirección, que es tanto teórica como prácticamente competente, y  se responsabiliza de supervisar la adopción, el logro, el mantenimiento y la verificación de las competencias profesionales y de las prácticas operativas en toda la compañía.

2

Todos los técnicos y profesionales de la empresa tienen un dominio fluido del idioma nacional local y poseen alfabetización y conocimientos de aritmétrica suficientes para poder cumplir con sus responsabilidades, incluyendo la lectura, la escritura, el cálculo y la comunicación verbal con los clientes, para interpretar sus necesidades y los requisitos técnicos especificados en etiquetas, fichas de seguridad y en los protocolos de servicio.

3

Todo el personal de la empresa que tiene contacto directo con los clientes en sus instalaciones ha sido formado y certificado como competente para vender y entregar los servicios que están ofreciendo, de acuerdo a los estandares mínimos de conocimientos, habilidades y competencias prácticas establecidos y validados a nivel nacional.

4

De forma rutinaria, la empresa identifica todos los factores de riesgo específicos de las instalaciones o industria del cliente, junto con las posibles consecuencias de una infestación. Se discuten estos aspectos con el cliente, con el fin de establecer los requerimientos, las actitudes y las expectativas del cliente antes de proponer un procedimiento de intervención. Sólo se inicia el trabajo después de haber recibido la aprobación formal por parte del cliente.

5 Se documenta cada visita a las instalaciones del cliente y se mantienen registros de:
-El nivel y naturaleza de cada infestación

-Las observaciones sobre las condiciones ambientales locales que pueden mantener o potenciar la actividad de plagas,

- Los detalles de cada intervención realizada (incluyendo la localización y el uso de cada biocida)

- Las recomendaciones realizadas al cliente con el fin de mitigar cualquier riesgo de una mayor propagación de una plaga

6

De forma rutinaria, evaluar, informar y discutir los resultados de las visitas con servicio al cliente, poniendo especial atención a la eficacia (o no) de acciones realizadas, los riesgos derivados y recomendaciones para las intervenciones requeridas por el cliente o la empresa de control de plagas.

7

Cualquier miembro del personal que tiene contacto directo con los clientes entiende, y puede explicar, no sólo que diferentes reglamentos pueden aplicar a las cirscuntancias de los clientes, sino también qué intervenciones son legales y pueden ser utilizadas en cada una de estas situaciones.

8

Rutinariamente, la empresa lleva a cabo un proceso formal donde se evalúa, identifica y registra cualquier riesgo en las instalaciones de los clientes que pueda suponer una amenaza para los operadores propios y otras personas presentes o surgir como resultado de las intervenciones que se proponen.
De forma rutinaria se considera, se comunica y se toman medidas para mitigar los riesgos hasta un nivel aceptable como parte del enfoque de servicio de la empresa.

9

Siempre se crea y presenta un plan a la medida para cada cliente. Al crear el plan se considera y discute la gestión del hábitat: los posibles métodos biológicos, los físicos y, finalmente, los métodos químicos. Se selecciona siempre la intervención con menor impacto ambiental para satisfacer las necesidades del cliente.

10

Al menos una vez al año, se evalúa y registra formalmente que la competencia profesional (conocimientos, habilidades y experiencia) y el desarrollo profesional continuo de cada uno de los miembros del personal de primera línea cumple con los requisitos mínimos aceptados dentro de nuestra industria. Cuando existe evidencia de un déficit, la empresa es capaz de demostrar que la intervención correctiva se ha realizado con éxito.

11

La empresa recoge rutinariamente los residuos ( por ejemplo, los cadáveres de animales, excrementos de aves, los cebos usados, las trampas, los envases de plaguicidas, etc) que surgen de la prestación de sus servicios y puede demostrar que se eliminan de forma segura y de acuerdo con la correspondiente legislación y códigos de buenas prácticas a nivel local y europeo.

Interpretación de los resultados

Si la mayoría de tus respuestas son SI, parece que estás marcando las casillas de los requisitos que son absolutamente fundamentales para lograr la certificación.  Los fundamentos para lograr la certificación parecen ser correctos, pero para satisfacer el nivel de certificación profesional, la empresa debe estar segura  de que puede proporcionar a un auditor las evidencias para las preguntas donde se contestó SI y llevar a cabo un análisis más detallado de las posibles deficiencias.

Si la mayoría de las respuestas son NO o NO SE SABE, la empresa todavía tiene mucho trabajo por delante para llegar a obtener la certificación. En las categorias marcadas con estas respuestas es necesario un plan de acción para llegar a la norma.

 

Fuente: www.cepa-europe.org

 

Compartir notícia: